PROSPECCION ARQUEOLOGICA

a) Arqueología
b)
Planteamientos y ayudas
c)
Análisis previo arqueológico
d)
Búsqueda de yacimientos arqueológicos
e)
Medición prospectiva arqueológica
f)
Actuación prospectiva arqueológica

___________________________________________________
 

a) Arqueología

            Todo historiador tiene la posibilidad de elegir su propia perspectiva arqueológica, de posicionarse dentro de un campo teórico y variable arqueológico, y cuyos extremos son:

-el hiperpositivismo tradicional,
-el relativismo moderno de última hora.

            Thomas Kuhn, en este sentido, llegaba a decir que la arqueología avanzaba más por cambios bruscos que de forma continua y acumulativa.

            Y es que a diferencia otras ciencias, la arqueología no presenta, ni siquiera en las épocas más estables, un único paradigma, sino que varios legítimos compiten entre sí.

            Eso sí, y como decía Kuhn, sin un paradigma teórico es imposible trabajar en la práctica.

b) Planteamientos y ayudas

            La prospección consiste en el conjunto de trabajos de campo y de laboratorio previos a la excavación, con el fin de estudiar las posibilidades de una determinada zona geográfica. Hoy en día, también incluye el cálculo de los costes que va a llevar la excavación.

            Se puede decir que:

-prospectar consiste en saber pocas cosas sobre muchos sitios,
-excavar consiste en saber muchas cosas sobre un solo sitio.

            Las comunidades autónomas están confeccionando en la actualidad un inventario arqueológico completo de todo su territorio, encargando el trabajo a empresas arqueológicas privadas.

            La prospección tiene 2 partes:

-el análisis previo, bibliográfico y de laboratorio,
-la búsqueda de yacimientos, ya sobre el campo.

c) Análisis previo arqueológico

            Los datos previos y de análisis pueden ser obtenidos por la prospección mediante varias vías o fuentes: mapas topográficos, fotos aéreas, toponimia de la zona, descripciones escritas.

            Los planos topográficos ayudan a dibujar los accidentes geográficos, las construcciones humanas, los vértices geodésicos con elevación, los tipos de suelo, la utilización agrícola, los antiguos caminos, los edificios hoy destruidos.

            Con las fotografías aéreas se ven mejor las estructuras cerradas de los yacimientos, y se hacen más visibles las sombras rasantes. La variación de humedad hace cambiar siempre el color de una zona a otra, siendo más oscuro cuanto más húmedo. Por otro lado, hoy es posible la visión estereoscópica, que permite conocer la superficie del suelo en relieve, los accidentes del terreno, las transformaciones recientes.

            En cuanto a la toponimia de nombres de la zona, ésta se viene empleando desde siglos atrás, obteniéndose de ella posibles referencias a los moros, ruinas, comarcas, ríos… Usualmente una zona se elige por término municipal, y ahí se examinan los emplazamientos más probables.

d) Búsqueda de yacimientos arqueológicos

            Puede ser extensiva o intensiva, y ambas son complementarias.

            La búsqueda extensiva de yacimientos consiste en elegir la zona a excavar por término municipal, examinando los emplazamientos más probables, y publicando las conclusiones en la Carta Arqueológica.

            La búsqueda intensiva de yacimientos consiste en la inspección del terreno, realizada por observadores separados a intervalos regulares, y utilizando cuadrículas artificiales. Es un método lento para obtener conclusiones generales, y debe analizar 3 elementos:

-accesibilidad, medida por el tiempo necesario para alcanzar un punto concreto del área;
-visibilidad, referida a la facilidad que ofrece el medio físico;
-perceptibilidad, consistente en analizar si el yacimiento está construido sobre un cerro, o si está enterrado completamente.

e) Medición prospectiva arqueológica

            La medición geofísica consiste en medir las propiedades eléctricas del subsuelo, el análisis químico de fosfatos, los cambios producidos en el suelo, tanto naturales como culturales.

            La medición magnética consiste en medir las pequeñas variaciones locales del campo magnético terrestre, de las estructuras que han sido calentadas, del movimiento de los óxidos férricos del suelo.

            La medición electromagnética combina las dos mediciones anteriores, contando con un emisor de señal hacia el suelo y un receptor de señal que los objetos enterrados devuelven.

            Los efectos de estas mediciones son prolongados, y por ello es posible detectar lugares donde ocurrieron en el pasado. Los problemas surgen porque a veces no se está seguro de que la tierra del muestreo proceda de los niveles arqueológicos de interés.

f) Actuación prospectiva arqueológica

            El muestreo aleatorio consiste en actuar al azar, y es el mejor desde el punto de vista matemático. No obstante, deja zonas sin cubrir. Da muestreos alineados o no alineados, de cuadrados o secciones.

            El muestreo sistemático trata de cubrir más zonas de forma premeditada. Ha logrado descubrir más de 100 yacimientos prehistóricos en 875 km2, donde anteriormente sólo se habían conocido 2 castros.

            Tras estos muestreos, lo aconsejable es recoger los restos más distintivos, para clasificar culturalmente el yacimiento.

            Interesa también analizar las materias primas circundantes, el tipo de fauna salvaje y doméstica, la distancia a las vías de comunicación, el horizonte visto desde el lugar.

            Tras esto, ya es posible comenzar la excavación del yacimiento, comenzando por donde es más urgente excavar.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia