TURQUIA HITITA

a) Hábitat turco-hitita
b) Política turco-
hitita
c) Sociedad turco-
hitita
d) Cultura turco-
hitita
__________________________________

a) Hábitat turco-hitita

Fue peculiar como ninguno, y quedó configurado de forma definitiva e inamovible en el 4.000 a.C, fruto del enfriamiento de la lava volcánica de las erupciones del Erciyes y Hasan[1]. La Anatolia turca fue, pues, el hábitat de los hititas, y una de las primeras civilizaciones de la Antigüedad.

Los hititas, citados en el AT como hittim, y de origen desconocido, fue la población indoeuropea que se estableció en Turquía, en el III milenio a.C, y en el marco de las migraciones arias venidas por el Cáucaso (que ocuparon hacia el 1.900 a. C[2] la meseta central de Anatolia, hoy Capadocia).

Los hititas dominaron e impusieron su idioma, cultura y dominio sobre los habitantes primitivos de Turquía, llamados hatti[3], y sobre los hurritas[4].

b) Política turco-hitita

Se basó en la federación de pequeños estados, unidos por tratados al gobierno central, con un gobernador representante del rey. Disponía de:

-rey, de origen divino, gran sacerdote y juez, que escogía al heredero; necesitaba ser aceptado por el panku,
-panku, o asamblea de notables, lo que hacía de la monarquía hitita un sistema “no absoluto”.

Es posible que la primera ciudad establecida por los hititas fuese Kanis[5], cerca de la actual Kayseri. Poco después del 1.800 a.C. conquistaron los hititas la ciudad de Hattusa, por obra de su caudillo Hattusili, y cuyos restos se encuentran en el actual yacimiento arqueológico turco de Bogazköy. A partir del s. XVII a.C. se empezaron a tener datos escritos de la historia hitita, con la llegada de su principal rey, llamado Labarna[6]. Su siglo de oro llegaría de la mano de los monarcas Suppiluliuma (1355-1345 a.C) y Muwatayi (1310-1280 a.C), que hicieron frente al mismo Ramsés II en Egipto, en la Batalla de Kadesh-1286 a.C[7].  

c) Sociedad turco-hitita

Trascendental y peculiar fue el mundo urbano turco-hitita, basado en sus 36 ciudades subterráneas[8], el conjunto de aperos domésticos y agrícolas de superficie, los rituales hamman de sepultura de muertos[9], y hasta el sistema de kilimes-bordados anatólicos…[10]. Durante 1.800 años éste fue el estilo de vida turco-hitita, y durante otros 1.400 años lo será, como autentico recipiente en que se amoldará, el mundo cristiano capadocio[11].

En la sociedad turco-hitita, la piedra sirvió como elemento para mostrar el poder a nivel político, de una manera artística[12]. También fue importante en su configuración social la figura de los bosques[13], así como la presencia, en su economía comercial, de los abaru y asas, metales parecidos al hierro, y domesticados para su uso domestico y artístico[14].

En cuanto a su economía, fueron importantes para las transacciones comerciales llevadas a cabo por los hititas con los pueblos helénicos, sirios y egipcios:

-los sahis y happuriasas, o tipos de madera de los montes Ammuna y Lihzina,
-los hatalkesnas, o tipo de árbol estival hitita, según los dioses con duración eterna,
-los abaru y asas, o metales parecidos al hierro, ya domesticados por los hititas.

d) Cultura turco-hitita

          En cuanto al mundo religioso, las divinidades ocuparon un lugar primordial en el mundo hitita, al igual que lo hicieron los rituales. Según se desprende del hitita Rescripto de Telepinu, los dioses ocuparon un lugar primordial, destacando:

-los istustayas, dioses menores hititas,
-Telepinu, dios patrón de los hititas,
-Hapantaliyas, dios del campo,
-Miyatanzipas, dios del grano,
-Hannahannas, fonéticamente nin.tu.o.mah, madre de los dioses, encargada de buscar monarquías que dieran estabilidad al país.
-Kamrusepas = diosa de la magia, encargada de los rituales hititas.

