MESOPOTAMIA

a) Cronología mesopotámica
b) Sociedad mesopotámica
c) Religión mesopotámica
d) Economía mesopotámica

e) Historia mesopotámica I: Sumer
f) Historia
mesopotámica II: Babilonia
g) Historia mesopotámica III: Asiria
h) Historia mesopotámica IV: Final de Mesopotamia
_________________________________________________________

 

CRONOLOGIA MESOPOTAMICA

 

a) Geografía mesopotámica

          Oriente es una noción europea de origen ilustrado, referente a Asia y norte de Africa. Oriente, cuanto tal, no existe, o esconde bajo sí un conglomerado muy diversificado de regiones, historias y simbolismos. Conglomerado que hay que medir por milenios, contando con que cada ciclo histórico lleva en sí diferentes micro-sistemas y ritmos internos desiguales.

            La geografía de Mesopotamia (lit. país de entre-ríos, en griego) quedó constituida por los sistemas ecológicos de los ríos Tigris y Eufrates, a los que se unirán los cauces del Karun y del Khera. Se trata, pues, de zonas de regadío y terreno abierto (creciente fértil).

          Se puede decir que el marco geográfico mesopotámico:

-nació por el 7.000 a.C, como unidad diferenciable de sociedades y ocupaciones,
-creció desde el 3.400 a.C, con los primeros documentos escritos,
-enfermó hacia el 354 a.C, con las rebeliones internas persas,
-murió hacia el 312 a.C, con la pérdida de capitalidad de Babilonia por la joven Seleucia.

          El mapa mental o mapa de las 4 regiones, según el título que se daban así mismos los reyes del III milenio a.C, era en la Mesopotamia antigua:

               Subartu (N)

Amurru (O)            Babilonia            Elam (E)

                Súmer (S)

En efecto, Levante mediterráneo, montes del Cáucaso, mesetas iraníes y Egipto, constituyeron las fronteras limítrofes de Mesopotamia.

Súmer era la más cercana al golfo Pérsico y zona pantanosa, e incluía las ciudades sumerias de Eridu, Ur, Uruk, Lagash, Umma, Girsu y Nippur. No obstante, también incluía población no sumeria, como eran los hablantes de lengua semita, de sus dos troncos hebreo y árabe. Los documentos de Súmer del III milenio a.C. se escribirán en ambas lenguas.

Akkad era el corazón de Mesopotamia, tierra de dátiles, cerveza y aceite, y ocupaba una posición central cosmopolita respecto a todos los clanes semi-nómadas de la estepa. Sus ciudades más importantes eran Babilonia, Kis y Sippar, su población mayoritaria será semita, y su lengua oficial será el acadio (evolución lingüística del semita).

Asiria era zona tosca y secana del norte, dependiente económicamente de la lluvia y culturalmente de Babilonia. Fue centro de pueblos marginales, como los hurritas, urarteos… y sus principales ciudades eran Assur, Nínive y Mosul, y su lengua oficial fue el asirio.

Elam estaba situada al este mesopotámico y en zona iraní, de los montes Zagros y del futuro Imperio persa, tenía una historia paralela casi tan larga como la mesopotámica, y su principal capital era Susa.

Siria estaba situada al oeste mesopotámico, era la vía fluvial abierta por el Eufrates, y la futura y poderosa zona de simbiosis cultural siro-mesopotámica. Sus principales ciudades eran Mari, Ebla, Alalah y Ugarit.

Anatolia, ya más al noroeste de Siria, en la actual Turquía, exhibía una civilización híbrida mesopotámica durante siglos, sobre todo con los hititas, que utilizaron la escritura cuneiforme, aspectos cultuales y los préstamos institucionales de los sirios y asirios.

b) Cronología externa mesopotámica

La cronología relativa es la que ordena los acontecimientos en una secuencia temporal interna, afirmando el orden en que tuvieron lugar en su cultura peculiar.

La cronología absoluta es la que relaciona los hechos relativos exactamente con nuestro calendario. Todas las fechas anteriores al 1.500 a.C. admiten variaciones de 64 años, y entre 1.500-950 a.C. de 20 años. A esto habría que añadir las edades oscuras mesopotámicas, como las de Babilonia (ss. XVI-XIV a.C) y las de Asiria (ss. XVIII-XV a.C).

Otras fuentes mesopotámicas son:

-los libros judíos, sobre todo Reyes y Crónicas, que narran los conflictos de Israel con las potencias mesopotámicas babilónica y asiria,
-las inscripciones persas, que aportan documentación de la época aqueménida,
-las fuentes griegas, que recopilan abundante información mediterránea,
-los cronistas latinos, que informan sobre lugares y costumbres de cada lugar.

Los periodos se van sucediendo unos a otros, con las sucesiones:

-culturales: de unas lenguas por otras, de unas estructuras religiosas por otras,
-políticas: de unas concepciones estatales por otras, de nuevas poblaciones que se van a ir integrando.

          Así, se puede decir que fueron etapas externas mesopotámicas:

-Protohistoria. Del 3.300 al 2.900 a.C. Se forman las primeras urbes y el primer clímax cultural, con los primeros documentos escritos de la historia. Eridu inaugura la primera teología conocida, y Uruk la primera democracia primitiva;

-Fase cultural I. Del 2.900 al 2.000 a.C. Es la época de la simbiosis sumero-semita, y cuajan el urbanismo, la escritura, el culto, el entramado social, las instituciones de gobierno. Domina la lengua sumeria, y las ciudades pre-diluvianas de Eridu, Ur, Larsa, Uruk, Girsu, Umma, Suruppak, Nippur, Adab, y la post-diluviana Kis;

-Fase cultural II. Del 2.000 al 330 a.C. Es la época de Babilonia. La vieja cultura fue sacudida por las macro-familias de las estepas, llamados amorreos, que ocupan la capital Babilonia y copian a la perfección las viejas estructuras. Deja de hablarse el sumerio y se abre paso el acadio;

-Epílogo mesopotámico. Del 330 al 64 a.C. Es la época de sustitución  de la cultura babilónica por otras occidentales como la helenística y romana. Deja de hablarse el acadio y se abre paso el arameo.

c) Cronología interna mesopotámica

Consiste en el mecanismo de parámetros de tiempo, usados por los portadores de la propia cultura. Mesopotamia usó varios métodos:

-una visión práctica de las herencias y engranaje social,
-la visión del pasado
[1] como garantía del presente y futuro.

Son épocas internas y períodos de memoria erudita en Mesopotamia:

-los comienzos Súmer en Eridu,
-el diluvio,
-la rivalidad entre Kis y Uruk,
-los tiempos de Sargón de Akkad.

          Y son herramientas que ayudaron en la composición de esos escritos memorables:

-las listas limmu de años. En la vida económica mesopotámica, domesticar el tiempo era tan necesario como el espacio, para evitar reclamaciones de propiedades. Así, tuvo que recurrirse a las secuencias de tiempo. Durante el III milenio a.C. se solucionó el problema numerando las secuencias de gobiernos soberanos. Ante inestabilidades políticas, se emplearon dos métodos:

-los nombres de año, en Súmer-Akkad,
-los años epónimos, en Asiria.

-los nombres de año. Entre 2.300 y 1.595 a.C. se introdujo en el Sur mesopotámico el método de poner a cada año el nombre de un acontecimiento, acaecido el año anterior, con una posterior ordenación cronológica.

-los años epónimos. Entre 1.900 y 950 a.C. los años llevaron en el Norte mesopotámico nombres de personajes importantes, comenzando por el rey (año 1º de su reinado), funcionarios de la corte, hasta gente sorteada protocolariamente. Los asirios llevaron este sistema a sus territorios conquistados, y acabaron dividiendo cada año en meses y días.

d) Fuentes propias mesopotámicas

          El resultado de las excavaciones ha sacado a la luz más de 500.000 textos cuneiformes de todo tipo. Las excavaciones llevadas a cabo:

-en Girsu y Nippur, sacaron a la luz los textos más importantes de la civilización sumeria,
-en la biblioteca de Nínive, desvelaron el grupo de textos referentes a la lengua acadia.

          De las cuales hay 2 herramientas valiosísimas para su transcripción:

-las inscripciones reales, documentos redactados por el rey y destinados a perpetuar su memoria. Sucedieron tanto en la época sumeria como acadia y persa, y fueron de 3 tipos:

-etiquetas, en breves escritos, para marcar algo como propiedad real, como armas, vasijas, cetros, anillos...
-conmemorativas, en doble o triple lengua, para conmemorar algún hecho singular, alguna batalla o construcción de algún templo o lugar;
-votivas, con textos de rica y lineal información, grabados por el rey sobre templos u objetos sagrados, para ofrecerlos a la divinidad. Aquí habría que incluir la variante asiria de las “cartas al dios”, como género en que el rey pide favores a la divinidad.

-los textos cronográficos, que presentan acontecimientos del pasado con un orden secuencial, y pueden ser de 2 tipos:

-lista de reyes, o elenco de nombre, años de reinado y filiación. Como es el caso de:

-lista real sumeria, redactada en Isin, datando reyes del 3.300 al 1.900 a.C;
-lista real asiria, de 109 reyes, del 1.900 al 722 a.C;
-lista sincrónica, de reyes yuxtapuestos, babilónicos y asirios, del 1.900 al 627 a.C;

-crónicas, o secciones narrativas más o menos extensas. Como es el caso de:

-crónica dinástica, de origen sumerio, que da narraciones del IV milenio a.C. sobre el diluvio y lugares de enterramiento;
-crónica Weidner, que da narraciones del III milenio a.C. sobre el rey Gilgamesh de Uruk, el rey Agga de Kis, el rey Sulgi de Ur, y el dios Marduk en su templo Esagila babilónico;
-crónicas babilónicas, que dan narraciones del I Milenio a.C. sobre el rey Nabunasir de Babilonia y los reyes seleucidas.

 

 

SOCIEDAD MESOPOTAMICA

 

a) Sector público mesopotámico

         El sector estatal o público mesopotámico tenía una fuerte base ideológica: la propiedad incondicional de las tierras por parte del dios y del rey.

         El trabajo estaba a cargo de los hombres que se ponían bajo la protección del dios o del rey para escapar a las calamidades.

         Y dos eran sus elementos más característicos:

-el sistema de raciones, pues todo el personal que trabajaba en el templo o en palacio recibía el sustento en forma de raciones en especie;
-la cesión de parcelas, sustento complementario al sistema retributivo de raciones. En ocasiones, el templo o el palacio cedían temporalmente parcelas en usufructo o alquiler, recibiendo a cambio servicios extra (militares…) o cargas fiscales.

b) Sector privado mesopotámico

          En épocas centralistas, predominó siempre el sector estatal. En Asiria fue siempre predominante la iniciativa privada. La macro-familia va a ser la única alternativa económicamente viable al tempo o al palacio.

En cuanto a la propiedad familiar, las casas o comunidades macro-familiares, organizadas jerárquicamente por genealogía patriarcal, podían llegar a constituir, si se hacían estables, territorios bien definidos o pueblos. Aquí, todo miembro de la comunidad tenía derecho a participar activamente en el cultivo.

En cuanto al tejido social, la sociedad mesopotámica era un tejido de sectores dependientes. En este tejido entraban:

-los nobles, no existentes nunca por herencia hereditaria, y que los pocos existentes nunca fueron clasistas. Lo que sí importaba era el dinero o posición económica que se tenía, y esto sí que no estaba libre de tensiones;

-el awilum-hombre libre, que no necesitaba de otros para su subsistencia, como eran los trabajadores privados como artesanos, mercaderes y pescadores, o los funcionarios ligados a la administración palaciega, como los escribas;

-el muskenum-mezquino, individuos pertenecientes a los grupos sociales más débiles, base de la pirámide social desprotegida, a lo mucho súbditos o siervos del rey;

-el wardum-esclavo, situados fuera del contexto social, reconocidos por todos por un mechón que se les cortaba en el pelo, o por una marca que se les marcaba en la muñeca. Podían existir esclavos hechos a la fuerza[2] o por propia voluntad[3]. Los hijos de esclavos no eran esclavos sino como el resto de población.

c) Ciudad mesopotámica

          El ámbito denominado como ciudad, comprendía:

-el núcleo urbano de intramuros,
-las aldeas cercanas explotadas por los habitantes del núcleo urbano.

          Las funciones desarrolladas por la ciudad mesopotámica abarcaban:

-administración de los bienes,
-defensa militar de los habitantes,
-comercio agrícola, artesanal o urbano.

          Se echa en falta, por tanto, la promoción cultural, el comercio de larga distancia o una organización financiera.

La edificación urbana tenía 4 partes:

-muralla, dotada de varias puertas, cada una de ellas abierta a barrios sociales respectivos,
-muelle fluvial, bolsa de intercambio, estación de las caravanas, con cierta autonomía administrativa,
-extramuros, zona de los urubarum-suburbios, llenos de barracas y almacenes,
-intramuros, corazón de la ciudad, amurallado casi al completo, formado por el bittum-templo, el ekallum-palacio y los domicilios privados. Los dos primeros, como centro del suministro económico.

d) Templo mesopotámico

          El centro del estado mesopotámico, así como el liderazgo y patrocinio de la ciudad, lo constituían el templo y la divinidad local.

          En consecuencia:

-el templo urbano era el centro de la administración y del gobierno,
-las tierras del templo eran el centro de la actividad económica.

El templo urbano era el lugar donde trabajaba jerárquicamente la nobleza ciudadana:

-el sanga-sacerdote, director supremo,
-los inspectores y capataces, supervisores del sacerdote,
-los escribas, anotadores y escritores.

Las tierras del templo era el lugar donde vivía toda la población:

-cultivando tierras, como los agricultores,
-cuidando los rebaños, como los ganaderos,
-transformando los productos, como los cerveceros, panaderos, caldereros, cesteros, curtidores...

Con la dinastía I de Akkad y la III de Ur, y en torno al 2.100 a.C, la autoridad fue pasando poco a poco a manos de los reyes, y la economía de los templos fue siendo asumida por el estado. Esto trajo como consecuencia el ocaso del templo en pro del palacio, aparte de que:

-el dueño de la ciudad ya no sería el dios, sino el rey y una burguesía de terratenientes, campesinos adinerados y arrendatarios de parcelas,
-el rey se iría convirtiendo en el vicario del dios, apoyándose en el templo para acreditar su prestigio,
-el dios personal iría creciendo en veneración, decreciendo la piedad en torno al dios de la ciudad,
-la religión de estado pasaría a convertirse en la religión de cada gobierno de turno,
-el templo pasaría a integrarse en una vida diferente civil.

e) Palacio mesopotámico

En Mesopotamia, hablar de realeza es hablar de una abstracción, pues bajo la denominación de rey, se ocultaba una gran variedad de formas de gobierno. No obstante, se daba el título de sarrum-rey al representante humano establecido por la divinidad para regir la comunidad civil.

Al rey se le solían añadir otros títulos complementarios para diferenciarse de otros reyes de la zona, dada la enorme fragmentación política. De ahí los títulos de gran rey, rey del universo, rey de las cuatro regiones… dados más por el deseo del monarca que por realidad histórica.

No obstante, todo rey tenía unos deberes:

-ser miembro, patronímicamente, de una dinastía legítima,
-tener excelentes cualidades, predestinadas por los dioses,
-hacerse temido dentro y fuera de su país,
-mantener el culto, bienestar y equilibrio del pueblo,
-ganar las batallas y guerras.

