CATEDRAL DE NOYON

a) Noyón
b) Catedral Notre Dame de Noyón
c) Exterior de la Catedral
d) Planta de la Catedral
e) Nave de la Catedral
f) Alzado de la Catedral
g) Decorado de la Catedral
h) Exterior de la Catedral

___________________________________________

a) Noyón

            Situada a 80 km. al norte de París, la comarca de Noyón había comenzado su existencia en el s. III d.C. como campamento romano[1] de Garnison, y se había mantenido después como importante centro comercial.

            Su andadura como ciudad vino de la mano de San Medardo[2], su primer obispo y auténtico estructurador de su fisonomía. El distrito canónico de Noyón, levantado por su fundador Medardo, junto a su escuela episcopal[3], es probablemente el más completo y mejor conservado en todo el norte francés.

            Hacia 1160, y para compensar la pérdida de Tournai[4], el complejo canónico de Noyón fue erigido en condado noble, pasando a celebrarse en su interior la ceremonia de coronación de los reyes de Francia[5], donde el conde-obispo[6] de Noyón les imponía la banda real.

            Finalmente, el gran obispado de Noyón fue abolido en 1790, y su territorio desmembrado en beneficio de los nuevos obispados creados en su condado: Amiens (en la Somme), Soissons, y Beauvais (en la Aisne al Oise). En 1851 Noyón se unió a la diócesis de Beauvais[7].

b) Catedral Notre Dame de Noyón

            Se trata de una de las obras maestras de la arquitectura gótica del s. XII[8], la 2ª de las catedrales francesas[9], la 3ª de las experiencias arquitectónicas góticas[10], y la 1ª en adoptar un tratamiento único del espacio y la luz.

            En efecto, levantada sobre la catedral románica incendiada en 1131[11], y sobre otras 3 iglesias[12] que también precedieron a la románica, la gótica Notre Dame de Noyón (1145-1160) incorporó elementos inéditos por su:

-altitud, de gran virtuosismo,
-ligereza, con división de la pared en la parte superior, por medio de delgadas galerías,
-magnitud, con el añadido del enorme claustro central,
-suntuosidad, con la sala del tesoro, en la cabecera de la iglesia,
-despreocupación, a la hora de economizar materiales y horas de trabajo,
-riqueza de formas, en los edificios administrativos, iluminados sin más finalidad que la decorativa.

            El complejo catedralicio fue completado[13]:

-en su lado este, con la sacristía[14] y tesoro de 2 pisos (ca. 1170),
-en su lado sur, con el palacio episcopal y una capilla privada (ca. 1180),
-en su interior, con el hospital episcopal levantado (ca. 1190) en las inmediaciones del claustro,
-en su lado oeste, con las habitaciones de los canónicos y la iglesia parroquial de Santa María Magdalena.

            Son algunas de sus dimensiones:

-longitud: total (103,1 m), del crucero (48,6 m),
-anchura: total (32,8 m), de la nave (10,5 m), del crucero (9,6 m),
-altura: de la torre (66 m), de la nave central (22,7 m), de los pasillos laterales (8,7 m).

c) Exterior de la Catedral

            Alrededor de la catedral de Noyón hacen acto de presencia 5 edificios adosados, y conectados todos ellos a la planta central:

-el refectorio, con su bodega y desván,
-la cárcel episcopal, con una sala de audiencias,
-la sala capitular, en la actualidad la sacristía,
-la tesorería,
-la biblioteca, con un lugar para el capítulo de los canónigos actuales.

            Destaca también en el exterior la presencia de 2 torres inconclusas, del s. XIII en su parte más superior, y cuyos motivos decorativos fueron dañados considerablemente en el incendio de 1293.

            El claustro, de 1230, da a la nave lateral noroeste por un lado, y a la sala capitular por otro lado, y presenta una entrada adornada con estatuas escultóricas de los obispos diocesanos de Noyón.

            La fachada principal, o fachada oeste, fue ideada en el s. XII en forma de crucero, y recibió la agregación de un gran porche, a forma de nártex inglés, en el s. XIII. Su decoración original gótica ha sido totalmente mutilada[15]. Fue, sin duda, una de las fundadoras del nuevo arte gótico, marcada por una creciente claridad y la observancia del principio geométrico[16].