          También son importantes los rituales vitales turco-hititas, llevados a cabo para casi todo. Destacaron los rituales de:

-“mover agua del río Hattara con un ala de águila”, en el rito hitita de iniciación,
-“ungir un corazón con ungüentos fundidos”, en el rito hitita de purificación,
-“frotar cera de aveja en los ojos”, en el rito hitita de purificación,
-“sacrificar el cordero”, como algo necesario para saber si los augurios futuros eran favorables o no, leyendo sus intestinos.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

_____________

[1] Ubicados a 3.917 m. altura en las altiplanicies norteñas de los montes Taurus, descubiertas en 1958 por J. MELLAERT, y cuyo yacimiento de Hatal Huyuk fue excavado desde 1965 por un equipo internacional al mando de los arqueólogos OMER DEMIR e IRFAN OLMEZ, destapándose materiales fosilizados de casi 9.000 años de antigüedad (como las diosas madre de Koskhoyuk, elegantes joyas femeninas, cerámica pintada y alfarería avanzada, y encabezando las investigaciones más de vanguardia sobre el origen de la humanidad), en competencia con la misma Mesopotamia (cf. DEMIR, O; Katpadukya, ed. Cogaltilamaz, Nevsehir 1996, p. 6).

[2] cf. SANMARTIN, J; Historia antigua del Próximo Oriente, ed. Akal, Madrid 2006, p. 149.

[3] De lengua hática aglutinante (que no pertenecía al tronco indoeuropeo), y que comerciaban con Siria desde el s. XXI a.C.

[4] Súbditos minoritarios de los primeros, y de gran capacidad cultural.

[5] cf. DEMIR, O; Katpadukya, ed. Cogaltilamaz, Nevsehir 1996, p. 16.

[6] Conquistador de toda la Turquía central, LABARNA extendió sus dominios hasta el Mediterráneo, reclutando para ello las famosas yazilikaya-tropas de Khatti, ejército hitita no despreciable, que bajo MURSILI I (en 1.530 a.C) había conquistado todo el norte mesopotámico, y puesto fin a la I dinastía babilónica-amorrea, junto a la población casita (cf. SANMARTIN, J., op.cit, p. 149).

[7] No obstante la derrota hitita en la Batalla de Kadesh, merced al arrojo personal del faraón Ramsés II cuando ya se veía perdido, importantes hititas poblarán las zonas del Oriente Medio, como NEFERTARI, esposa de Akhenatón y madre de Tutankhamón (s. XIV a.C), y BETFAJE, mujer del rey David y madre de Salomón (s. X a.C).

[8] De hasta 9 km. de longitud, 85 m. profundidad, con 3 y 5 pisos de altura y corredores de todo tipo. Esculpidas por los hititas, fueron reutilizadas luego por los primeros cristianos, como elemento de propagación secreta de su fe y práctica tranquila de su culto, así como lugar seguro ante las persecuciones imperiales (ss. I-IV) y los ataques musulmanes (ss. VII-XIII). Parece ser que fueron también los centros de formación filosófica y misionera de la Iglesia Antigua (cf. DEMIR, O; Katpadukya, ed. Cogaltilamaz, Nevsehir 1996, pp. 67-68).

[9] Ritual antiguo hitita, y continuado por el mundo cristiano capadocio, obtenido de los estudios sobre 100 sepulturas de Sobesos y las de Girtlandi, según lo cual se sepultaba mirando hacia el oeste, con la mano derecha en el corazón y con la mano izquierda en el brazo, sobre tumbas de barro cocido, e insertadas en muchas ocasiones en grandes sarcófagos familiares (cf. DEMIR, O., op.cit, pp. 19 y 94).

[10] Lo que será clave para entender el mundo cristiano posterior, auténtico sucesor del mundo turco-hitita, amén de los intentos romanos en ese sentido.

[11]  Por encima y al margen de la misma Constantinopla, no obstante las influencias reciprocas.

[12] De ahí la Puerta de los leones de Hattusa, la colección de Yazilikaya-soldados de Khatti, el Zeus sentado en el trono de Gulsehir, la Diosa madre de Koskhoyuk, o las Vasijas de ceremonias de Hacibektas. Se dice incluso que de este uso hitita de la piedra, sobre todo para las portadas de su ciudad principal, copió la misma Micenas griega.  

[13] Los sahis y happuriasas eran tipos de madera bastante apreciados por todo el Oriente, provenientes de los montes Ammuna y Lihzina, El hatalkesnas, o tipo de árbol estival hitita, era considerado divino, según los dioses, y con duración eterna.

[14] Como se ve en los Renos de Urartu, del Museo de las Civilizaciones Anatólicas de Ankara (cf. MINISTERIO TURCO DE CULTURA; Región de Anatolia Central, ed. Feed Back, Ankara 2008, p. 179).