SALAMANCA MEDIEVAL

a) Nacimiento de Salamanca
b)
Urbanismo salmantino medieval
c) Política salmantina medieval
d) Sociedad salmantina medieval
e) Universidad medieval de Salamanca

______________________________________________

a) Nacimiento de Salamanca

Salamanca había pertenecido desde sus orígenes a la cuenca del Duero ocupada por los celtiberos vacceos[1], pueblo que había construido sus dos fortalezas máximas en Ocello Durii-Zamora y Salmántica-Salamanca, con estilo de vida trashumante y comunal[2].

Sitiada por Aníbal la ciudad en el s. III a.C[3], con la llegada de Roma se había consolidado el desarrollo de la ciudad[4], recibiendo la comunicación directa de una de las calzadas romanas más importantes de Hispania (la vía de la Plata[5]) y la construcción del importante puente de Trajano[6]. Otras calzadas secundarias también llegaban a la ciudad, procedentes de las actuales Medina del Campo, Alba de Tormes, Ledesma y Ciudad Rodrigo.

Sobre la evolución de la ciudad en la época visigoda se tienen pocos datos. En el s. IV la muralla romana se había transformado en otra con torreones, sobre el mismo trazado, y como prueba del valor estratégico del emplazamiento.

Durante la invasión musulmana el valle del Duero fue abandonado a causa del papel tregua-fronterizo de la zona[7], y Salamanca quedó reducida a un núcleo carente de importancia, quizás despoblado.

Tras la breve estancia musulmana, las incursiones de los monarcas asturianos trasladaron población del norte a la ciudad, desde Alfonso I (739-757) hasta Ordoño I (850-866). Alfonso III (866-910) tuvo que defenderla de las razzias-saqueos sarracenos, y Ramiro II (931-951) fue el primero que planificó seriamente la repoblación de la ciudad, tras su victoria sobre Abderramán III en la Batalla de Simancas-939[8] y con pobladores venidos de orígenes leoneses.

         Con la llegada de los monarcas castellanos, en 1102 Urraca de Castilla[9] y su marido Raimundo de Borgoña fueron los encargados de dotar a Salamanca de nuevos contingentes pobladores, ahora de origen heterogéneo[10] e instalándose cada uno de ellos en los diversos burgos de la ciudad. En el s. XIII Alfonso IX[11] ordenó una nueva repoblación de la ciudad[12], y encargó esta tarea a las órdenes militares y a la clerecía. Es aquí cuando se producen los episodios históricos más notables, y la petición de bula universitaria a Roma, junto con la dotación en 1218 de dinero para nuevas clases en la Escuela catedralicia de Salamanca, dentro del claustro de la Catedral Vieja.

b) Urbanismo salmantino medieval

        Contó en su s. XIII con:  

