BAÑO TURCO DE INGRES

a) Romanticismo
b) Pintura romántica
cIngres
d) Pintura del Baño turco de
Ingres
____________________________________________

a) Romanticismo

            Surgió como movimiento cultural a finales del s. XVIII en Alemania[1], y se expandió hacia Reino Unido, Italia y España a inicios del s. XIX. Tuvo como ideal la rebelión contra la razón ilustrada francesa, que había creado estragos y eliminado los sentimientos de la gente popular. Sus maneras y desarrollos fueron distintos en cada país, según cada oposición local a Francia.

            Tuvo dos etapas, según recoge Baudelaire en su Qué es el Romanticismo-1846:

-romanticismo histórico, restaurador del medievalismo,
-romanticismo moderno, experimental con todos los elementos de actualidad.

            Pivotó en torno a una forma de sentir que recogió los temas desdeñados por los modernos, o desconocidos hasta entonces, con la idea de volver a introducir la intimidad e infinitud en el alma humana[2].

            Tuvo como ingredientes:

-los valores medievales, como recurso que se añora y recupera,
-el liberalismo, frente a todo despotismo político ilustrado,
-la conciencia del yo, autónomo y subjetivo, dotado de sentimientos e imaginación,
-la intuición popular, no sometida a condicionamientos intelectuales,
-la mirada ingenua y conmovedora, con la que ha de mirar el artista,
-la sensibilidad, ligada a las vivencias individuales e irrepetibles,
-la sensorialidad, teniendo experiencia de las cosas que se hablan,
-un carácter nacionalista, como clave de lectura de la historia e identidad propia,
-la sobrenaturalidad, única capaz de alcanzar lo no conocido, partes oscuras de la naturaleza, el interior del alma humana,
-la creatividad, o idea del genio creador con su universo propio
[3], sin recurrir a la imitación clásica.

b) Pintura romántica

            Fue subjetiva y no homogénea, en su forma de concebir al hombre y la naturaleza. Se opuso a toda regla estereotipada, y primó la capacidad creativa del pintor, sin límite normativo alguno.

            De ahí que tuviera como rasgos pictóricos:

-la vitalidad, frente a la linealidad simétrica,
-lo abofetado, inacabado e imperfecto, frente a toda definición cerrada,
-el dinamismo del trazo, frente al reposo,
-lo sensorial, para estimular al espectador,
-la composición abierta, y expansiva,
-el desprecio por las categorías tradicionales, que habían reducido la pintura al último estrato de las ciencias menores
[4].

            En cuanto al concepto de belleza, la pintura romántica supo contar con la vieja fórmula de armonía, canon y virtud[5]. Pero le añade sus dos nuevos atributos, misteriosos y latentes: lo sublime y lo pintoresco.

            Lo sublime fue teorizado por Burke en su Indagación filosófica sobre lo sublime y bello-1757, y viene a resumirse en la búsqueda de lo asombroso, irresistible, inalcanzable, admirable, reverente y respetuoso. Debe ir encaminado a romper los raciocinios y percepciones habituales, y a poner el verdadero centro del universo en la infinitud desconocida[6]. No obstante, también son elementos románticos que excitan la imaginación, según el pensador inglés:

-la atracción por la grandeza,
-el tamaño y anchura de perspectivas,
-los campos abiertos sin cultivar,
-los portentos naturales,
-las grandes empresas, que dilatan el corazón,
-las sorpresas desconcertantes,
-lo que hace sentir estupor, horror y terror
[7],
-el gusto por el miedo
[8].

            Lo pintoresco fue teorizado por Price en su Ensayos sobre lo Pintoresco-1795[9], y viene a resumirse en la búsqueda de lo novedoso, singular, arcaico, apartado, incivilizado, nunca visitado. Se obtiene por medio de la curiosidad, y explica por qué nos sentimos atraídos por algunos aspectos de la naturaleza, y no por otros.

c) Ingres

            Jean Dominique Ingres (Pirineos 1780-París 1867) fue el principal discípulo del neoclásico David, que se separó del ideal moral de su maestro y se incorporó al Romanticismo francés[10]. Trató de llegar, según su credo academicista, al ideal absoluto de la forma atemporal.

            Vivió en Italia desde 1806, viajando por todos sitios y dirigiendo la Academia San Lucas de Roma de 1828 a 1831. Allí fue identificado equivocadamente como una línea rígida y nítida, y nada más. Pues para los académicos italianos:

-el dibujo significaba la razón inmutable y superior,
-el color significaba los sentidos mutables e inferiores.