En cuanto a la elección divina del rey, la monarquía mesopotámica fue algo “que bajó del cielo”, una fuerza o esencia sobrenatural para los humanos. Sin dar sentidos teológicos, y quedándose siempre en pura fraseología, dos son las líneas ideológicas del rey:

-vicario del dios, participante activo en todas las ceremonias religiosas, supervisor de los templos y el culto, sujeto del dios y no de la ciudad;
-elegido del dios, y cuya decisión ha de ser aceptada por todos. Al rey no se le elige, sino que lo imponen los dioses por ser, aunque de distinta naturaleza, su hijo y su amado.

De ahí sus raíces santas, ritualismos para evitar la impureza, abluciones, protección especial, compañía constante de adivinos, exorcistas, magos y médicos. Aunque, a excepción del caso de divinización real de Ur III[4], siempre el rey fue humano, o el “más famoso de los humanos”;

En cuanto al poder del rey, cada soberano ejerció su autoridad de un modo peculiar, sin tener más límites que los impuestos por los intereses económicos de las familias dominantes. La voluntad del rey era la única fuente de poder, sin más ministerios o delegaciones.

Cuando la extensión de un reino sobrepasaba los límites que permitían las particiones territoriales, a lo nuevo anexionado no se le concedía ningún tipo de autonomía.

En cuanto a las funciones del rey, el monarca mesopotámico era el gran patriarca de familia, cuya misión principal era regular las relaciones de la comunidad. De ahí que se le defina como:

-el “buen pastor”, que ha de conducir a su rebaño, alimentarlo y defenderlo de las agresiones exteriores,
-el “pater familias”, velando por la justicia y el equilibrio, con actuaciones concretas, enérgicas e implacables,
-el “ensanchador del país”, buscando nuevas fuentes de materias primas, saneando el erario mediante la consecución de botines.

En cuanto a los grupos de poder, las asambleas ciudadanas representaron el contrapeso al poder establecido, aunque sin organización alguna. Los grupos de ancianos o de jóvenes guerreros, convocados ocasionalmente, como los de Uruk, son el primer organismo democrático mesopotámico.

Por otro lado, era costumbre situar a miembros de la familia real en los puestos clave de estos grupos, en calidad de generales, prefectos o grandes sacerdotes.

La figura del primer ministro fue creada para encargarse de la administración periférica, y tenía acceso a la información reservada. Era elegido por el monarca por mantener una misma ideología de manera relativamente estable.

f) Nomadismo mesopotámico

          En Mesopotamia no existe una denominación concreta para el efecto nómada. Casi siempre se refiere a los habitantes de las tiendas o habitantes de las estepas. Incluso se utilizan gentilicios para referirse a ellos: los amorreos, los haneos, los sureños, los norteños…

          En su inmensa mayoría, estos pueblos nómadas de la estepa hablaban los mismos dialectos semíticos.

En cuanto a la relación nomadismo-urbe, el nomadismo nada tiene que ver con camellos de larga distancia. Significa:

-enclaves de pastos alternados, unos en verano y otros en invierno. Incluso existen clanes en parte sedentarios y en parte nómadas;
-intercambio de productos con las urbes más cercanas, de rebaños, asnos de transporte, leche y bisutería…

En cuanto a los conflictos nomadismo-urbe, ambos sectores coexistieron en un clima de desprecio mutuo. No fueron raras las invasiones nómadas y de montañeses, y de ahí las murallas de contención de las ciudades, como la de Ur III de 280 km. La desconfianza venía de que:

-había clanes agresivos y amenazadores,
-ciertos clanes podían aupar con tropas a un determinado rey,
-tenían la suficiente cohesión como para dotarse de propio rey.

          Contó con 3 pueblos totalmente nómadas:

-los amorreos, que procedían de las estepas sirias, al oeste del Eufrates. De ahí la denominación de amurru-amargos, los del mar Amargo-Mediterráneo. Aparecen en el III milenio y se van a fusionar con las estructuras mesopotámicas en Ur III, como en el Mito de Martu;

-los arameos, que procedían también de las estepas sirias, y fueron creando pequeños estados independientes, fruto de la trashumancia, allá donde iban. Aparecen en el II milenio, y van a dominar totalmente el I milenio a nivel lingüístico. Asentados en la zona de Caldea, acabarán arameizando Babilonia en el 625 a.C;

-los habiru, que procedían de todos los sitios, y fueron bandas de salteadores que operaban por doquier durante todo el II milenio. Reclutaban a la gente marginal de las urbes, mendigos, prostitutas o incluso reyes destronados[5], y los integraban en bandas criminales, sin cultura ni lengua propia.

g) Familia mesopotámica

          El término familia en Mesopotamia es muy variado en significados[6]. De ahí que convenga distinguir como tipos de familia:

-familia nuclear, la del padre, esposa e hijos,
-familia múltiple, cuando cohabitan 2 núcleos familiares bajo el mismo techo,
-familia genealógica, la del hijo casado que se quedaba a vivir con sus padres,
-familia fraterna, la de 2 hermanos que compartían hogar,
-el linaje, la del contacto habitual entre personas y con el patriarca,
-el clan, o agrupación de familias,
-la tribu, o asociación de clanes.