            Los contrafuertes, todavía originales del XII en los transeptos, se caracterizan por la fuerte pendiente de su parte superior[17], según modelos ya conocidos en el románico. Pero fue innovador en Noyón la proyección más profunda que se les dio en la parte inferior, sobresaliendo menos en la parte superior[18], y permitiendo una mayor estética y elegancia exterior a la catedral.

d) Planta de la Catedral

            Se trata de una planta de cruz latina, con una longitud este-oeste de 103 m, y que presenta como rasgos más originales[19]:

-el transepto con brazos redondeados,
-el macizo occidental.

            El transepto actual no pertenece al proyecto primitivo, previsto con brazos rectangulares. Fue en el curso de la 3ª campaña cuando un nuevo arquitecto adoptó la fórmula de que sus 2 brazos terminasen en ábsides semicirculares, siguiendo un modelo que ya se encontraba en otros edificios de la época[20]. Destaca la presencia de 2 torres[21] en el brazo oriental del transepto. Tiene 3 naves longitudinales y utiliza techumbres con bóvedas de crucería y de arista. Carece de triforio y galería de arcos.

            El macizo occidental consiste en la inmensa antenave occidental, precedida de un gigantesco pórtico. En el interior, ofrece un tramo que se dilata a lo largo de la nave y se dirige, sin interrupción, hasta las bóvedas[22].

            En cuanto a la cabecera, ésta presenta un ábside desarrollado[23], semicircular de medio punto, con girola y capillas absidiales abiertas.

            Las capillas laterales fueron añadidas al pasillo-ala norte en el s. XIV y las del pasillo-ala sur en los s. XV (con ricas decoraciones) y XVI.

e) Nave de la Catedral

            Construida de 1180 a 1205, se trata de una nave tripartita, bordeada por colaterales que continúan en un amplio deambulatorio que se abre sobre 7 capillas, 5 de ellas radiales[24].

            El coro fue iniciado en 1148 y terminado en 1165[25], y su planta podría ser superpuesta a la de Saint Germain des Pres[26]. Se compone de 3 tramos rectangulares y 1 rotonda semicircular, y está rodeado por un pasillo que bordea el norte, este y sur, cerrado con 5 capillas circulares y 4 capillas de planta cuadrada[27]. Su elevación fue modificada por el arquitecto en los testeros norte y sur del transepto[28], como relieve auténticamente proto-gótico[29].

            La nave central tiene 11 bóvedas, incluyendo la del transepto[30], que según lo fijado para el primer edificio, forman un solo esqueleto con sus sustentaciones[31], estableciéndose como elemento dominante la exigencia de la disolución del muro[32]. Su estructura prevalece, por tanto, con cargas ligeras.

            Los arcos de las ventanas de las naves laterales y los arcos del triforio son de medio punto; los arcos de la galería inferior son apuntados; y los cambios en la cubierta, en su origen de bóveda de crucería, fueron reconstruidos por bóvedas góticas después del incendio de 1293. Las galerías de arcos incluyen decorados de tracería lobulada, y esán rodeadas por una verja de hierro forjado.

            Los pilares, al igual que el resto de iglesias de Beauvais, reciben los arcos de ojivas de una manera fuerte y gruesa, y en la mayoría de los casos vienen compuestos:

-por columnas monocilíndricas, en la planta baja[33],
-por un haz de columnas, en la parte superior
[34].

            Se trata de columnas que parecen estar unas frente a otras, con los flancos hacia nosotros[35]. Impresión producida por el tratamiento que se les dio, pues sus formas parecen venir hacia nosotros desde el núcleo de la pared. Alguno de estos pilares fueron integrados por delgadas columnillas[36], alrededor del núcleo fuerte central, con la idea de eliminar la sensación de pesadez de la forma monolítica de la columna, y el ligero haz de fustes situado encima de ella.