-2 murallas, la romana (débil y antigua[13]) y la castellana[14];
-7 puertas de la ciudad, como eran la P. de Zamora y P. de Toro (al norte),  P. de San Pablo y P. de los Milagros (al sur), P. de Santo Tomás, P. de San Bernardo y P. del Ríos
[15] (al este);
-1 puente, romano (de Trajano
[16]), con 27 arcos y 500 pasos de largo x 12 de ancho;
-3 ejes, como era el eje c/Zamora-Plaza Santo Tomás-Plaza Mayor, el eje Iglesia San Martín-c/Universidad-Plaza San Isidro y el eje Plaza Universidad-c/Prior-Campo de San Francisco;
-1 plaza central, la de Azoque Viejo (entre las catedrales Vieja y Nueva);
-1 plaza mayor, de 90 arcos, casas de 3 pisos, antepechos de balaustre, cornisamento y columnas corintias;
-3 barrios, con regular empedrado, aceras, faroles en las calles principales y limpieza habitual;
-5 palacios, el de la Iglesia Vieja (del año 1100, con lápidas romanas
[17] y nobles leoneses enterrados), Convento de s. Domingo[18], Catedral (de 178 pies de largo x 181 de ancho), Palacio arzobispal (construido por Alonso de Fonseca, arzobispo de Toledo) y Colegio de San Bartolomé (del s. XIV[19]);
-22 parroquias, las de San Millán, San Bartolomé, San Blas, Sta. María de los Caballeros, San Juan de Bárbalos, Sto. Tomé, Sta. Mª Magdalena, San Marcos, Sta. Eulalia, Sancti Spiritu[20], San Cristóbal, San Román, Sto. Tomás, San Pablo, Santiago, San Martín, San Julián, San Justo, San Benito, San Isidoro, Santísima Trinidad, San Adrián y San Boal[21];
-5 conventos, el de San Pedro-1034, las Dueñas-1109, Corpus Christi-1118, Santa Clara-1210 y San Francisco-1301;
-1 ermita, la de Santa Cruz (de los franciscanos);
-2 fuentes, la de la Plaza Santo Tomé y la del Campo de San Francisco;
-2 paseos extramuros, el del Hoyo (en la calzada romana Salamanca-Madrid) y el de las Carmelitas (entre los álamos del río Tormes);
-5 barrios extramuros, el de Santiago (de 80 vecinos artesanos, sobre talleres de curtidos), la Trinidad (de 45 vecinos), San Bernardo (de 40 vecinos labradores, donde se situó el cementerio, tras la puerta de Zamora), Santo Tomás (de 103 vecinos ganaderos, donde se celebraba el mercado de la Mesta) y la Cárcel
[22];
-3 vías de comunicación, como era la vía Salamanca-Avila-Madrid (sin previa planificación), la vía Salamanca-Valladolid
[23] y la vía Salamanca-Béjar-Zamora (en muy mal estado).

A finales del s. XV, el príncipe don Juan[24], regente de la ciudad, dio el definitivo aspecto urbano a la ciudad, desplazando el antiguo centro cultural de Azoque Viejo hacia la plaza de San Martín, de la cual empezaron a vitalizarse 3 vías:

-la c/San Martín, o calle principal de la ciudad,
-el eje c/Sordolodo-c/Serranos, que conducía a la puerta de San Juan del Alcázar,
-el eje c/Alabarderos-c/Escuderos, que llegaba hasta la Puerta de San Pablo.

         Comenzaron también a finales del s. XV las obras urbanísticas de la nueva catedral, el derribo del viejo Alcázar (localizado en Peña Celestina), el inicio de la fundación de colegios fuera del claustro de la Catedral[25]… 20.000 fueron los habitantes[26] que llegó a albergar la ciudad a finales de 1497, año en que Salamanca saltó a la fama mundial por medio de sus bachilleres y de su perla preciada, la Celestina.

c) Política salmantina medieval

        Contó en su s. XIII con:

-término urbano, que limitaba[27] al norte con Villamayor, al este con Cabrerillos, al sur con Aldeatejada, y al oeste con Tejares[28];
-alfoz[29], con pastos para los animales, bañados por un arroyo de la orilla del Tormes[30] en su parte sur, y varias huertas[31] y una pequeña vega con casas en su parte oeste[32];
-ayuntamiento y partido judicial, con corregidor propio e intendente de Castilla[33];
-sede episcopal, dependiente del arzobispado de Santiago, del castrense y del cruzado;
-orden militar de San Cristóbal;
-población, de 2.800 vecinos
[34], muchos de ellos de nobleza y corte leonesa[35];
-producciones agrícolas, con cosechas de trigo (de 16.000 fanegas anuales), cebada (de 22.000 fanegas anuales), algarroba (de 8.000 fanegas anuales), centeno (de 2.000 fanegas anuales), guisantes (de 1.000 fanegas anuales) y garbanzos (de 800 fanegas anuales);
-enfermedades comunes, como las afecciones de pecho.

También fue Salamanca testigo de los sucesos de:

-la guerra civil Pedro I[36]-Enrique II[37], a mediados del s. XIV,
-las luchas Alvaro de Luna-infantes de Aragón, a lo largo del s. XV
[38],
-las rebeliones contra Enrique IV, a mediados del s. XV
[39],
-el apoyo a los Reyes Católicos en su lucha contra Portugal
[40],
-el visto bueno al proyecto que allí Cristóbal Colón defendió sobre nuevas rutas a las Indias
[41].

d) Sociedad salmantina medieval

         Las fundaciones castellanas sobre el Duero se habían empezado haciendo, en el s. XI, en plan caravana, estableciéndose sobre los antiguos castrum romanos y visigodos, abandonados durante siglos.

         La población se había ido estableciendo en collationes[42] o barrios, con la parroquia en el centro. En torno a ese círculo 1º, hubo un círculo 2º de regadíos y viñas, y un círculo 3º de montes.

         Las villas, o conjunción de varias collationes unidas, habían empezado a amurallarse y a demarcar sus territorios, para ir incluyendo en sus dominios a nuevas aldeas que quisieran establecerse.

En las ciudades, como fue el caso de Salamanca, hubo catedral[43], y en torno a ella se fueron estableciendo los edificios públicos, las calles de artesanos y los mercados. Era el centro urbano medieval, todavía con acento rural, y tras el cual quedaba el Alcázar y los espacios libres[44] para corrales… Todo dentro de las murallas, que se fueron edificando fortificadamente y a lo grande. A extramuros, Salamanca podía controlar las principales villas a su alrededor, todas dentro de su inmenso alfoz.

         La sociedad intramuros de Salamanca fue de un mismo cuño, y todos sus ciudadanos gozaron de un mismo fuero[45]. No hubo, pues, estructuras pseudo-vasalláticas[46], ni explotación del campesinado, ni grandes propiedades latifundistas.

El tenente[47] de Salamanca era el encargado de construir los edificios reales, para vivir él y los delegados reales. Y el concejo[48] popular fue la clave para dominar la vida de los vecinos salmantinos.

Eso sí, hubo en Salamanca diferencias militares[49], entre:

-los caballeros[62], [50], o aquellos que tenían caballo para las batallas,
-los peones, o aquellos que iban a pie a las batallas.

         Este estilo de vida fue muy parecido al de los siglos posteriores, y derivó en dos tipos de propietarios:

-los pequeños propietarios,
-los beneficiados de las entregas masivas de tierra.

e) Universidad medieval de Salamanca

Fue fundada por Alfonso IX en 1218[51], registró su legislación fundacional el 8 mayo 1254 en carta otorgada por el nuevo rey Alfonso X[52], y fue expedida en Roma-1255 por bula pontificia del papa Alejandro IV[53].

La regulación de estudios y vida académica de Salamanca fue obra exclusiva del papado durante sus primeros 300 años[54], y del monarca y su consejo (a través de los visitadores), a partir del s. XVI[55].

Las normativas medievales estuvieron conformadas de acuerdo con el derecho romano-justinianeo y las decretales canónicas pontificias. Y las disciplinas a impartir, orientadas según:

-la teología metafísica catedralicia,
-la medicina de Galeno e Hipócrates,
-la filosofía de Aristóteles,
-la geometría de Euclides,
-la astronomía de Ptolomeo,
-la colección de clásicos latinos y griegos.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

____________

[1] Ubicados en torno al río Duero, habían seguido resistiendo a Roma tras la Caída de Numancia. Abarcaban extensos territorios desde Zamora hasta Segovia (Avia, Rauda, Cauca, Intercatia-Paredes de Nava, Viminatium-León, Septimanca-Simancas...).

            Fue en esta zona donde se desarrolló la Cultura de Medinilla, propia de agricultores itinerantes que vivían en pequeños poblados de cabañas circulares de adobes. A partir del desarrollo de la metalurgia del hierro, se configurarían auténticos núcleos proto-urbanos, que protagonizarían la resistencia contra Roma (cf. SALINAS DE FRIAS, M; Pueblos prerromanos de la península Ibérica, ed. Akal, Madrid 2007, pp. 98-99).

[2] La transhumancia era su auténtica base económica, e incluía rutas establecidas y diversos pactos de hospitalidad, a lo largo de la Meseta Central. Con una economía basada en los cultivos de regadío, trigo, cebada y cereal, la zona había desarrollado una auténtica propiedad comunal.