            Vuelto a París, allí empieza a dar preferencia al color frente al contorno, primando lo transitorio sobre lo universal. Así, se convierte en neoclásico a nivel técnico y de temáticas históricas, y romántico en inspiración, retratos y desnudos.

d) Pintura del Baño turco de Ingres

            Fue pintado por Ingres en 1862, permaneciendo hoy en el Museo Louvre de París. En él se aprecia:

-temática erótica agresiva[11],
-desnudo contemporáneo,
-marco de tondo-medallón,
-líneas yuxtapuestas, para crear varios planos,
-belleza armoniosa, de línea-color-luz,
-escándalo por su epigrafía
[12].

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arte

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

_________

[1] Aunque el término no apareció hasta inicios del s. XIX, como expresión de “lo poco probable”, dentro de los folletines baratos de la literatura popular.

[2] Definición más exacta del Romanticismo, a la que se podrían añadir las definiciones de:

-elemento irracional, a nivel de sentimiento, intuición y entusiasmo mental,
-insumisión radical, a toda regla aceptada o conceptual,
-subjetivismo total, sin universalidad alguna,
-convicción espiritual, que prima el qué al cómo, y deja en un segundo plano las formas,
-lo fantasioso, que enriquece la realidad con una imaginación sobre-humana y contradictoria,
-lo secreto, que profundiza en los fenómenos profundos de la existencia,
-lo experimental, que no acepta lo que otro cuenta o pinta,
-lo grotesco, con mezcla de todo sin forma alguna,
-lo provocativo, mediante la belleza perturbadora y dinámica de la naturaleza.

[3] Bajo el eslogan de “me sorprendo de que me sorprenda”.

[4] Como mero complemento de la literatura. Lo que no quita que la literatura sirviera de guía al Romanticismo, pero siempre sin anular la comprensión de cada obra pictórica por sí misma, y no en relación a nada.

[5] Y no como el cubismo, futurismo… y resto de vanguardias del s. XX, que se pasarán al polo opuesto: la anulación de la belleza.

[6] De la que el hombre no pasa de ser un mero espectador. Es el momento en que el Romanticismo desmonta al hombre como centro del universo, 200 años después del giro antropológico iniciado por DESCARTES.

[7] Pues la alegría no existe para los románticos, y esa ausencia debe ser contrarrestada por el gusto por lo triste, solitario, silencioso, oscuro… y demás elementos negativos de la vida.

[8] Pues lo peligroso y descontrolado para la vista también debe ser objeto del disfrute. Gusto por el miedo que puede ser alimentado por el paso de la luz a la oscuridad, la luz rápida, intensa y móvil…

            Ejemplos como la noche, gobiernos despóticos donde se oculta el jefe para provocar temor, oscuridad de los templos, ceremonias druidas en medio de los bosques… deben ayudar a mostrar todo lo que escapa a la vista, concluyen los románticos.

[9] Sobre la base de los viejos estudios de JOSEPH ADDISON en su Placeres de la Imaginación-1712.

[10] Un Romanticismo francés que se movió en la esfera de la herencia de DAVID. Pues sus discípulos no terminaron de asumir sus cánones estéticos y morales neoclásicos, y acabaron imbuyéndose en la nueva corriente romántica. Fueron los casos de GIRODET, GERARD, GEROME, PRUD’HON, INGRES…

            Un romanticismo francés que comenzó a notarse en la Cupido y Psiqué-1798 de FRANÇOIS GERARD, donde los críticos ya notaron algo distinto al neoclasicismo por sus gestos suaves, melancolía, ausencia de moralidad y fantasía mitológica.

            O en la Batalla de Nazaret-1801 de ANTOINE JEAN GROS, donde se aprecian manchas indefinidas que no dejan ver la realidad, rostros misteriosos que no se dejan ver, humo que diluye las formas, sensación de caos…

            O en los Apestados de Jaffa-1804 de ANTOINE JEAN GROS, donde se recurre a la imaginería cristiana medieval, introducen paisajes pintorescos y poco conocidos, tierras lejanas…

            O en el Crimen perseguido por la Venganza y Justicia-1808 de PIERRE PAUL PRUD’HON, donde ya se aprecia el inicio del contraste, luz repentina y veloz, oscuridad que no deja ver lo que hay detrás, alusión a la imaginación…

            O en los Héroes muertos en la Guerra de la libertad-1808 de ANNE LOUIS GIRODET, de claro anti-clasicismo, mezcla de fantasías exageradas, sentimientos mitificados sobre la muerte.

[11] Al mostrar una escena normal, la de un harén oriental, con desnudos de todas las posturas y caricias lésbicas entre mujeres (para colmo, las únicas coronadas), para las cuales toca el laúd la odalisca-esclava turca (iluminada y en primer plano).

[12] “A la edad de 82 años, con el fuego de un hombre de 30 años”.