PREHISTORIA DE ISRAEL

a) Pleistoceno tardío de Israel
b) Paleolítico de Israel
c) Mesolítico de Israel
d) Neolítico de Israel
e) Edad de Bronce de Israel

___________________________________________

a) Pleistoceno tardío de Israel

            En suelo cananeo, el primer humanoide fechado aparece en el 600.000 a.C[1], y el primer lugar importante conocido el de Ubeidija[2]. Del 300.000 a.C. nos han quedado guijarros colocados artificiosamente, del 250.000 huellas de puño y cortes de sílex[3] en las cuevas de Umm Qatafa[4] y Tabun[5].

b) Paleolítico de Israel

            Entre el 100.000 y el 50.000 a.C. el Mar Muerto y el lago de Tiberiades formaban un solo lago; es la época floreciente de la industria del sílex[6]. Por el 35.000 a.C. se constata la desaparición de los grandes animales, y el hombre empieza a salir de las cuevas para adentrarse en las llanuras costeras, en el valle del Jordán y en el Negueb, comenzando la caza[7] de bisontes, osos, gamos y jabalíes.

c) Mesolítico de Israel

            Del 10.000 al 7.500 a.C. se desarrolla la cultura natufiense[8], en torno a los emplazamientos agrícolas de Shuqba y Kebara[9], y en torno al lago Hule, donde surgieron las primeras viviendas[10] (de piedra y yeso, y aspecto circular), las primeras necrópolis[11], y la primera ciudad[12], autentico nacimiento de la Humanidad[13].

d) Neolítico de Israel

            Del 5.000 al 3.500 a.C. comenzó la cultura cerámica[14], pasando a ser su ciudad más importante la de Sha’r ha Golán[15]. Se generaliza aquí la cría de animales, la arquitectura megalítica[16], nuevos hábitats más enriquecidos[17], y los primeros objetos de cobre de la Humanidad[18].

e) Edad de Bronce de Israel

            Del 3.500 al 3.000 a.C. el epicentro cananeo se desplaza hasta Abu Matar y Bir el Bafadi[19], con ciudades subterráneas[20], talleres de adornos marfiles[21], complejos ritos funerarios[22], y el desarrollo de la primera metalurgia primitiva[23]. El templo completo descubierto en Engadi es el más antiguo mantenido en pie de la Humanidad[24].

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

______________

[1] Como punto intermedio en el éxodo del homo-erectus desde Africa hacia Europa, donde empezaron a hallarse fósiles en Dmanisi-Georgia (una mandíbula humana, del 1,5 m.a), Heidelberg-Alemania (la mandíbula de Manuer, del 600.000 a.C), Atapuerca-España (los esqueletos de Gran Dolina, del 800.000 a.C), Boxgrove-Inglaterra (una tibia del 500.000 a.C)… y los posteriores Neandertales (del 230.000 a.C).

            Los  descubrimientos de fósiles del homo-sapiens en Israel, por éxodo en este caso europeo hacia Oriente (como sucesores que eran de los neandertales), datarían ya del año 100.000 a.C (los fósiles de Dederiyeh), del 85.000 a.C (los de Kebara y Amud) y del 50.000 a.C (los de Tabun).

            Lo que sí ocurrió en este entorno de Oriente Medio, en torno al año 100.000 a.C, fue el surgimiento de los humanos modernos, que se universalizaron y reemplazaron totalmente a todas las distintas humanidades locales de Eurasia (neandertales, homo erectus…), a especie de una Eva negra.

            La duda está en si:

-cada línea humana moderna había evolucionado por separado,
-todas las líneas humanas modernas habían evolucionado al unísono.

            Para explicar este fenómeno, hoy se habla de la Teoría del Flujo genético, según la cual en todas las poblaciones pleistocenas de Europa y Asia se produjo, venido de Oriente Medio, un flujo de genes de tal magnitud, como para mantener la homogeneidad de todas las especies humanas, dispersas por tres continentes (cf. ARSUAGA, J. L; La especie elegida. La marcha de la evolución humana, ed. Temas de hoy, Madrid 2005, pp. 283-297).

[2] Al sur del lago Tiberiades.

[3] Pertenecientes al Modo tecnológico 3 o Musteriense, sucedido en el Paleolítico Medio en Oriente, y caracterizado por la Técnica Levallois (mediante la talla se preparaban los núcleos, dándoles una forma determinada, para luego extraer a partir de ellos las lascas). Esta técnica suponía ya abstracción, y un paso intermedio (el núcleo Levallois) en el trabajo de la piedra, para producir un instrumento pero no directamente (cf. ARSUAGA, J. L., op.cit, pp. 258-259).

[4] Al sur de Herodium.

[5] En el monte Carmelo.

[6] Puntas, láminas, cortes, punzones, rascadores… tanto en las cuevas de Tabun y Sukul como en la cueva de Abu Sif en el desierto de Judea.

[7] Gracias a la sustitución brusca de la industria Modo 3-Musteriense por la del Modo 4-Auriñaciense (no obstante los niveles intermedios entre el 3 y el 4, conocida como industria Chatelperroniense).

           Técnicamente el Modo 4 permitió la caza, pues utilizó el hueso, marfil y asta, y se caracterizó por núcleos alargados, lascas finas y bordes paralelos. Estas hojas eran luego transformadas en:

-los buriles, instrumentos biselados,
-los raspadores distales, para preparar pieles.

            Se dice que los fósiles hallados en Modo 4 son ya de plenos humanos modernos (u hombres de Cro-Magnon), y posibilitaron la pintura rupestre. (cf. ARSUAGA, J. L., op.cit, p. 267).

[8] Por el nombre de un wadi al nordeste de Lod.

[9] Entre Cesarea del Mar y Dor.

[10] Como las del poblado de Ain Mellaha (el primero de la Humanidad, con 200-300 habitantes), construidas como fosos circulares de 7-8 m. diámetro, excavados y rodeados de piedras, con paredes interiores cubiertas de yeso y pintura roja. En las afueras de este poblado de casas se han descubierto, así mismo, multitud de tumbas, con cráneos adornados en hileras de conchas, con ajuares de pilones, morteros de basalto decorados con motivos geométricos, e incluso 2 estatuillas, de una cabeza y de un hombre entero. Surgió también en este rico valle la recolección, tanto de la pesca como de la caza. (cf. CASTEL, F; Historia de Israel y Judá, ed. Verbo divino, Estella 1994, p. 21).

[11] Otras necrópolis también han sido descubiertas, aparte de la de Ain Mellaha, con datación del 9.000 a.C. y abundantes en sepulturas y ajuares de conchas, collares… en el monte Carmelo, el valle del Wad y el río Jordán.

[12] Jericó, en el año 7.500 a.C. ya contaba con más de 2.000 habitantes, auténtico hito por su antigüedad y por su volumen demográfico. Configurada como una red de chozas redondas, con calles comunicativas, muralla defensiva con foso adyacente, y la imponente torre redonda de 9 m. de diámetro… ya hacia el año 7.000 a.C. Jericó incorporó casas rectangulares (con paredes de ladrillo, decoradas con espinas de pescado, y frisos pintados de rojo) y los primeros lugares del culto de la humanidad (a especie de casas especializadas en el culto a los antepasados, con pinturas en estuco de ojos humanos y familiares antepasados) (cf. CASTEL, F., op.cit, p. 22).

[13] También en los poblados de Munhata, a 15 km. al sur del lago de Tiberiades, empezaron a aparecer casas cuadradas y redondas, mezclando la piedra con adobes, con suelos cubiertos de losas y paredes enyesadas. Empieza a surgir también en todo suelo cananeo la vida agrícola, con gran número de hoces, pilones, pilas y fuentes de basalto… y a seleccionarse los cereales y excedentes agrícolas (por no decir los comienzos de domesticación de animales, y su reserva para los actos cultuales). Hacia el 6.000 a.C. ya aparecen las primeras ciudades post-Jericó, como Biblos y la zona de Siria (cf. Ibid, p. 22).

[14] Que sustituyó en muchas ocasiones a los antiguos objetos de sílex y de piedra (no así a los pétreos molinos de brazo, invento cananeo por excelencia), por una cerámica muy decorativa, con incisiones de espinas de pez, y utilizada no sólo para ajuar domestico, sino para estatuillas de mujeres (sentadas, de pie, con brazos cruzados o sobre sus pechos… a imagen de la diosa madre) y objetos religiosos (cf. Ibid, 23).

[15] En la orilla derecha del Yarmuk (donde la futurísima batalla Islam-Bizancio).

[16] Se cuentan más de 200 dólmenes en la Alta Galilea y más de 20.000 en la Transjordania, con agrupaciones a veces de hasta 300 a 900 megalitos apiñados (cf. Ibid, p. 23).

[17] Como en:

-Tell el Fara, al nordeste de Naplusa, donde las casas de 2-5 m. diámetro y 2 m. profundidad incorporaban escaleras de piedra para los diferentes pisos,
-Nahal Mismar, entre Masada y Engadi, en el Mar Muerto, donde abundaban las joyas, cerámicas, cestillos, sandalias de cuero, tejidos y una pieza de telar,
-Teleilat el Gasul, al nordeste del Mar Muerto, donde las casas eran trapezoidales, se separaban por callejuelas estrechas empedradas, sus paredes presentaban frescos, y sus habitaciones incluían cofres, almenas, bancos de ladrillo, jarras, cuernos-batidora… y las primeras hachas de cobre de la humanidad).

             En todos las cuales abundan:

-los huesos animales, de ovejas, gacelas, osos, aves...
-los granos agrícolas, de trigo, cebada, lentejas, cebollas, ajos, olivas, dátiles... (cf. Ibid, p. 23).

[18] Como son los 429 bastones coronados de cabezas del pájaro ibis, de animales y hasta de un rostro humano, datados del 3.500 a.C, y como adornos para adornar los frontones de los templos (cf. Ibid, p. 23).

[19] En la zona de Bersebá-Idumea, al sur de Judea.

[20] Con pasadizos de 2,5 m. profundidad, salas unidas entre sí por túneles, techos de madera sostenidos por postes de madera, iluminación a base de lámparas primitivas, chimeneas hacia el exterior y graneros de intensa actividad agrícola.

[21] Como el taller de Bir el Safadi, productor de collares, pendientes, conchas, anillos, piedras preciosas…

[22] Muy parecidos, por otro lado, a los descubiertos recientemente al otro lado del país, en Hatzor (cerca de Tel Aviv) y Bebe Berac (al este de Jaffa), datados del 3.500 a.C. y con más de 200 osarios, muy decorados con motivos vegetales geométricos, y encima de cuya tapadera se hacía un agujero para meter por ahí el cadáver. Lo que habla ya de una cultura funeraria generalizada en el territorio, basada en los enterramientos, y no cremación ni inhumación (cf. Ibid, p. 24).

[23] A partir de los yacimientos de cobre de Punon, en el Arabá, y cuyo material era transformado en armas de cobre (mazas, hachas, puntas…).

[24] Como santuario en medio de un amplio recinto, con un altar rodeado de huesos calcinados.