            Los salmantinos y palentinos, por ejemplo, ponían juntos los frutos y repartían a cada uno su parte, castigando con la pena de muerte a aquel que retuviera algo y no lo entregara a la comunidad (cf. SALINAS DE FRIAS, M., op.cit, pp. 110-112).

[3] Según cuentan las crónicas, los cercados eran ya incapaces de prolongar su defensa ante el ejército cartaginés, por lo que habían ofrecido 300 talentos de plata y algunos rehenes al heredero de los BARCA, sin resultado alguno.

             Reducidos por segunda vez, los salmantinos salieron entonces de la ciudad abandonándolo todo, pero las salmantinas salieron con cuantas espadas en mano pudieron, con deseo de vengar los agravios. ANIBAL, impresionado por el gesto, parece ser que devolvió a los salmantinos sus bienes y hogares.

[4] Pivotado en torno a su importancia como centro de intercambio de productos, y a su localización junto al vado del Tormes.

[5] Trazada en el s. I d.C para conectar el sur con el norte peninsular, uniendo Mérida con Astorga.

[6] De estructura formada por 27 arcos de medio punto, de 23 cm. de luz y 34 m. de altura, y de cuya fábrica primitiva sólo se conservan los 15 arcos más próximos a la ciudad (cf. salamanca patrimonio.com historia1.htm).

[7] En efecto, en el s. VIII:

-los bereberes se habían retirado del Duero para bajar hacia el sur (pues esas tierras les habían tocado en reparto, y no acababan de gustarles, en comparación con las existentes en Andalucía. Así, dejaron en vacío poblacional el Duero);
-los cristianos del norte habían empezado a instalar allí campamentos fortificados, a modo de campamentos móviles que en cualquier momento podían desplazarse. Como ocurrió:

-ante las incursiones del moro ALMANZOR, que provocaron la huida temporal a la montaña,
-con la llegada de FERNANDO I DE CASTILLA, cuyos campamentos empezaron a multiplicarse en Toro, Tordesillas, Cuéllar, Olmedo, Arévalo… al mismo tiempo que fue repoblando la zona desértica  del Duero.  

[8] La razzia-saqueo de ALMANZOR del 986 ya fue más anecdótica y económica que social y poblacional, pues prácticamente nunca el Islam había tenido presencia en la cuenca del Duero, y Asturias ya la tenía bajo su control desde el 739.

[9] Hija de ALFONSO VI DE CASTILLA, URRACA DE CASTILLA se había intentado casar con ALFONSO I DE ARAGON para unir así, tras la Conquista de Toledo-1085, el reino de Aragón a Castilla. Pero esto no había resultado por los propios ímpetus indomables de la castellana, y batalladores del aragonés.

            Así las cosas, y viendo ALFONSO VI DE CASTILLA que se quedaba sin herederos (pues su varón SANCHO había muerto en la Batalla de Consuegra-1097)  lo reintentó de nuevo desuniendo el matrimonio de Urraca con Alfonso I, y volviéndola a casar de nuevo con RAIMUNDO DE BORGOÑA, con la esperanza que su nieto descendiente, ALFONSO VII DE CASTILLA, pudiese heredar el trono de Castilla (cosa que sucedió, tras una guerra civil).

            La otra hermana de Urraca, TERESA DE CASTILLA, se había casado por su parte con ENRIQUE DE LORENA, con cuyo hijo ENRIQUE I DE PORTUGAL surgirá la independencia de Portugal en 1139.

[10] Entre ellos hubo serranos, castellanos, torenses, francos, bregancianos, portogalenses y mozárabes.

[11] Ya se verá su ascendencia leonesa (no sólo castellana) y su importancia para la fundación de la universidad de Salamanca.

[12] La definitiva, orientada a la consolidación urbana, y con algunos beneficios fiscales concedidos por ALFONSO X DE CASTILLA en 1256.

[13] En comparación, por ejemplo, con las murallas de Avila (de 2.400 m. longitud), de Segovia (3.200 m.), y de Soria (4.100 m.).

[14] Levantada por FERNANDO III DE CASTILLA en 1147, ante el elevado número de pequeñas aldeas que poseía ya Salamanca, y que hacía que los alcaldes necesitasen integrar a todos los repobladores venidos, a excepción de los establecidos en las riberas del Tormes. El trazado de esta nueva muralla se desarrolló a lo largo de: Paseo de San Vicente-Paseo de San Bernardo-Avda. de Alemania-Avda. de Mirat-Paseo de Canalejas.

[15] Hacia cuyo punto se encontraba el puente sobre el Tormes, la antigüedad más notable de Salamanca.

[16] Según el historiador GIL GONZALEZ DAVILA, con una reedificación necesaria en la época de ADRIANO, y según las inscripciones:

-“Caesar Divi Nevoe, Filius Neru. Traianus Aug. Germ, P. Л. Trib. Put. Cos II Restituil. M. P. 11”,
-Imp. Caesar Divi Traiani Par Tici F. I. Nervie Nepos Adrianus Aug. Pont Max trib. Pot V Cos III Hestituit CXLIX”.

[17] Con las inscripciones romanas JULIA BASINA II ABITO INDOLGENTI.

[18] Donde la nobleza castellana, en el futuro, discutirá con CRISTOBAL COLON sobre su expedición a la India por el camino atlántico, y su visto bueno que aquí le dieron los reyes católicos.

[19] De consultas importantes internacionales, como los autos que dictó sobre el derecho de Indias, divorcio de ENRIQUE VIII DE INGLATERRA con CATALINA DE ARAGON, etc.

[20] De las más antiguas y bellas de Salamanca en el s. XIII, con notables inscripciones sobre la vida de FERNANDO I DE CASTILLA (1035-1065). Dicha iglesia había pertenecido en tiempos a las monjas caballeras de la Orden de Santiago, y en ella habían enterradas muchas personas de sangre real.

[21] Los templos de estas parroquias eran en general de escasa calidad (de zócalos de piedra y adobe superior), y fueron construyéndose desde los tiempos de la repoblación de la ciudad por el CONDE DON RAMON, hasta el número de 23 que existía en los tiempos fundacionales de la universidad.

[22] Todos estos arrabales nuevos respondían a que en el s. XIII ya no quedaban espacios libres intramuros, y fue necesario construir arrabales-barrios extramuros, junto a nuevas collationes y parroquias.

[23] Fundada en 1035 por FERNANDO I DE CASTILLA, y encomendada al conde PEDRO ANSUREZ, que en 1072 la empezó a poblar (llegando a amurallarse en el s. XIII con un perímetro cuádruple respecto a su núcleo original).

[24] Hijo de los REYES CATOLICOS, del que se esperaba que fuera, ahora con el título de Príncipe de Asturias, su sucesor. No obstante, muere aquí en Salamanca en 1497, y los problemas sucesorios empezaron a venir por parte de su hermana JUANA DE CASTILLA (la Loca, que tuvo que ser internada en un convento de Tordesillas).

[25] Las escuelas mayores comenzaron a construirse en 1415, pero el edificio existente hoy día data de la restauración realizada a finales del s. XV (el famoso monumento actual, cuya fachada oeste muestra la obra maestra del plateresco) por parte de los REYES CATOLICOS.

          Las escuelas menores comenzaron a construirse en 1428, datando la fachada actual del s. XVI.

[26] Dentro de la 2ª muralla de contención, pues el arrabal del Tormes no llegaba a los 300 habitantes.

[27] Las ciudades-cabecera del Duero fueron modeladas para repoblar, cada una a su manera, inmensos territorios vacíos, y por eso fueron en el s. XIV las primeras en tomar asiento en las Cortes Generales del Reino.

[28] Lo que no estaba nada mal, y se puede decir que fue uno de los pulmones de la Castilla del s. XII-XIII, junto con la demarcación Salamanca-Segovia (entorno en el que se instalaron unas 2.200 aldeas, con 350.000 habitantes nuevos en 150 años). Estos fueron los auténticos pulmones de Castilla, con demarcaciones como Sepúlveda (que llegó a tener 70 aldeas en 6.000 km2), Cuéllar (que albergó 25 aldeas), Olmedo (50 aldeas), Almazán (30 aldeas), Ayllón (34 aldeas)…

[29] Terrenos entregados por Castilla, en el s. XI, a cada ciudad para su explotación. A esta conjunción de ciudad-alfoz municipal se le pasó a llamar “comunidad de villa y tierra”, llegando a abarcar enormes territorios semi-vacíos (por eso fue ahí donde empezaron a surgir multitud de aldeas, a forma de poblados dependientes de su ciudad-capital)… originando lo que hoy son las provincias civiles.