Las funciones de la familia variaban según ésta fuese urbana o nómada. La actividad urbana en la ciudad estuvo siempre dominada por la familia simple, no siendo raras las compra-ventas de tierras efectuadas por comunas de familias. No se tenía tendencia a repartir las herencias en partes iguales, con vistas a evitar la fragmentación familiar.

La actividad nómada familiar trataba de garantizar los recursos suficientes, la línea genealógica y el culto de los antepasados.

La boda era el momento más sagrado del Oriente antiguo, el momento de constituir la unidad mínima de cohesión social. Solía celebrarse de forma pública y festiva. El padre del novio entregaba al padre de la novia una cantidad, y pasado un tiempo, la aceptaba para formar parte de su macro-familia.

El padre tenía en sus manos el poder absoluto, y era la única persona jurídicamente completa, para comprar y vender. Tenía autoridad:

-sobre la mujer, hijas y nueras,
-sobre los hijos y los nietos,
-no sobre los nietos de las hijas, que pertenecían a sus consuegros.

En caso de:

-defunción, la viuda se quedaba con un hijo o con un hermano del marido,
-ausencia, la esposa debía esperarlo mientras tuviera recursos, y podía volverse a casar en caso de agotarlos.

La madre era la esposa única del cabeza de familia, y si tenía hijos, no tenía por qué ser repudiada ni permitir otra mujer en la familia. Si era estéril o enfermaba:

-podía ofrecer otra esposa inferior al marido,
-podía ofrecer una esclava que le diese hijos al marido
[7],
-podía ser devuelta a su padre en cualquier momento.

En cuanto a los hijos, los varones eran los únicos herederos, las hembras podían volver a casa si eran repudiadas por los maridos, y los adoptivos gozaban de los mismos derechos que los biológicos. Si un hijo era violento, podía ser expulsado de la comunidad familiar.

 

 

RELIGION MESOPOTAMICA

 

a) Panteón mesopotámico

          La religión en Mesopotamia fue producto de los dioses, el destino y la muerte y los muertos, y con una simbiosis sumerio-semita desde los comienzos.

La práctica religiosa no era sino la proyección de 2 dimensiones:

-lo superior a lo humano, de donde surge el temor ante el poder y voluntad de los dioses,
-la protección de la ciudad, donde entra en acción la devoción popular en los dioses patronos
[8].

          La palabra dios aparece escrita en los textos sumerios mediante el signo AN[9], y se anteponía a todos los nombres de la esfera divina. No hay fragmento del mundo y de la historia que no estén bajo el dominio de un ser divino.

          Se trataba de un dios físico, una especie de luz, que tenía su origen en el orden natural. De ahí la especialización de las divinidades:

-Utu-Samas, dios Sol,
-Nanna-Sin, dios Luna,
-Inanna-Istar, diosa Venus.

En este sentido, el panteón era la reproducción de la organización estatal, con su propia jerarquía de dioses:

-An-Anum, dios rey,
-Kingal-Rabphuri, dios responsable de la asamblea,
-Diku-Dayyanu, dios portavoz de los dioses peritos,
-Dingir-Ilum, dios portavoz de los grandes dioses.

b) Teología mesopotámica

         En las ciudades-estado, cada ciudad disponía de su propio panteón particular. Es lo que se ve en los dioses urbanos:

-Enki-Ea, dios de Eridu,
-An-Anum, dios de Uruk,
-Nanna-Sin, dios de Ur,
-Enlil-Illil, dios de Nippur,
-Marduk, dios de Babilonia,
-Asur-Assur, dios de Asiria.

          En otros entornos, otros templos rurales tenían otras teologías, que matizaban diferentes aspectos de las mismas divinidades. Es lo que se ve en:

-los dioses amorreos,
-los dioses hurritas,
-los dioses elamitas…

          Se trata casi siempre de dioses protectores ante los fenómenos naturales. Pero por dentro albergaban los ideales políticos y culturales de sus lugares. Eso sí, con una teología política puesta al servicio del pueblo, y dejando asomar piedad popular por todos los lugares y momentos, como se ve en:

-Dingir-Ilum, dios de la protección personal,
-Nergal, dios del infierno.

c) Otros dioses periféricos mesopotámicos

         En la fe mesopotámica encontraron cobijo un entramado de creencias y prácticas de todas las culturas filo-babilónicas.

Los dioses amorreos fueron los de mayor influencia periférica, y lograron hacerse con una teología y panteón propio:

-Lim, dios nacional de Amurru,
-Dagán, dios de la fertilidad y los muertos,
-Baal, dios de la naturaleza,
-Rasap, dios de la peste.

Los dioses hurritas fueron un factor de primer orden en el arco norte sirio, en torno al río Habur y la ciudad de Ugarit. Pero la religión hurrita es compleja por las modificaciones históricas que tuvo que sufrir. Destacan:

-Tesub, dios supremo,
-Sawuska-Istar, diosa nacional hurrita,
-Kumarbi-Enlil, dios Padre, de Tesub y de los dioses,
-Simike, dios Sol,
-Kusuh, dios Luna.

Los dioses elamitas se conocen con dificultad, dadas las deficiencias de la lengua elamita, y sólo gracias a los teólogos babilónicos, y al paralelismo hecho con los dioses babilónicos. Pero apenas en el futuro tuvieron trascendencia alguna:

-Ninsusinak, dios nacional de Susa,
-Kiririsa, diosa, madre de los dioses.

