PORTUGAL MEDIEVAL

a) Nacimiento de Portugal
b) Reconquista de Portugal
c) Independencia de
Portugal

________________________________________

 

NACIMIENTO DE PORTUGAL

 

a) Portugal española

            Tras el desembarco de los musulmanes en la península Ibérica el 711, también las españolas Lusitania y Gallaecia cayeron bajo su dominio el año 713. No obstante, los visigodos e hispano-romanos de Hispania no tardarían mucho en reaccionar, comenzando la Reconquista de todo el territorio peninsular.

            Tras la victoria de Don Pelayo en la Batalla de Covadonga-722, Asturias pasó a liderar la resistencia al Islam, y su caudillo Alfonso I no tardó en reconquistar Gallaecia y la mitad norte de Lusitania, desde el Miño hasta el Duero.

            Tras otra serie de victorias y derrotas con los musulmanes[1], León logró hacerse hacia el 878 con los dominios lusitanos hasta el río Mondego, fortaleciendo los condados de:

-Chaves[2], [2], que pasó a centro administrativo del norte,
-Portucale
[3], que pasó a centro administrativo del centro,
-y las ciudades de Coimbra
[4], Lamego[5] e Idanha[6].

            La campaña por Lisboa[7] fue el centro de los enfrentamientos entre leoneses y musulmanes, con incursiones esporádicas de Ordoño III[8] y devastaciones brutales de Almanzor[9].

            Con la llegada de Castilla, quedarían restaurados los obispados españoles de:

-Braga, en 1070,
-Coimbra, en 1080,
-Portucale, en 1114.

a.1) Condado de Portucale

            Dentro del reino Astur-leonés, existieron siempre grandes unidades con fines administrativos:

-siguiendo el modelo romano-visigodo,
-bajo el cuidado de comes-condes o dux-duques.

            Las discordias entre ambos territorios venían de las herencias heredadas o desheredadas, y nunca con vistas económicas o separatistas[10].

            Hacia el 938 ya aparece la unidad política de Portucale-Portugal por 1ª vez:

-como parte sur del condado de Galicia,
-como condado propio, poco después,
-siempre dentro del reino de León.

            Gozó Portucale de:

-dux propio, desde el 950,
-pequeños territoria a su alrededor.

            Tuvo el condado de Portugal sus primeros gobernadores en las personas de:

-Diego Fernández (+ 928), castellano casado con Onega Lucidez,
-Mendo Gonzálvez (928-950), gallego casado con Mumadona Díaz
[11],
-Gonzalo Méndez (950-999), hijo de Mendo Gonzálvez,
-Nuño Méndez (999-1096), de la casa gallega de Mendo Gonzálvez,
-Alvito Núñez, Nuño Alvitez, Mendo Núñez...

            En cuanto a intervenciones del reyes leoneses en Portugal, Bermudo II (984-999) permitió la creación del Partido Portugués, Alfonso V (999-1028) entregó a una de sus hijas al condado portugués…

            En cuanto a intervenciones de reyes castellanos en Portugal, Fernando I (1035-1065):

-estableció una nueva corte ducal en Braga, al norte lusitano[12],
-quitó a Portugal la terra de Santa María, para dársela a la sureña Coimbra
[13].

b) Teresa de Castilla

            Alfonso VI de Castilla[14] murió en 1109 sin poder haber transmitido su reino a nadie, pues:

-Sancho, heredero total, había muerto en la Batalla de Consuegra-1097,
-Urraca se había limitado a gobernar Galicia
[15],
-Teresa había aceptado Portugal y Coimbra, para ayudar a su hermana Urraca
[16].

            Aún así, Alfonso VI había casado a Urraca con Raimundo de Borgoña (tras el fracasado intento de hacerlo con Alfonso I de Aragón) con la esperanza de que su nieto descendiente, Alfonso VII, pudiese heredar todos los reinos de Castilla.

            Efectivamente, el joven Alfonso VII logró hacerse con el poder total en 1126, pero a costa de una guerra civil de 16 años, dura y sangrienta, y en la que:

-se perdió la dependencia de Portugal, que pasó bajo Teresa a reino independiente[17],
-se perdió fuerza en las líneas fronterizas del Tajo y las Extremaduras,
-se perdió el apoyo de los monjes y pueblos del camino de Santiago.

c) Alfonso I de Portugal

            Hijo de Teresa de Castilla y primo-hermano de Alfonso VII de Castilla, Alfonso I (1139-1185) tuvo una juventud llena de luchas y vasallajes con Castilla y León, hasta que en 1139 consigue la intercesión del cardenal Guido da Vico para:

-pedir ayuda militar y política a la Santa Sede[18],
-hacer de Portugal un vasallo ligio del papa
[19],
-reconocer a Portugal como reino alodial
[20].

            El año 1143 el papa Lucio II reconoce la autonomía plena de Portugal, bajo:

-un dux portugalensis,
-la terra de Portugal.

            No obstante, la independencia total de Portugal no llegaría hasta 1179, en que el papa Alejandro III reconozca solemnemente a Alfonso I como único rey legítimo de Portugal:

-sin lazos civiles ningunos con Castilla[21],
-sin lazos eclesiásticos ningunos con Toledo
[22].

d) Primado de Braga

            Braga había sido la sede metropolitana más antigua de Galicia en tiempos tardo-romanos y visigodos, y estuvo siempre al servicio del primado de Toledo desde el 589.

            Al independizarse Portugal, la ciudad pasó a pertenecer a territorio portugués, y entró en un largo conflicto con la sede toledana. En 1091 el arzobispo Pedro de Braga desobedece a la sede de Toledo y se pone del lado del antipapa Clemente III, y en 1100 el papa Pascual II concede una sentencia favorable a Braga respecto a Toledo, volviendo a la época de los suevos y pre-589. En 1103 Braga pasa a convertirse en:

-primada de Portugal, sometiendo a su dominio Coimbra, Viseu y Lamego,
-vasalla de Compostela-Galicia, aún sin hacer peligrar la independencia de Portugal.

            Con las reconquistas del Sur, Lisboa y las demás adquisiciones van a ir pasándose al dominio eclesiástico de Braga, sin problema alguno por ninguna parte.

 

 

RECONQUISTA DE PORTUGAL

 

a) Portugal musulmana

            Desde el 711 había ido asentándose al sur del Monago la civilización musulmana, a pesar de los intentos de reconquista y victorias puntuales que habían obtenido en la zona los reinos de Asturias, León y Castilla.

            El año 1085 España había dado el primer jaque-mate al Islam en la península, reconstruido el viejo Imperio español en Toledo, y puesto al Islam a la contraofensiva.

a.1) Periodo almorávide

            En efecto, un contingente de fanáticos almorávides desembarcó el 1086 en Algeciras, y en la Batalla de Sagrajas-1086 (junto a todos los reinos taifas unidos) vencen al emperador Alfonso VI[23]. Tras la victoria de Sagrajas, los almorávides encadenan al taifa Abdalá de Granada (por haber pagado tributo a los cristianos), y empiezan a destronar a todos los reinos taifas, incluidos los lusitanos, ocupando ellos su lugar[24].

            Santarin-1110 fue la 1ª ciudad lusitana en caer en manos almorávides, y la amenaza sarracena empezó a expandirse sobre toda la mitad sur de Portugal.

            Fue entonces cuando Alfonso I (1139-1185):

-manda construir el Castillo de Leiria-1135, como poderosa base defensiva,
-consigue la victoria en la Batalla de Ourique-1139.

            No obstante, la ofensiva musulmana continuó su desarrollo en Portugal, cayendo en manos almorávides Batalyaws-1145 y Usbuna-1147.

a.2) Periodo almohade

            Los almorávides no tardaron en caer en picado en España, gracias a los esfuerzos de Alfonso VII y a pesar de sus avances en Portugal. Así, en 1146 decidió el Islam dar otro salto a la Península, enviando ahora a los almohades[25], grupo fanático venido de Africa, y que también declaró al Cristianismo la guerra por el poder.

            Esta llegada, efectivamente, vino a paralizar las reconquistas cristianas por el Sur, y a reunificar Andalucía bajo dominio musulmán[26]. En Portugal, Sancho I (1185-1211) vio como Isbiliya, Santarem-1185, Torres Novas-1190 y Silves-1191... eran una y otra vez devastadas por los almohades.

            Pero con Alfonso II (1211-1223) la suerte quedó echada. El 16 julio de 1212, y bajo un ejército impresionante de los 5 reinos cristianos de España[27] (incluido el de Portugal[28]), Alfonso VIII de Castilla en persona comandó la Cristiandad hacia las Navas de Tolosa-1212, en pleno Despeñaperros musulmán. La victoria cristiana fue brutal, y tuvo eco internacional.

            El poder musulmán se descompuso para siempre en España, Castilla pasó a liderar todos los puertos, entradas y controles de Andalucía, y Alfonso VIII pasó a gobernar España entera, con reconocimiento internacional[29]. Portugal pudo finalmente respirar, y pasar a la reconquista definitiva del Sur[30].

b) Cruzada cristiana en Portugal

            Desde el 711, España había luchado en suelo portugués contra la invasión hostil del Islam. Tras su petición de status como reino-1139, Portugal pidió ayuda internacional para hacer frente al Islam, recibiendo 5 contingentes cruzados enviados por el papa de Roma[31]:

-en 1147, para la conquista de Lisboa,
-en 1189, para la conquista de Alvor y Silves,
-en 1190, para ayudar en el sitio morisco a Santarem,
-en 1197, en un apoyo extra a la ciudad de Silves,
-en 1217, para la conquista de Alcácer do Sal.

            Por influjo de su instalación en España, también las órdenes militares de la Iglesia fortalecieron los núcleos cristianos de población, destacando la presencia de[32]:

-la Orden de Templarios[33], venidos en 1128,
-la Orden de Hospitalarios
[34], venidos en 1150,
-la Orden de Calatrava
[35], llegada en 1170,
-la Orden de Santiago
[36], llegada en 1170.

            Al igual que ayudaron las órdenes mendicantes de la Iglesia, como:

-la Orden de Cistercienses[37], llegada en 1153,
-la Orden de Franciscanos
[38], llegada en 1222,
-la Orden de Agustinos
[39], llegada en 1243.

            En prácticamente 50 años, las órdenes militares lograron torcer la balanza del poder hacia lado portugués[40], dejando como único foco musulmán la costa sur de Portugal que limitaba con Huelva-España.

            Se centró la Cruzada cristiana en la Reconquista del Algarve[41], último foco musulmán en el sur de Portugal. Tras haber sido ya conquistada por Sancho I su capital Silves en 1189, ésta y todo su reino había vuelto a caer en manos musulmanas de forma estrepitosa. Por lo que su reconquista no iba a ser nada fácil para Portugal.

            En efecto, Nassir ibn Mahfuz[42] se había vuelto a hacer con todo el sur portugués en 1234, incorporado incluso la taifa española de Niebla[43], y al que había denominado como reino de Al-Garb (lit. reino musulmán más occidental).

            Durante el reinado de Sancho II de Portugal (1223-1247) se conquistaron numerosas plazas alemtejanas y del margen derecho-sur del Guadiana, reduciendo el Algarve portugués musulmán a los enclaves en Aljezur, Faro, Loulé y Albufeira. Por su parte, Fernando III de Castilla lograba llegar a acuerdos con Ibn Mahfuz en 1239 para que el Algarve español se hiciese vasallo de Castilla[44].

            Nada más subir al trono, Alfonso III de Portugal (1247-1279) reclama en 1248 el Algarve portugués, asumiendo el título de rey de Portugal y el Algarve (cosa que hizo también Alfonso X de Castilla, arrogándose el título de rey de Castilla y el Algarve[45]).

            En el Tratado de Badajoz-1267 la cuestión quedó zanjada[46], renunciando Alfonso X de Castilla al Algarve portugués[47].

c) Repoblación cristiana de Portugal

            La unión del norte con el sur portugués implicó un desplazamiento de la población cristiana portuguesa[48], sin dejar vacíos interiores[49].

            Por otro lado, la victoria cristiana promovió la emigración de musulmanes hacia la España todavía sin conquistar, o hacia Africa[50].

            Los mozárabes procuraron mantener sus viejas costumbres. Los judíos también se quedaron a vivir en Portugal en masa, y los escasos musulmanes que se quedaron fueron desterrados al vértice opuesto al que vivían, por derecho portugués de conquista.

            En cada ciudad conquistada se obligó[51] a los moriscos a salir del recinto amurallado y establecerse en los suburbios, hasta que le llegara una nueva orden de deportación. Los cristianos podían ocupar su centro urbano, a mano armada si hacía falta[52].

            En el campo los musulmanes podían quedarse, pero a costa de un incremento en sus impuestos[53], por deudas contraídas de ocupación de suelo[54].

            Los latifundios de tierras pasaron a ser bastante mayores en el centro que en el norte, y en el sur las órdenes de caballería se repartieron casi toda la desdibujada superficie. El rey se reservó para sí las ciudades y los nuevos centros urbanos.

d) Organización municipal de Portugal

            Ya en tiempos musulmanes, cada población islámica reconocía diversos órganos de auto-gobierno dentro de la comunidad cristiana:

-un concejo de jefes de familia[55],
-un dirigente cristiano elegido como portavoz,
-un auto-sistema de impuestos responsable.

            Tras la expulsión de los musulmanes del poder, los viejos y los nuevos poblados retomaron aquella situación preexistente como norma elemental:

-poniendo cada poblado en manos de concejos municipales[56],
-reservando los medios de producción, de cada poblado, siempre al monarca.

            Pero la población venida de fuera empezó a dibujar una nueva situación en cada poblado existente, lo que llevó a la necesidad de buscar un nuevo ordenamiento. Fue el momento en que surgieron los fueros, concedidos por el rey y ejecutados por el clero y nobleza, y que se extendieron por toda la Baja Edad Media portuguesa.

            Seis modelos de fueros[57] fueron copiándose de unos sitios a otros, con gran parecido a los españoles[58] y enormes diferencias a los modelos comunales europeos.

 

 

INDEPENDENCIA DE PORTUGAL

 

a) Dionisio I de Portugal

 

Hijo de Alfonso III, Dionisio I (1279-1325) recibió de su padre un reino libre de musulmanes y totalmente independiente, incluido el Algarve[59]. Centralizó todo el poder en torno a la Corona[60], viajando él personalmente a todos los rincones. Fue el primer rey administrativo y no militar, salvo una breve contienda con Castilla por las posesiones de Serpa y Moura[61], y en un periodo especialmente tormentoso en Europa[62].

 

A nivel legislativo, Dionisio I suscribió para Portugal:

 

-la ley civil y criminal,
-la ley de protección de las clases bajas
[63].

 

A nivel de infraestructuras, Dionisio implantó:

 

-la explotación de minas de cobre, hierro y plata[64],
-el primer acuerdo comercial portugués
[65],
-la marina portuguesa
[66], y la construcción de varios puertos,
-la construcción de numerosos castillos,
-la creación de nuevas ciudades y privilegios de las villas.

 

A nivel agrícola, Dionisio:

 

-redistribuyó las tierras,
-plantó bosques de pinos en la zona de Leiria,
-protegió los cultivos del avance de las arenas costeras,
-organizó comités de agricultores,
-tuvo especial interés en el desarrollo de las exportaciones.

 

A nivel comercial, el monarca portugués:

 

-instituyó mercados fijos,
-reguló las actividades urbanas.

 

A nivel cultural, el impulsivo mandatario:

 

-promovió personalmente la ciencia y la poesía,
-suscribió la fundación de la universidad de Coimbra,
-hizo de Lisboa uno de los centros europeos del conocimiento universal,
-mandó traducir importantes obras de la península Ibérica.

b) Alfonso IV de Portugal

 

Vencedor sobre su hermano bastardo[67], Alfonso IV (1325-1357) volvió a enlazar a Portugal con Castilla[68]. Intentó castigar a la fronteriza Badajoz, pero fue derrotado por Castilla en la Batalla de Barcarrota-1336:

 

-firmando el tratado de Paz de Sevilla-1339,
-comprometiéndose a enviar tropas portuguesas a la Batalla del río Salado contra los benimerines
[69].

 

Inmerso en problemas sucesorios con sus hijos[70], Alfonso IV descubrió las Islas Canarias[71], aparte de que a nivel naval[72]:

 

-dotó a Portugal de una marina propiamente portuguesa,
-aumentó la flota comercial,
-ordenó las primeras expediciones marinas.

 

c) Pedro I de Portugal

 

Solventada la limpieza del reino por parte de su padre[73], Pedro I (1357-1367) volvió a enlazar Portugal con Castilla[74], con apoyo militar incluido[75].

 

Dotado de odio y crueldad[76], persiguió a gente de todas las clases sociales[77] y trató de liberar a la corona portuguesa de la intervención papal y de la Iglesia.

 

d) Fernando I de Portugal

 

Noveno y último monarca de la dinastía de Borgoña, Fernando I (1367-1383) se movió entre constantes intrigas internas, venidas de antiguo y empeoradas ahora por su esposa portuguesa[78].

 

Tras la paz del Tratado de Alcoatim-1371, Fernando I se dedicó a la reconstrucción de viejas fortalezas en Portugal[79].

 

Fernando I favoreció durante su reinado[80]:

 

-las relaciones comerciales, trayendo comerciantes internacionales a Lisboa,
-la construcción de navíos, permitiendo la tala de bosques para tal fin,
-las actividades navieras, concediendo importantes exenciones fiscales
[81].

 

A su muerte, y sin heredero varón, los conflictos de Leonor volvieron a brotar[82], hasta que el Gran Maestre de la Orden de Avis[83] reclamó el trono y se hizo militarmente con él[84].

 

e) Juan I de Portugal

 

Primer monarca de la dinastía de Avis, Juan I (1385-1433), accedió al trono con golpe de estado incluido[85], para evitar que Portugal pasase a manos españolas[86].

 

Reclamada legítimamente la corona por España, la decisión estaba tomada, y la guerra también. En la Batalla de Aljubarrota-1385[87] el ejército castellano fue aniquilado, obligada Castilla a firmar la paz, y publicadas las pretensiones portuguesas de ejercer su propia dinastía.

 

Bajo el reinado de Juan I:

 

-se impone el portugués como idioma oficial,
-se inicia la búsqueda de nuevos botines-1401
[88],
-se Conquista Ceuta-1415
[89],
-se dan licencias a Enrique el Navegante para comenzar sus exploraciones
[90].

 

f) Mercados medievales portugueses

 

         Se desarrollaron en torno a la cría de ganado, fuente de riqueza por excelencia del país, y que supieron sacar rendimiento a:

-la explotación pecuaria, en torno al Miño y Beira,
-la explotación ovina, caprina y bovina, en torno a Tras-os-Montes,
-la cría de caballos, a lo largo de todo el país.

          El mercado de productos agrícolas no fue muy variado, comercializándose sobre todo:

-los cereales, en la zona norte,
-el centeno y la cebada, en la zona interior,
-los frutales, en la zona sur,
-el pescado, en la zona costera.

          Los precios fueron evaluándose en torno a cabezas de ganado, medidas agrarias e impuestos. Pero fueron siempre en detrimento de Portugal, pues no tenía gran variedad de productos que ofrecer a los mercaderes que venían cargados de productos de fuera.

La moneda también fue utilizada por Portugal:

-acuñando sus propios vellones y morabitinos de oro,
-utilizando los maravedíes castellano-musulmanes.

Las corrientes de intercambio fueron principalmente dos:

-hacia León, puerta del mundo báltico,
-hacia Badajoz, puerta del mundo mediterráneo.

          Las ferias más importantes fueron desarrolladas en:

-la vieja Ponte de Lima, existente desde 1125,
-Braga, Lamego, Viseu y Chaves, ciudades con enjambres de mercaderes,
-la comunal Coimbra, de fuero comercial especial.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

_____________

[1] Devastadoras fueron las campañas de los musulmanes en los años 764, 791, 794 y 840.

[2] La vieja Flaviae romana, en la desembocadura del río Lima, entre el Miño y el Duero.

[3] En la desembocadura del río Duero, y cuyo gobierno fue encomendado por ALFONSO III a VIMARANO PEREZ, con tareas de poblamiento.

[4] La vieja Conimbriga romana, en la desembocadura del río Mondego, entre el Duero y el Tajo.

[5] La vieja Lamecum romana.

[6] La vieja Egitania romana.

[7] En la desembocadura del río Tajo, y auténtico enclave de la Lusitania del Sur.

[8] Casi definitiva pareció la del 955.

[9] Cuyos efectos tardaron en ser reparados casi 50 años después.

[10] Famosas fueron las disputas en Galicia, donde ORDOÑO II DE LEON (910-914) fue conde de Galicia antes que rey de todo el reino de León, hasta que decidió dividirse Galicia en dos por sus dimensiones. En esta desmembración de Galicia en dos, fue cuando se encomendó Galicia Sur (zona portuguesa) a RAMIRO ORDOÑEZ, duque de Portugal antes que el gran RAMIRO II DE LEON (930-950).

[11] Hija de DIEGO FERNANDEZ.

[12] Con la intención de centralizar todo el territorio español, recortando los condados más extensos (como era el caso del portugués).

[13] Con la intención de inaugurar una nueva dinastía castellana en Coimbra, en la persona de SESNANDO DAVIDIZ (intención que llegó a cuajar, pero que los gobernadores de Portugal se encargarían muy pronto de hacerla disolver, cuando llegó al trono de Coimbra MARTIN MONIZ).

[14] Coronado como “imperator totus Hispaniae” en 1077.

[15] Desde 1093, y gobierno que llevó a cabo URRACA DE CASTILLA de la mano de su marido RAIMUNDO DE BORGOÑA, con conquistas importantes que hizo en Santarem-1094 y Lisboa-1095, expandiendo así el reino de Galicia desde el Duero hasta el Tajo.

[16] Desde 1096, y gobierno que llevó a cabo TERESA DE CASTILLA de la mano de su marido ENRIQUE DE LORENA, primo de Raimundo de Borgoña, y de cuyo enlace salió el futuro ALFONSO I DE PORTUGAL.

[17] Gracias a la decisión del papa, que tenía poder para crear o suprimir reinos por su cuenta. En este caso, concedió la independencia y reinado a Portugal en 1139, recayendo la corona en ALFONSO I DE PORTUGAL, hijo de TERESA DE CASTILLA. Portugal fue siempre reconocido por ALFONSO VII DE CASTILLA y por toda España. Aunque las ayudas le empezaron a venir de Roma, pues Portugal había decidido hacerse vasalla del papa, a cambio de que los cruzados europeos conquistasen Lisboa y costeasen el Atlántico.

[18] Deseo que sería hecho realidad con el papa LUCIO II, y el envío que hizo de los ejércitos cruzados papales a la “cruzada” de Portugal.

[19] El feudo ligio suponía vasallaje exclusivo a un único señor, que en este caso era el papa (cf. OLIVEIRA MARQUES, A, H; Historia de Portugal, t. I, ed. Fondo de Cultura Económica, México 1983, p. 60).

[20] Esto es, libre de toda carga y derecho señorial (cf. OLIVEIRA MARQUES, op.cit, p. 60).

[21] Lazos que la Santa Sede ya había podido desenredar en 1157, a la muerte de ALFONSO VII DE CASTILLA y cuando en la herencia dejada a sus hijos SANCHO III DE CASTILLA (que se quedó con Castilla) y FERNANDO II DE LEON (que se quedó con Galicia y León)… no entró Portugal en el reparto.

[22] Arzobispado de Toledo que cedió la vieja Lusitania, pero a costa de fortalecer su primacía sobre el resto de las nuevas Españas reconquistadas.

[23] No obstante, las pérdidas de ALFONSO VI DE CASTILLA no fueron tan cuantiosas como refieren las crónicas árabes, que hablan de 50.000 cristianos muertos. Según los recientes estudios, en la Batalla de Sagrajas-1086 debieron caer 8.000 musulmanes y 4.000 cristianos, aunque Alfonso VI reconoció su derrota.

            Sagrajas fue, además, la causa de que ALFONSO X DE CASTILLA, años después, organizara la Orden de Caballería de Sta. Mª la Mayor, con la misión naval de atravesar el Estrecho, para conquistar así el norte de África y evitar las incursiones norteafricanas a España.

[24] Sólo el reino taifa de Zaragoza fue respetado, a cambio de los tributos que tenía que rendirles.

[25] Otro grupo venido de Africa, y también fanático.

[26] Pues era lo único que ya les quedaba, ya que Levante estaba prácticamente también en manos aragonesas.

[27] León, Navarra, Castilla, Aragón y Portugal, menos el de León.

[28] Bajo la dirección de ALFONSO II DE PORTUGAL, que marchó a las Navas de Tolosa al frente de un imponente ejército portugués.

[29] Aun así, los soldados castellanos se quejarán de los cruzados europeos, pues algunos de ellos se retiraban a media batalla, o luego arrasaban y robaban más de lo que estaba estipulado.

[30] Al igual que FERNANDO III DE CASTILLA hará en Andalucía, y JAIME I DE ARAGON en todo el Levante español.

[31] Destinados sobre todo a evitar ataques marítimos musulmanes a los principales puertos portugueses.

[32] Con el desgaste militar, repoblador y económico que eso llevaba consigo.

[33] Que recibieron los territorios de la Beira Baixa y la zona entre el Mondego y el Tajo.

[34] Que recibieron los territorios entre el Tajo y el Guadiana.

[35] Que recibieron los territorios de Alto Alentejo, fundando su capital en Avis e instalando allí su castillo central.

[36] Que recibieron numerosos territorios al sur del Tajo: el Baixo Alentejo, península de Setúbal y el Algarve portugués.

[37] Que recibieron la Beira Litoral y la Extremadura.

[38] Que recibieron potestad para movilizarse y establecer casas por todo el territorio portugués, ya fuese fuera o dentro de los poblados.

[39] Que recibieron Coimbra (Santa Cruz) y Lisboa (San Vicente).

[40] No sin exención de numerosas razzias musulmanas, que fueron inintermitentes.

[41] Reino musulmán de la costa sur de Portugal, que tras su reconquista siguió teniendo el rango de reino (2º de Portugal, y al que se fueron insertando todas las islas y colonias africanas que se iban descubriendo), hasta la proclamación de la República portuguesa en 1910.

[42] Conocido como AMIR AL-GARB (lit. emir del Occidente).

[43] Enorme taifa que iba desde la desembocadura del Guadalquivir a la del Guadiana, y que todavía estaba sin conquistar por España. Lo que traerá problemas futuros enormes, una vez que Niebla y el Algarve queden reconquistados, pues:

-ALFONSO X DE CASTILLA reclamará que el reino entero de Algarve pertenece a España, incluida la parte portuguesa,
-ALFONSO III DE PORTUGAL se arrogará el título de rey de Portugal y el Algarve.

[44] Incluyendo en el concordato la cesión a Castilla del Algarve portugués todavía musulmán.

[45] Y es que la cuestión de fronteras en los reinos españoles tuvieron muy difíciles peculiaridades, dada su realidad conquistadora y repobladora, y sus condiciones de realidades anteriores existentes. La frontera, por ejemplo:

-obligó a crear una sociedad más guerrera en la península que en Europa,
-matizó la realeza como jefatura militar,
-promovió una mayor movilidad poblacional,
-abrió espacios nuevos sin dueño nuevo,
-fue sucediendo unos espacios y situaciones a otras previas…

            (cf. LADERO QUESADA, M.A; Historia universal, vol. II, ed. Vicens Vivens, Barcelona 2007, p. 664).

[46] Dándose por terminado, además, el vasallaje de Portugal a Castilla (asunto que quedaría renovado en el Tratado de Alcañiz-1297, con una solución favorable a Portugal en los litigios fronterizos de la línea del Guadiana y los norteños Duero y Ribadecoa (cf. LADERO QUESADA, M.A, op.cit., p. 895).

[47] Estamos, como se ve en torno a este mismo tratado, en un momento de relevo político generacional en la Peninsular de gran trascendencia, que en Portugal quedará plasmado en el largo reinado de su próximo monarca, DIONISIO I DE PORTUGAL, 1279-1325 (cf. Ibid., p. 893).

[48] Dirigida por el clero (que iba fundando nuevas poblaciones), y por los reyes, que:

-otorgaron privilegios, exenciones, derechos, reducciones tributarias,
-concedieron libertad de servidumbre, propiedad privada de tierras, cargos gubernativos.

[49] Eso sí, con grandes diferencias culturales, pues los cristianos rudos del norte se mezclaron con mozárabes refinados y urbanos del sur.

[50] Pues la convivencia entre musulmanes y portugueses se hizo imposible, una vez reconquistada Portugal. Así, tanto las clases dirigentes musulmanas como los pequeños mercaderes, campesinos musulmanes… abandonaron Portugal bastante malhumorados. Sólo los viejos o pobres musulmanes se quedaron en Portugal.

[51] En el plazo de un año.

[52] Por los derechos y legitimidad a la propiedad privada que les había concedido el rey de Portugal.

[53] Consistente en que todos los años tenían que pagar un impuesto por cabeza (no por familia) equivalente al 10% de su producción, 5% de su propiedad, impuestos aduaneros y el resto de impuestos indirectos estatales.

[54] De hecho, en una generación todo el suelo pasó a ser propiedad íntegra de los portugueses, pues los musulmanes se habían marchado, exiliado, o pagado todos sus impuestos en cesión de suelo.

[55] Los que en Portugal pasaron a denominarse “hombres buenos”.

[56] Componiéndose cada concejo de:

-1 Asamblea popular, de “hombres buenos”, propietarios y mercaderes del pueblo,
-4 magistrados, a forma de delegados elegidos por la asamblea popular,
-2 judex-alcaldes, uno elegido por el párroco y otro por el rey,
-1 almotacén, o administrador económico del concejo.

[57] A forma de “familias” de fueros.

[58] Ver toda la implantación y desarrollo de los fueros hispánicos en mercaba.org/GradodeHistoria/Nacimiento_de_Castilla.htm.

[59] Como se ve, la labor de desgaste su padre permitió al monarca poder afrontar con calma una nueva etapa para la Corona de Portugal, dentro de un contexto internacional de enormes cambios negativos:

-demográficos, de drástica recesión europea,
-económicos, de grave crisis agraria, fenómenos inflacionistas y soluciones trans-humantes poco afortunadas,
-urbanos, de conflictos mercantiles y políticos.

            (cf. LADERO QUESADA, M.A; Historia universal, vol. II, ed. Vicens Vivens, Barcelona 2007, pp. 893-894).

[60] Apoyándose decididamente en las ciudades, frente a las pretensiones aristocráticas y la jurisdicción eclesiástica del alto clero. No obstante, las resistencias de los nobles no se hicieron esperar, encabezadas por su propio hijo y con importantes victorias de 1322 a 1324.

[61] Solventada por DIONISIO I DE PORTUGAL con la firma del Tratado de Alcañices-1297, un pacto de fronteras con FERNANDO IV DE CASTILLA que ha permanecido hasta nuestros días.

[62] De hecho, tuvo que crear la Orden de Cristo, como sucesora de la escindida en Francia Orden del Temple.

[63] Ante abusos y extorsiones, a instancias de su esposa (la princesa ISABEL DE ARAGON), y con mejoras de la vida de los más desfavorecidos y fundación de diversas instituciones sociales.

[64] Y organizó la exportación del exceso de la producción a otros países europeos.

[65] Firmado en Inglaterra en 1308.

[66] Al mando de un almirante genovés.

[67] ALFONSO SANCHES, no tenido con ISABEL pero a quien la reina y madre de ALFONSO IV DE PORTUGAL supo sofocar.

[68] Casándose con la princesa BEATRIZ DE CASTILLA, y dando su 1ª hija MARIA a ALFONSO XI DE CASTILLA. Segundo hecho que no trajo sino nuevas contiendas luso-castellanas, por el desprecio del monarca español hacia su esposa en público. Guerra de celos que no terminaría sino tras de cuatro años de enfrentamientos, y gracias a la intervención de la propia María.

[69] Fundamental para que Castilla cerrara el Estrecho de una vez para siempre, ante el acoso de los musulmanes de Fez-Marruecos.

[70] Pues su heredero PEDRO se había enamorado perdidamente de una española no princesa, INES DE CASTRO, de la que tuvo hijos ya desde la temprana edad.