            En cuanto a los arbotantes, estos sostienen la galería de la cabecera, y las ventanas altas. Los de la nave central forman parte de la reconstrucción de 1185, los de la nave lateral y conductores hacia el claustro pertenecen a 1230, y los de las ventanas altas son del s. XVIII[37].

            Las ménsulas, por último, penetran en los muros y se hunden profundamente en ellos, con un perfil y estrato horizontal cuando aparecen al mismo nivel en cada grupo de fustes[38]. Fueron producto las ménsulas de la necesidad[39] de dar vivacidad al conjunto, y sólo se utilizaron en los dos dobles tramos más orientales de la nave[40].

f) Alzado de la Catedral

            Se trata de un alzado cuatripartito, que rompe con los demás edificios del primer gótico[41] por la adopción de 4 niveles[42], y sigue el ritmo binario del tramo sexpartito, desdoblado en el 2º y 3º nivel[43]. Aumentó la sensación de verticalidad del edificio, y muestra ya la aparición de vanos en la parte alta, sobre las naves laterales.

            De esos 4 niveles, resalta sobre todo la introducción del triforio, consumado hacia 1170, y como primera síntesis de 2 tipos[44]:

-su horizontalidad, asociada a la profundidad oscurecida por la sombra,
-su verticalidad, percibida a la hora de dividir los altos ventanales
[45].

            Su primer arquitecto fue fiel a la muralidad románica, con muros espesos. Sin embargo, las columnas del hemiciclo, colocadas sobre gruesas suelas de plomo, parecen muy delgadas.

            Muestra el alzado la maestría del arquitecto, a la hora de utilizar abovedamientos de ojivas, con 5 ramas en las capillas radiales. También merece ser resaltada la utilización del contratecho, en la búsqueda de un efecto dinámico[46]. La primera opción de los diseñadores fue la construcción de una bóveda sixpartita[47], abandonada por una cuatripartita tras el incendio de 1293, y dados los problemas técnicos en el equilibrio de la carga.

            En cuanto al relieve, Noyón fue algo totalmente nuevo en la historia del Arte, superponiendo sus planos unos delante de otros[48]. A la mitad del espesor de los muros, hay columnas que sostienen los arcos interiores. Delante de éstas hay otras que sostienen las arquivoltas. Y junto a ellas, y permitiendo que se muestren sólo una pequeña sección de los pilares y nada del muro, están los fustes[49] (que sostienen los nervios diagonales).

            También se introdujeron 3 pasadizos murales[50]:

-uno siguiendo el triforio,
-otro siguiendo el interior de las ventanas inferiores,
-otro siguiendo el exterior de las ventanas superiores.

g) Decorado de la Catedral

            La técnica llevada a cabo para los grandes capiteles, así como para la totalidad de las columnas (no así las columnillas), consistió en Notre Dame en la mampostería[51] a base de piezas pequeñas[52]. No obstante, la parte negativa de esta nueva técnica gótica de Noyón fue:

-permitir la existencia de huecos geminados, en algunos tramos de la nave,
-abandonar prácticamente la decoración, a la intemperie de la degradación.

            Los materiales empleados para las columnas aisladas de la galería de la 1ª planta, las del pequeño triforio superior, y las que separan los altos ventanales, fueron monolitos de piedra dura. En cuanto a las columnillas triples[53], éstas se compusieron de grandes trozos sujetos por grapas en T, teniendo función meramente decorativa[54].

            Por último, la catedral de Noyón fue rica en formas, hechas por propio gusto[55]. Así, se puso el triforio directamente sobre la arcada, encima de ésta se construyó una serie de ventanas, y encima de las ventanas otra zona de ventanas altas dentro de la bóveda.

            Las galerías de arcos incluyeron decorados de tracería lobulada, y fueron rodeadas por una verja de hierro forjado.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

______________

[1] Levantado ya en el Alto Imperio, cuando el mencionado campamento se extendía a lo largo de la vía romana Soissons-Amiens, a través de la vía galo-romana XXXII. Hoy los restos de los muros del Bajo Imperio permanecen al sur de la elevación de la catedral, detrás del antiguo Palacio Episcopal.