             Para poblarlas, se concedió a las ciudades del Duero (Avila, Segovia, Salamanca, Cuéllar y Arévalo) ser sus ciudades-cabecera (cf. SANCHEZ SAUS, R; Historia de Reconquista, ed. SP-CEU, Madrid 2011, p. 12).

[30] Que contaba con norias que alimentaban de agua los pastos y huertas de Salamanca.

[31] De buena calidad para el trigo, garbanzos y otros cereales, produciendo también la hortaliza necesaria  para el consumo de la población. Sin embargo, eran pocos los árboles que poblaban Salamanca, siendo en su mayor parte negrillos y álamos blancos.

[32] En este sentido, sí que tenía Salamanca un territorio-terreno amplio, a la altura de los alfoces de Avila (cuyo alfoz llegaba a Talavera, con 320 villas internas), de Segovia (cuyo alfoz limitaba con Toledo, y contaba con 100 villas), y el de Soria (que llego a tener 250 villas independientes).

[33] Los municipios fueron el elemento clave de la Castilla del s. XII-XIII, sustituyendo las antiguas presuras asturianas (tierras libres con deber de explotación) por los nuevos sistemas de:

-las cartas puebla, como proyecto poblacional,
-los fueros, como funcionamiento poblacional.

         Cuando una zona recibía del rey las cartas puebla y su fuero, pasaba a llamarse concejo, con límites municipales propios, y dentro del cual podían integrarse más núcleos poblacionales. El concejo, con el visto bueno del rey, podía nombrar los cargos de:

-el judex, o representante de la asamblea, con el máximo poder, incluso judicial,
-los jurados, 2 por municipio, con la misión de controlar las actividades municipales.

En cuanto a las cartas puebla, en la zona del Duero, se otorgaron 34 entre 1109 y 1137, y 147 entre 1137 y 1200.

Los fueros siguieron el modelo de los antiguos fueros de francos (instalados en el Camino de Santiago en el s. XI), e iban siendo completados con las ordenanzas del rey. Estos fueros empezaron a copiarse de unos sitios a otros, formando así familias de fueros, y empezando a crear la idea de una legislación común. Fue así como, en el s. XIII, ALFONSO X DE CASTILLA creará:

-el Fuero Real-1254 para toda España, no sin explosivas resistencias en los pueblos y nobleza,
-el Código de las 7 partidas-1265, recopilación de normas civiles-canónicas españolas hasta la fecha.

          Este Código de las 7 partidas, con aplicación del derecho romano de JUSTINIANO, fue inédito en Occidente e hizo de Castilla el reino más moderno de Europa. Aún así, esta sustitución de todo fuero local por el Alfonsino no llegó a ser realidad total hasta 1348 (500 años antes de lo sucedido en Europa y EE.UU).

Los concejos fue un método que funcionó para las villas y sus aldeas, pero no para las grandes ciudades. En Sevilla del s. XIII, por ejemplo, la asamblea concejil nunca llegó a reunirse, aunque sí lo hizo en Salamanca.

El judex era una especie de alcalde, elegido por el mismo pueblo en el interior de la parroquia, (hasta el s. XV), y gobernaba en nombre del rey todos los asuntos ciudadanos.

Los jurados resultaron ser, desgraciadamente, un cargo borrascoso desde el principio. Por eso  en el s. XIII se irán sustituyendo por la figura de los regidores:

-magistrados reales, elegidos por el rey de forma vitalicia,
-de 8 a 24 por municipio, dependiendo del tamaño poblacional.