[71] Parece ser que adelantándose a las expediciones de genoveses, mallorquines y castellanos.

[72] cf. SANCHEZ SAUS, R; La conquista del Atlántico. Navegación, colonizaciones y comercio en los siglos VI al XVI, ed. Arcos, Madrid 2000, pp. 51-53).

[73] A las bravas, pues había mandado asesinar en 1355 a su amante INES DE CASTRO sin más rodeos, para evitar problemas irresolubles internos en la Corona portuguesa.

[74] Casándose con la princesa CONSTANZA DE CASTILLA.

[75] Como el que le ofreció ante una planificación de invasión que había hecho la Corona de Aragón sobre el reino de Castilla.

[76] Por haber visto como asesinaban a su querida, y se quedaba sin ella.

[77] Empezando por los asesinos de INES DE CASTRO a los que mandó ejecutar despiadadamente.

[78] LEONOR TELLEZ DE MENESES, que se había divorciado de su marido (un noble portugués, para alcanzar la corona consorte portuguesa), y que para colmo no le dejó un heredero varón.

[79] Como fue la reedificación de las murallas de Oporto y Lisboa.

[80] cf. SANCHEZ SAUS, R; La conquista del Atlántico. Navegación, colonizaciones y comercio en los siglos VI al XVI, ed. Arcos, Madrid 2000, pp. 54-56).

[81] Siendo este el momento en que se crea la Compañía Naviera:

-en la que tenían obligación de registrarse todos los navíos,
-en la que se creó un fondo común para la reparación de buques.

[82] En este caso reclamando la corona para su hija BEATRIZ DE PORTUGAL, que había sido dada (en previsión del nacimiento de un varón) a JUAN I DE CASTILLA, y que supondría el paso de Portugal a manos españolas (cf. LADERO QUESADA, M.A; Historia universal, vol. II, ed. Vicens Vivens, Barcelona 2007, p. 905).

[83] Futuro JUAN I DE PORTUGAL y hermano bastardo de FERNANDO I DE PORTUGAL, tenido por su padre común (PEDRO I DE PORTUGAL) y la querida TERESA GUILLE LOURENÇO.

[84] Liderando una coalición revolucionaria de burgueses mercantiles (que se estaba sublevando contra el rey en Lisboa) y de buena parte de la nobleza portuguesa (que necesitaba un líder militar para destronar a una dinastía que había ido recortando sucesivamente sus derechos). Así, pues, los burgueses y nobles auparon al maestre JUAN DE AVIS a la Corona portuguesa, en las Cortes de Coimbra-1384 (cf. LADERO QUESADA, M.A; op.cit., pp. 905-906).

[85] Hecho que, sin embargo, dio por bueno las Cortes de Portugal, reunidas el 6 de abril de 1385 en Coimbra, y donde se decidió cerrar la puerta a la corona portuguesa de España. Fue allí donde se declaró “al INFANTE JUAN rey de Portugal, con el nombre de JUAN I DE PORTUGAL y Gran Maestre de la Orden de Avis”.

[86] Pues la heredera a la Corona era BEATRIZ DE PORTUGAL (la hija natural de FERNANDO I DE PORTUGAL y LEONOR), casada con JUAN I DE CASTILLA, y en manos españolas por tanto.

[87] Bajo el mando de NUNO ALVARES PEREIRA, como condestable de Portugal.

[88] Tras la Batalla de Aljubarrota, y cuando Portugal vivió una época de ambición turbulenta e inédita. Se había pensado en atacar y conquistar el reino de Granada, pero JUAN I DE PORTUGAL se decidió por la costa africana:

-para obtener botines para la nobleza y burguesía,
-para evitar la costa española, y no entrar en más conflictos con Castilla.

            Pero el ideal era claro: Portugal necesitaba salir de sus fronteras como fuera, y empezar a buscar negocios y beneficios internacionales.

[89] Bajo el mando del condestable NUNO ALVARES PEREIRA, cuando Portugal decide introducirse en el Estrecho de Gibraltar y asaltar la primera fortaleza africana. Vueltos victoriosos y con los despojos a Lisboa, la política de agresión a Africa ya no tuvo vuelta atrás.

[90] Inspirador de los grandes descubrimientos lusitanos del s. XV, ENRIQUE EL NAVEGANTE (1394-1460) había sido ya el creador de la Escuela náutica de Sagres, a especie de centro polivalente, arsenal, observatorio, taller cartográfico, escuela náutica y colegio mercaderes de la Corona portuguesa (cf. ARMILLAS, J. A; “Descubrimiento  y contacto con otros mundos”, en FLORISTAN, A (dir.); Historia moderna universal, ed. Ariel, Madrid 2009, p. 30).