ALUCINACIÓN

Término técnico en psiquiatría y en parapsicología que, según los casos, es asumido en teología para referirse a la problemática de las visiones y de las apariciones.

Dentro de una criteriología que fija las reglas para la verificación de la veracidad de las visiones, se distingue entre visión y alucinación. Con la alucinación, un individuo se representa mentalmente una realidad y piensa que la ve como verdadera, creyendo falsamente que percibe la realidad efectivamente, incluso a través de los sentidos. A través de un proceso de proyección de la realidad, construye mentalmente ciertas imágenes mentales y ciertas representaciones que no reconoce ya como fruto del propio yo, sino como actos que proceden de fuera y de otros individuos. Este estado de alucinación no necesariamente supone un estado patológico, esquizofrénico: a veces puede ser fruto de drogas. que provocan la proyección mental del sujeto.

En la parapsicología, la alucinación tiene un sentido muy diferente: se intenta hablar de alucinación en los casos en que un sujeto percibe a nivel visual o auditivo la presencia de personas o de acontecimientos y situaciones que tienen su propia realidad, pero que están lejos tanto en el espacio como en el tiempo (por ejemplo, se puede ver la muerte de una persona querida que se encuentra en un espacio alejado y distinto de donde está el sujeto).

Se sostiene que pueden ocurrir casos como éstos a cualquier persona, sin que por ello caiga en una patología particular.

Puesto que la mente humana encierra todavía muchos espacios de misterio, hay que dejar sitio a la investigación sobre temas de este tipo; sin embargo, esto no supone ni la identificación ni la asunción de tales formas en el horizonte de la visión.

R. Fisichella

 

Bibl.: 1. Rodríguez, Alucinación, en DE, 1990.