[34] Unidades familiares, o número de casas. Contando con que la condal Barcelona no llegaba a los 1.200 habitantes en el 1100, y el número de repobladores que repobló Andalucía, tras su reconquista en el s. XIII, fue de 8.000 en el reino de Córdoba, 10.000 en el reino de Jaén y 15.000 en el reino de Sevilla, pasando a tener Sevilla capital 8.400 habitantes (tras haberse quedado vacía de musulmanes, expulsados de todas las ciudades andaluzas). Se calcula que el número de habitantes de España alcanzaba en el s. XIII los 10 millones, incluyendo que cerca de 1 millón eran musulmanes. Toledo, con más de 40.000 habitantes, seguía siendo el referente nacional.

[35] Como el MARQUES DE VALDECARZANA, MARQUES DE LAS CONCHAS (conocido así por las muchas conchas que hay incrustadas en los sillares de sus paredes exteriores), CONDE DE GARCIGRANDRE, CONDE DE MALDONADO, MARQUES DE ALMAR, CONDE DE MONTEREY…

[36] Hijo legítimo de ALFONSO XI DE CASTILLA, y que reinó legítima pero cruelmente de 1348-1365. En la guerra civil contra su hermano bastardo ENRIQUE DE TRASTAMARA, había tenido PEDRO I DE CASTILLA que recurrir a los únicos amigos visibles de Castilla, por entonces:

-Inglaterra, que le envió tropas al mando del príncipe negro inglés, a cambio de la cesión de Vizcaya,
-los focos urbanos del rey, como Toledo, Granada, Sevilla…

             En la Batalla de Nájera-1363 vencería PEDRO I DE CASTILLA a ENRIQUE DE TRASTAMARA, pero al ver los ingleses como quemaba cruelmente el rey a los prisioneros, decidieron dejarlo solo y la balanza se inclinó de lado del nuevo ENRIQUE II DE CASTILLA (en la Batalla de Montiel-1369, donde Enrique asesinó a su hermano y rey Pedro I).

[37] Fruto de la relación de ALFONSO XI DE CASTILLA con LEONOR DE GUZMAN, amante que le había dado 6 hijos, y que se había dedicado a organizar revueltas contra PEDRO I DE CASTILLA para poner a sus hijos en el poder (apoyándose en la nobleza castellana descuartizada por Pedro I).

           Tras la engañosa Paz de Murviedro-1363, ENRIQUE DE TRASTAMARA se ganaría el apoyo y ejército de los enemigos de Castilla (Aragón, nobleza leonesa de Salamanca, y sobre todo Francia, que vio la ocasión), decidiendo entrar en Burgos, casarse con BLANCA DE BORBON (con la que nunca vivió, sino con su querida MARIA DE PADILLA), y coronarse rey. Tras lo cual, y en la Batalla de Montiel-1369, el nuevo ENRIQUE II DE CASTILLA daría muerte a PEDRO I DE CASTILLA.

[38] Introducido en la corte por su tío arzobispo de Toledo, y cuyo otro tío, FERNANDO DE ARAGON, también le ascendió. Tras el Golpe de Tordesillas-1420, y con apoyo explícito de la nobleza de Salamanca, tendría ALVARO DE LUNA que huir de Talavera hacia Aragón, donde se había coaligado con clero, judíos y nobles contra la oligarquía real castellana.

[39] A pesar de las buenas relaciones iniciales entre el rey y la ciudad, pues fue ENRIQUE IV DE CASTILLA (1454-1474) quien el 27 agosto 1467 otorgó la celebración de ferias en Salamanca.

[40] En 1474-79, pues ENRIQUE IV DE CASTILLA (hermano de ISABEL LA CATOLICA), había muerto sin hijos, y su mujer portuguesa JUANA LA BELTRANEJA (apoyada por la nobleza lusa y ALFONSO V DE PORTUGAL) pedía la sucesión al trono para sí, como viuda que era. A esto se opondría toda la nobleza castellana de Salamanca, así como ISABEL DE CASTILLA (única hermana de Enrique IV), casada a tal efecto con su primo FERNANDO DE ARAGON en 1469.

[41] Hecho tenido lugar en el Convento Santo Domingo de Salamanca, y en presencia de los REYES CATOLICOS. No obstante, ya se analizará en posteriores apartados.

[42] Una villa podía y solía tener varias collationes, pero no así las aldeas. El nº de 15 vecinos fue el elegido para edificar allí una parroquia y pasar a ser collation. Con más de 15 vecinos, se empezaba a construir otra collation y parroquia.

[43] Salvo en Soria, donde no la hubo.

[44] En el s. XIII ya no quedarán espacios libres (sobre todo porque aquí se establecieron los serranos y francos, primeros venidos con URRACA DE CASTILLA a Salamanca), y fue necesario construir arrabales o barrios extramuros, junto a nuevas collationes y parroquias (donde se instalaron los posteriores traídos por Urraca, y los venidos por ALFONSO IX DE CASTILLA).

[45] En el caso de Salamanca:

-sustentados todos en la libertad personal,
-con pleno dominio sobre la tierra repartida,
-en igualdad jurídica ante la ley,
-con capacidad de organización vecinal o concejil, según los propios cargos de cada uno.

[46] A diferencia de lo que sucedía en Europa, donde la jerarquía social era muy distinta.

[47] Aquel que tenía el poder militar de la población en nombre del rey.

[48] Al de Salamanca sólo podían pertenecer los vecinos intramuros, y no:

-los moradores o viajantes,
-los aldeanos extramuros, de las aldeas dependientes de la villa (a pesar de que tenían el mismo fuero).

[49] Causadas por el rey, que tenía que estimular así (dando cargos concejiles descendísticos), a todos los ciudadanos a que comprasen su propio armamento. Así estimulaba a ir a las batallas, a cambio de privilegios fiscales. Aunque ambos derechos, políticos y fiscales, podían perderse si los herederos no seguían proveyendo armamento o yendo a las batallas. Fueron hereditarios pero no vitalicios.

[50] Estos caballeros fueron equiparables en principio a los infanzones. Con el tiempo tendieron a convertirse en una casta-linaje en Salamanca, al igual que los infanzones también derivaron en los hidalgos.

[51] De origen disputado es la fundación de la universidad, pues de 1157 a 1230 las dos noblezas de la corona, la leonesa y la castellana, habían estado funcionando independientemente, hasta la integración definitiva que hizo FERNANDO III DE CASTILLA en 1230.

En efecto, a su muerte en 1157, ALFONSO VII DE CASTILLA había entregado el reino a su hijo SANCHO III DE CASTILLA (1157-1158, y que tras su muerte repentina, delegó en su joven hijo ALFONSO VIII DE CASTILLA, 1158-1214, el héroe de las Navas). A su otro hijo, FERNANDO II DE LEON, (1157-1188), había entregado el condado-corona de León, que a su vez se lo transmitió a su hijo ALFONSO IX DE LEON (1188-1230) a modo honorífico, sin interferir en los devenires del reino castellano, y reducidos al propio ámbito de la nobleza leonesa.

FERNANDO III DE CASTILLA (1217-1252) volverá a insertar a León en la vida cotidiana de Castilla, al heredar el reino por parte de su madre BERENGUELA I DE CASTILLA (1214-1217, mujer de ENRIQUE I DE CASTILLA, al que enterró a los pocos días de reinar, y tras lo cual se casó ilegalmente con el noble Alfonso IX de León, de quien tuvo a Fernando), y de su padre ALFONSO IX DE LEON.

La universidad, si bien pidió la bula papal con ALFONSO IX DE LEON, ésta y los primeros pasos vinieron con FERNANDO III DE CASTILLA. Además, era la nobleza castellana la que estaba dando los pasos repobladores y fundacionales universitarios, en Palencia (señorío episcopal), Burgos (capital, sede real y episcopal) y Osma (sede episcopal).

[52] Por la que se establecían las normativas de organización y dotaciones financieras.

[53] Por la que:

-se confirmaba la fundación universitaria,
-se reconocía la validez universal de los grados por ella otorgados,
-se le concedía el privilegio de tener sello propio.

[54] Así, sus constituciones fueron obra del papa BENEDICTO XIII en 1411, retocadas en 1422 bajo el papado de MARTIN V. 

[55] De aquí vendrán los estatutos de 1538, 1551, 1561, 1594, 1604 y 1618.