 

 

ECONOMIA MESOPOTAMICA

 

a) Metrología mesopotámica

         El valor de las cosas depende de la necesidad. Por ello, los procesos de intercambio obligaron a Mesopotamia a establecer parámetros de aceptación general.

En cuanto a pesos y medidas, en Mesopotamia no hubo una norma unificadora, sino sistemas propios en cada una de sus zonas y épocas. Mesopotamia, para ello, en el III milenio a.C. inventó:

-los números 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9,10 y 60, cada uno con un signo diferente,
-el sistema decimal, de base 10 y potencias, sexagesimal y bi-sexagesimal.

Cuatro fueron los parámetros de mensurabilidad mesopotámica:

-la longitud y la superficie,
-el volumen y el peso.

En cuanto al tiempo y calendario, Mesopotamia fue práctica, y trató de fijar los ciclos de tiempo mediante los ciclos del sol y la luna. Resultado de ello fue la invención, ya en el III milenio a.C, de:

-la unidad día, de 1 umum-ciclo solar,
-la unidad mes, de 1 arhum-ciclo lunar,
-la unidad año, de 1 sattum-12 ciclos lunares.

          La astronomía mesopotámica aplicó un nombre para cada uno de los meses del año, resultando el total del año de 360 días.

b) Escritura mesopotámica

         La complejidad del tejido económico mesopotámico hizo necesarios sistemas que fijaran las transacciones comerciales, con la finalidad de guardar la memoria de lo comerciado.

          Cronológicamente fue Súmer, 300 años antes que cualquier otra cultura, la que inventó y extendió la escritura. En esta 1ª escritura se constataba:

-signos que representaban objetos (pictogramas) o palabras (logogramas),
-entidades fonéticas sin significado semántico completo (silabogramas).

Los pictogramas fueron los primeros métodos mesopotámicos de escritura, compuestos por:

-pequeñas bolas de arcilla,
-con diversas fichas en su interior,
-marcadas con sellos cilíndricos en su exterior.

          Estas primeras bulas mesopotámicas fueron convirtiéndose en tablillas, y generando el trabajo de escriba, como grabador de tablillas. El mensaje escrito podía ser interpretado por usuarios de diferentes lenguas.

Los logogramas, bajo signos de números y objetos, pronto empezaron a representar palabras, y no sólo cantidades o cosas. Estas palabras, leídas en un principio en silencio, empezaron a ser leídas pronto en voz alta. Nació así la lengua monosilábica sumeria, el año 3.300 a.C. en la ciudad de Uruk.

Los silabogramas, último paso dado por Mesopotamia, consistieron en abstraer el sonido de los signos, prescindiendo de la figura, y sin referencia semántica obligada. Así, estas sílabas independientes, podían juntarse a otras y formar una sintaxis abstracta, con introducción de verbos, extranjerismos, e infinitud de posibilidades inventadas. En el año 3.000 a.C. ya se universalizó esta lengua en Súmer, y poco después se multiplicó el número de himnos, proverbios y cánticos escritos.

En cuanto a los signos cuneiformes, éstos suplieron a la escritura sumeria para ganar en velocidad y simplicidad. Con punzones de cuñas triangulares estándar, se imprimían en la tablilla de arcilla las antiguas figuras sumerias, guardando su forma geométrica, pero supliendo las curvas por rectas. A lo largo de más de 3.000 años de escritura cuneiforme, varios fueron los cambios hechos en los signos, pero ninguno en los significados.

c) Intercambio de bienes en Mesopotamia

          El sistema económico mesopotámico estaba constituido por entramados muchos y simples.

Se trató de una economía de subsistencia. Pues la población de la ciudad subsistía a base de las raciones en especie que les distribuía el templo o el palacio. La casa debían edificársela ellos mismos, al igual que la cerámica, costura… Los ciudadanos sólo dependían del exterior para obtener la madera, el bronce.

En las estepas, la comunidad se surtía de sus propios productos, cultivados en parcelas, y podía vender en la ciudad, mediante el trueque, lo restante.

Se trató de un intercambio de excedentes. Pues el templo y el palacio eran los únicos que almacenaban, acumulando excedentes para intercambiarlos por otros bienes, como joyas, oro, plata, armas y vasijas de lujo, muebles, telas, alfombras. Cuando se hacía necesario, las grandes organizaciones importaban materias primas a la ciudad.

Y para ello fue clave la figura del tamkarum-mercader, caravanero que actuaba por encargo del palacio o del templo, en calidad de prestamista y financiador de las actividades estatales.

A partir del II milenio se puede hablar de espíritu proto-capitalista, con la compra al por mayor de lana, cebada, dátiles y cebollas.

 

 

SUMER

 

a) Prehistoria mesopotámica

          El origen de Mesopotamia muestra distintos focos y etapas en la historia. Algunas zonas del sur del Tigris ya estuvieron pobladas y con cultura propia entre el 5.000 y 4.000 a.C. Las zonas del Eufrates, entre el 4.000 y 3.000 a.C.

a.1) Del 7.000 al 5.000 a.C.

La domesticación de animales y plantas fue el primer hecho humano en Mesopotamia y el mundo entero. La construcción de las primeras aldeas data del 6.500 a.C, salvando a Jericó, mucho más antigua. Las ciudades, o centros locales mayores, datarían del 5.000 a.C, con propio drenaje y canalización. Todas las formas de vida de esta época estaban ligadas al mito de la fecundidad: la población sedentaria se sentía dependiente de la naturaleza.

a.2) Del 5.000 al 3.700 a.C.

Fue la época de las herramientas y armas de cobre, los primeros hornos de temperatura, y la fabricación de la primera cerámica pintada, en torno rápido. Los talladores emplean taladros y fresas de rotación.

Los edificios empiezan a hacerse en plana circular, y se detecta el primer templo o ziqqurratu, en torno al cual surgen los primeros núcleos urbanos complejos.

En cuanto al cultivo, se produce el cereal, y cobran importancia los acuíferos y la ganadería. Se divide el trabajo y reparten las tareas. Surge en Uruk la primera codificación económica de la histórica.

b) Cultura de Uruk

b.1) Uruk I

Uruk fue la primera urbe dominante de Mesopotamia. Ya hacia el 3.700 a.C. había ocupado los valles fluviales del Eufrates, desarrollando el modelo de ciudad-estado, perfeccionando la metalurgia del bronce, y empezando a difundir su cultura.

b.2) Uruk II y III

En torno al 3.400 a.C. Uruk, de población mayoritaria semita, y minoritariamente hurrita, empieza a crecer demográficamente, debido a la llegada de un grupo numeroso venido de fuera, los sumerios, de procedencia desconocida, y que se fusionaron con los habitantes autóctonos de Uruk. Esta simbiosis semita-sumeria produjo:

-distribución de los espacios interurbanos,
-organización socio-política, división del trabajo y prestaciones obligatorias,
-técnicas precisas de codificación gráfica,
-cánones y simbolismos como soporte ideológico,
-grandes sectores plurilingües de población.

          El producto final fue una sociedad invariable durante milenios.

En torno a Uruk, que nunca quiso ser capital de ningún estado sumerio, se fueron instalando, en la llanura sur mesopotámica, un aluvión de ciudades-estado con intereses comerciales.

Se decía que la expansión comercial de Uruk había sido detectada hasta en el Indo y Egipto. En efecto, serán inventos de Uruk III:

-la navegación fluvial,
-la talla de sellos,
-la joyería,
-la topografía,
-la escuela,
-el derecho,
-los números y la escritura.

Otro de los pasos gigantes de Uruk III fue la invención de la escritura gráfica, no consecuencia del urbanismo, sino como función económica, para memorizar cifras y valores. Lo que empezó a codificarse en fichas encerradas en bulas de barro, acabó grabándose sobre superficie de tablillas, y generando todo tipo de vocablos, abstracciones, fonética y sintaxis articulada.

b.3) Uruk IV

          La ciudad de Uruk continuó extendiendo su influencia cultural, hasta el 2.900 a.C, por todas las zonas periféricas y mundo alejado, remontando las cuencas fluviales, y llegando su influencia hasta el norte de Siria y Anatolia, el Indo y Egipto. Sus casas o empresas se convirtieron, en centro de resonancia por todo el mundo, importando al mismo tiempo las maderas y minerales que necesitaba.

c) Proto-dinastías sumerias

c.1) Kis

         Tras la expansión brillante de Uruk, empiezan a asumir el testigo hegemónico otras ciudades que habían ido creciendo bajo su amparo y sombra. La primera de ellas fue Kis, de población entera semita, situada algo al norte de Uruk, en el mismo río Eufrates. De Kis datarán los primeros personajes documentados: los reyes Mebaragesi[10] y Mesalim[11].

          El período de Kis, desde el 2.850 al 2.550 a.C, es una etapa donde:

-las ciudades se rodean de murallas,
-los templos son el centro de la sociedad, dominados por el sacerdote y asistidos por el consejo de ancianos y burocracia palaciega
[12],
-los sistemas de canalización son construidos, pues el reparto de aguas empieza a originar los primeros conflictos urbanos,
-la circulación comercial, fluvial o terrestre de los bienes, empieza a producir irregularidades, y a ser capital.

c.2) Ur

         Si en el Proto-dinástico I[13] y II[14], había sido Kis el principal foco de atención mesopotámico, ahora en el Proto-dinástico III[15] el papel predominante corresponderá a Ur, en la confluencia del Tigris y Eufrates.

          El fundador de las dinastías en Ur fue Mesannepadda en el 2.490 a.C, y de esa época también datan en Ur las llamadas tumbas reales, llenas de metales preciosos, instrumentos musicales, vasijas y tiros de carro, donde el monarca se enterraba con sus servidores.

          En torno al 2.500 a.C. se ponen por escrito las composiciones literarias sumerias o textos arcaicos de Ur, los primeros con nombres propios semitas, y en forma de escritura cuneiforme.

          Hasta el 2.100 a.C. se puede hablar de 400 años en los que en Ur:

-el derecho civil va a alcanzar su madurez, ya nunca superada,
-la administración pública va a ser el modelo de los dos milenios siguientes.