            En el Museo de Noyón se puede contemplar, así mismo, un notable conjunto de bloques y monumentos tallados bajo el Bajo Imperio romano, con cimientos reutilizados de la muralla romana, y un rico material arqueológico galo-romano.

[2] De origen galo-romano por parte de su madre PROTAGIA y franco por su padre NECTARDUS, MEDARDO (Salency 456-Noyón 545), recibió su formación en las Escrituras y letras seculares en la Escuela episcopal de Tournai.

            Puesto al servicio del obispo de Vermand, MEDARDO recibió las órdenes sagradas y fue enviado a la zona norte de las Galias, por entonces envuelta en guerras e incursiones de los bárbaros. Viendo que pequeñas localidades como Noyón habían quedado sin el amparo romano, decide acudir en su socorro, hecho que consumó en Noyón con su entrada el invierno del 531. Invitado en el 532 a ser sucesor de SAN ELEUTERIO en su diócesis de Tournai, el rey CLOTARIO le había insistido en la necesidad de unir las diócesis de Tournai y Noyón, hecho que Medardo ejecutó, y que duró hasta la futura separación que hizo el papa EUGENIO III en 1146.

[3] Las fuentes hablan de una escuela donde el obispo MEDARDO implantó formación episcopal. No obstante, la transferencia que la Escuela de VERMAND hizo a Noyón sigue siendo un episodio oscuro. La tradición explica que Vermand, arruinada por los bárbaros a comienzos del s. VI, provocó el traslado a Noyón en 531,  más como una opción política (para estar más cerca de la capital merovingia de Soisson) que como una elección personal de Medardo. En todo caso, y tal y como sugirió CLOTARIO, Vermand siguió existiendo como tal.

            La misión de esta Escuela catedralicia de Noyón (nos dice E. MOREL) era la de instruir a personas, tanto en conferencias particulares sobre teología, como en las nuevas materias que iban convirtiendo a los alumnos en maestros… En Noyón, como en todas las escuelas de Beauvais, los alumnos tomaban las clases diariamente y por separado: una escrita, otra oral, y otra en aritmética (cf. MOREL, E; Les Ecoles dans les anciens dioceses de Beauvais, Noyon et Senlis, Compiegne 1887, pp. 140-141).

[4] Separada por el papa EUGENIO III en 1146 de Noyón, como diócesis que volvió a ser independiente.

[5] Costumbre institucionalizada en 1160, aunque ya desde antiguo venía observándose, desde la consagración en Noyón de CARLOMAGNO como rey de Neustria-768, hasta la consumada el 987 por HUGO EL GRANDE y los futuros reyes de la dinastía de los Capetos (cf. MINISTERIO DE CULTURA FRANCES, en su página web).

[6] SAN MEDARDO (531-545), GONDULFO, CHASMARUS, EVROUL Y BERTIMOND (545-621), SAN ACHAIRE (621-640), SAN ELOY (640-665), SAN MUMOLIN (665-693), GONDOIN (693-700), ANTGAIRE (700-715), CHRASMARO (715-721), GARULFO (721-723), FRAMENGERO (723-730), HUNUAN (730-741), GUI (741-742), SAN EUNUCE (742-748), ELISEO (748-762), ADELFREDO (762-765), DODON (765-769), GISLEBERTO (769-782), PLEON (798-799), WENDELMARUS (799-815), RONEGAIRE (815-830), ACHARDO (830-838), EMON (840-860), RAINELME (860-879), HEDILLON (880-902), RAMBERTO (902-909), AIRARDO (915-932), WALBERTO (936-937), TRANSMARO (937-950), RUDOLPHO (950-951), FLODOARDO (952-953), FULCHER (954-955), ADOLPHO (955-977), LIUDOLPHO (977-989), RADBOD (989-997), HARDOUIN DE CROI (1000-1030), HUGHES (1030-1044), BALDUINO (1045-1068), RADBOD II (1068-1098), BAUDRY (1098-1113), LAMBERTO (1113-1122), SIMÓN DE VERMANDOIS (1122-1148, último obispo de Noyon-Tournai, y primer obispo solamente de Noyon), BALDUINO DE BOLONIA (1148-1167), BEUSEBERG (1167-1175), RENAUD (1175-1188), ESTEBAN DE NEMOURS (1188-1221), GERARD BAZOCHES (1222-1228), NICOLÁS ROYE (1228-1240), CHARLOT PIERRE (1240-1249), VERMOND LA BOISSIERE (1250-1272)...

[7] Conservando en su catedral, eso sí, las tumbas de los obispos de Noyón (destruidas durante la Revolución Francesa, y en cuya I Guerra Mundial casi todas las iglesias de la diócesis de Noyón sufrieron graves daños, siendo restaurados muchos de ellos durante la segunda mitad del s. XX).

[8] Comenzada bajo los episcopados de SIMON DE VERMANDOIS (1145-1148) y BALDUINO DE BOLONIA (1148-1167), y finalizada por los prelados BEUSEBERG (1167-1175) y RENAUD (1175-1188), siendo encomendadas sus obras al vicario episcopal M. LAFFINEUR (cf. FERNANDEZ HIDALGO, M; Boletin bibliográfico español, vol. VI, p. 122).

[9] Tras la Catedral de Sens (1130-1140), y primigenia sobre las catedrales de Laón-1160 y París-1163.

[10] Tras la experiencia de la Iglesia San Esteban de Sens y la Abadía San Dionisio de París.

[11] Tercero de los 5 incendios documentados de la iglesia catedralicia de Noyón, los últimos de los cuales ocurrirán en 1293 (y cuya reconstrucción finalizó en menos de 10 años) y 1316.

[12] Una merovingia (del s. VI, y abrasada en un incendio), dos francas (del s. VII, sobre la que se reedificó la del s. X, abrasada en otro incendio), y una románica (del s. XI, y consumida por el incendio de 1131) (cf. LEFEVRE, E; “Histoire de la Cathedrale de Noyon”, en Biblioteca de la Catedral de Noyón, LXI, Noyón 1900, pp. 299-300).

[13] Hacia 1160 ya habían sido terminadas todas las capillas radiales (de San Eloy como capilla central del deambulatorio, de San Mauricio, N. Sra. del Génesis...). Una 2ª campaña (1160-1170) llevó a cabo la construcción del coro y del crucero. En una 3ª campaña (1170-1185) se acometieron las construcciones a partir de la nave. Por último, una 4ª campaña (1190-1208) finalizó las estructuras adyacentes a la nave y la construcción de la fachada occidental (1231) (cf. SEYMOUR, C; Notre Dame of Noyon, New York 1968, pp. 59-74).

[14] Una 2ª sacristía sería construida hacia 1382, como edificio que formaba parte del claustro (en el ángulo entre las naves y transepto norte) y con un espacio anejo de planta irregular, destinado a ser vivienda del guardián de la sacristía.

[15] Hoy en día, hasta carece de rosetón, aunque probablemente porque no llegó a entrar éste en los cálculos iniciales.

[16] cf. SIMSON, O; La catedral gótica, ed. Alianza, Madrid 1980, p. 38.

[17] En contraste con los de Saint Denis, por ejemplo.

[18] Pues la línea de fuerzas establecida por la bóveda permitía cierta economía de materiales en los niveles superiores.

[19] cf. MAZENOD, J; ERLANDE BRANDENBURG, A; El Arte gótico, ed. Akal, Madrid 1992, p. 490.

[20] Como en Santa María del Capitolio de Colonia, la Catedral de Tournai o Saint Lucien de Beauvais.

[21] Sin acabar, y cuyos motivos decorativos fueron dañados considerablemente en el incendio de 1293.

[22] El papel de esta construcción permanece aún oscuro, a menos que admitamos que, en la planta primitiva, hizo funciones de antenave (como en Saint Denis), decidiéndose finalmente suprimir el piso de las tribunas.

[23] Similar, por su arco de columnas, a los ábsides de Saint Denis y de la Catedral de Senlis.

[24] Las últimas de las cuales aparecen ya citadas en 1215, como Capilla de San Mauricio y Capilla de N. Sra. del Génesis. La capilla central del deambulatorio, no obstante, no aparecerá mencionada hasta 1233, como Capilla consagrada a San Eloy (cf. BIBLIOTEQUE DE L’ECOLE DES NOYON, de 1233).

[25] Las obras empezaron en las dos torres del coro y en los tramos occidentales de éste, y avanzaron hacia el este, con los muros exteriores en los niveles de las naves laterales y la galería precediendo respectivamente a las arcadas del coro y a las aberturas de la galería (cf. FRANKL, P; Arquitectura gótica, ed. Cátedra, Madrid 2002, p. 120).

[26] Contemporánea de Noyón, de 1126, y con epígrafes de sus arquitectos, todos imbuidos del sistema escolástico parisino (cf. PANOFSKY, E; A Gothic Architecture and Scholasticism, ed. Saint Vincent College of Latrobe, Pennsylvania 1986, p. 35).

[27] Tanto al norte como al sur del coro.

[28] De hecho, el triforio del transepto está colocado directamente sobre la arquería inferior, encima de ella, pues el arquitecto construyó una serie de ventanas para que correspondieran con la galería del coro. Encima de ellas hay una zona de altos ventanales dentro de la bóveda.

[29] Concibiendo sus capas en proyección, una delante de otra, y de un modo que invertía completamente el procedimiento visual del relieve “románico”. La finalidad era obvia: ser interpretado desde el plano más cercano al espectador, desde el plano más exterior al muro hacia el más interior. Así, mientras el relieve “románico” establecía fronteras, el relieve “gótico” comenzaba a querer abolirlas, abrazando al espectador al avanzar hacia adelante desde el núcleo del muro (cf. FRANKL, P; Arquitectura gótica, ed. Cátedra, Madrid 2002, p. 18).

[30] Cúpula que, aunque resultó ser bastante pesada, tuvo desde sus inicios la clara intención de convertir a la catedral en la más luminosa de cuantas jamás hubieran existido (cf. SIMSON, O; La catedral gótica, ed. Alianza, Madrid 1980, p. 254).

[31] Las bóvedas de crucería, junto a los arcos formeros y perpiaños apuntados, los pilares y los fustes.

[32] Ya en 1835 J. WETTER explicaba que la disolución del muro fue producto de 4 factores principales: la bóveda de crucería, el nervio, el arco apuntado y el contrafuerte. En efecto, la perforación del muro no fue algo exclusivo del gótico (sino que había sucedido en otros estilos), pero sí fue exclusivo en el gótico que se hiciera sin las ansias por agrandar tamaños o cantidad de aperturas (en un principio).

[33] Sobre las que van adosados los haces de columnillas.

[34] Con fácil talla, subida y colocación.

[35] Si estiráramos la mano no encontraríamos ninguna superficie, pero podríamos meterla en el hueco que hay entre cada columna y la siguiente (FRANKL, P; Arquitectura gótica, ed. Cátedra, Madrid 2002, p. 123).

[36] Cuya novedad fue conocida en Francia con el nombre de piliers cantonnes, al conjunto de pilares con estas columnillas (cf. SIMSON, O; La catedral gótica, ed. Alianza, Madrid 1980, p. 257).

[37] En realidad, todos los arbotantes de la catedral fueron restaurados en el s. XIX, intentando mantener, eso sí, el estilo del s. XII.

[38] Fustes que, en las esquinas de los tramos más orientales de la nave, se elevan ininterrumpidamente (tal vez al proceder de la concepción sexpartita original del alzado, como ya se verá), produciendo una vigorosa alternancia de acentos con el resto de fustes que no llegan hasta la bóveda.

[39] No así como en la Catedral de Sens, donde se utilizaron (con moderación) los anillos de los fustes.

[40] Y en el occidental de ellos, sólo en el nivel de la arcada.

[41] Salvo con el de la Catedral de Tournai, con cuyo alzado general mostraba bastante parecido. No obstante, se trata de un alzado proto-gótico, con arcos que surgen de las columnas.

[42] Grandes arquerías + tribunas transitables + triforio ciego + ventanales.

             Salvo en los brazos del crucero, donde hay: galería de pasillo, triforio ciego, y superior e inferior claraboyas, y la línea-columnilla de respuesta se extiende desde la bóveda hasta el suelo.

[43] Noyón, al igual que Sens y otras, comenzó con la combinación de bóvedas sixpartitas con un sistema alternativo de soportes (que luego abandonará Notre Dame de París, por ejemplo). No obstante, en las sucesivas intervenciones, este sistema se va a ir abandonando en pos de la bóveda cuatripartita, situada sobre tramos no cuadrados, sino triangulares, y con la adopción de un nuevo tipo de pilar (cf. SIMSON, O; La catedral gótica, ed. Alianza, Madrid 1980, p. 257).

[44] cf. PANOFSKY, E; Arquitectura gótica, ed. Piqueta, Madrid 1986, p. 69.

[45] Y de forma diferente a las “columnitas” (introducidas en Notre Dame en Vaux de Chalons sur Marne), desde los rebordes inferiores del triforio hasta los altos ventanales, y a nivel de marco divisorio.

[46] cf. MAZENOD, J; BRANDENBURG, A; El Arte gótico, ed. Akal, Madrid 1992, p. 491.

[47] En el doble tramo de la nave oriental de la nave.

[48] Planos que, si los comparamos con los de Saint Germer, vemos que aquí siguen estando uno detrás de otro, aunque ya percibiendo una novedosa inversión. Inversión que, en el arte gótico, irá aumentando en intensidad, según el nuevo estilo se vaya definiendo (cf. FRANKL, P., op.cit, p. 121).

[49] A ambos lados del fuste que soporta el arco perpiaño (o fuste que sobresale todavía más).

[50] Cuyos modelos habían sido copiados de la Normandía, como era el caso del ábside de la Iglesia Santísima Trinidad de Caen. En estas estructuras normandas, el muro, visto desde el interior, parecía componerse de 2 capas; y visto desde el exterior, parecía componerse de galerías enanas (como sucedía en los edificios románicos de la Renania e Italia) (cf. FRANKL, P., op.cit, p. 121).

[51] Forma de superponer bloques de piedra mano a mano, trozo a trozo, sin mortero, y formando aparejos.

[52] Hecho fundamental para los comienzos de la Arquitectura gótica, y factor más decisivo del gótico del s. XII, pues con la construcción en piezas pequeñas se consiguieron:

-enormes ventajas económicas,
-facilidad de abastecimiento,
-ligereza de ejecución.

            Así, las fábricas ligeras góticas, cuyos macizos ocupaban poco espacio en planta en relación con los vacíos, quedaban sometidas a las fuerzas oblicuas y leyes del equilibrio, en lugar de las leyes romanas de estabilidad inerte, y exigían en todos sus elementos cierta elasticidad.

           Allí donde otros constructores, menos convencidos de estos nuevos principios, intentaron reproducir las formas que los artistas del s. XII habían adoptado ya, pero sin conocer exactamente su razón de ser (que era la de no emplear piezas de grandes dimensiones), empezaron a producirse desgarros, prontos desequilibrios generales, y roturas absolutas.

            Pues si los arcos no eran independientes (cosa que el gótico independizó) unos de otros, o si en cierto lugar se habían colocado hiladas de gran altura… las partes rígidas o cargadas de masa… acababan presentando resistencia al conjunto arquitectónico, y empujando y aplastando a las zonas débiles (cf. RABASSA, E; HUERTA, S; La construcción medieval, ed. Reverte, Madrid 2000, p.).

[53] Columnillas que, antes de la reconstrucción del s. XII, recibían 2 arcos formeros, además del arco dirigido a la intersección de las ojivas (cf. RABASSA, E; HUERTA, S; La construcción medieval, ed. Reverte, Madrid 2000, p.).

[54] Pues no soportaban nada, aparte de que fueron dispuestas después que la construcción hubiese sido terminada.

[55] Como se ve en las modificaciones que fue haciendo el arquitecto, como en la elevación del coro en los testeros norte y sur del transepto, aún sin poseer triforio ni galería.