          Fue en el 2.100 a.C, y bajo el rey Sulgi, cuando la dinastía III de Ur lleva a su máximo esplendor la cultura de Ur. Más de 500.000 tablillas nos hablan de:

-una eficacísima burocracia,
-un estado fuertemente central y autoritario,
-ampliación en la red de canales terrenos y fluviales,
-relaciones comerciales con países del Mediterráneo,
-tribunales de jueces independientes y por encima de las autoridades,
-un modelo social estrictamente piramidal,
-concepto real casi divinizado,
-un código de conducta ciudadana,
-los primeros nombres extranjeros de clanes esteparios.

c.3) Lagash

         Ciudad al norte de Ur por el cauce del Tigris, Lagash fue el tercer lugar nuclear de la Súmer proto-dinástica. Aquí en Lagash, el descenso de los caudales fluviales y la salinización, vinieron a acentuar los desequilibrios sociales y agravar las disputas.

          Fue entonces cuando, en el 2.350 a.C, se perfila la figura del rey Urukagina, sin relación con la dinastía precedente, y que:

-condonó las deudas de los súbditos,
-denunció los abusos de los altos funcionarios,
-reguló las tarifas de los servicios estatales,
-defendió a los huérfanos y viudas frente a los poderosos.

c.4) Umma

         Algunos decenios más tarde, la constelación de estados rivales dio paso a un fugaz estado sumerio. Fugaz estado, porque sería unificado a la fuerza por el rey semita de Umma, Lugalzaggesi, que combatió a la vecina Lagash, usurpó el trono de la antigua Uruk, ocupó Ur y redondeó sus conquistas sometiendo a Kis.

Consciente de su papel, Lugalzaggesi se apropió el título de “rey desde el Poniente hasta Levante”.

c.5) Eridu

          Por último, el ámbito religioso cristalizó en la que fue el centro teológico de Mesopotamia, la antigua Eridu, la colina primordial de la creación.

          Cristalizó con la lista de los dioses y las funciones de los dioses del panteón:

-presidido por el viejo An,
-manejado de hecho por el terrible Enlil,
-con Inanna escalando posiciones,
-que resucitará cada primavera al fértil Dumuzi, muerto por otoño.

          Será también aquí donde se forjarán literariamente los grandes mitos de la creación y del diluvio, llenos de leyendas y héroes legendarios.

d) Imperio de Akkad

         Hemos visto que las disputas por el control de los acuíferos eran eternas e interminables. Esto va a desembocar, antes de lo esperado, en la aparición, violentamente o no, de estados regionales, más o menos extensos, y dirigidos por una autoridad o rey, superior y fuerte.

d.1) Sargón de Akkad

Fue el fundador del primer estado territorial mesopotámico, con capital en Akkad. Jefe guerrero semita, Sargón siguió los pasos del experimento unificador de Lugalzaggesi en Umma.

Así, el año 2.334 a.C. logró ya adoptar el título de “gran rey de Súmer y Akkad”. Tras esto, extendió su dinastía a toda la Mesopotamia, sur de Anatolia, Armenia, poniente de Irán, golfo Pérsico y toda la Siria.

Sargón creó la 1ª confederación de ciudades sumerias, las coaligó unas con otras, y trató siempre de limar diferencias entre unos parlo hablantes y otros. Incluso a su propia hija, la sacerdotisa Enheduanna, la puso al frente de la gloriosa Uruk.

d.2) Gobierno acádico

Los sucesores de Sargón en Akkad, Rimus, Naramsin y Sarkalisarri, continuaron con la severidad de su predecesor. Se puede hablar de un estado fuertemente militar y centralizado en el poder.

Imperialismo y sobre-humanidad del monarca, básica ideología acadia, van a ser en adelante los soportes simbólicos de las épocas sucesivas. La lengua acadia, variante semita del sumerio, empezará a suplantar al sumerio como lengua oficial de textos administrativos.

d.3) Final del Imperio de Akkad

          El Imperio acádico fue culturalmente importante, un avance positivo dentro de Súmer, pero fue efímero y víctima de su propia inestabilidad interna.

          El golpe de gracia lo darían los guteos, población montañesa de los Zagros, que hacia el 2.150 a.C, se introducen e invaden Akkad, provocan la inestabilidad y fragmentan el poder. Sería ésta la primera invasión, de todas las que van a ir llegando desde todas las estepas, para invadir y ocupar el que fue lugar de origen de la historia de la humanidad.

 

   

BABILONIA

 

          Tras el Imperio de Akkad, culmen de la cultura semita-sumeria, los clanes amurru-amorreos asumen el poder político en Mesopotamia, a la que imponen sus estructuras macro-familiares.

          Babilonia, nuevo estado fundado por los amorreos en el sur de Mesopotamia, va a ser el centro del mundo y en cierto sentido la continuadora de la línea sumeria y acadia. El acadio babilonizado será la lengua internacional.

Ahora bien, todas las dinastías que gobernarán Babilonia van a ser extranjeras: amorreas primero, casitas, asirias y caldeas después. Eso sí, con cierto sello babilonizador, que irá marcando todos los ritmos culturales.

En el norte, también otro jeque amorreo fundará un nuevo estado, Asiria, en el futuro competidor de Babilonia.

En el este, Elam hacía de puente hacia las mesetas centroasiáticas, y al oeste, Siria obligará a sus escribas a mantener correspondencia con el acadio babilónico.

a) Babilonia amorrea

          El nacimiento de Babilonia sucedió el 1.900 a.C. en la antigua y perdida aldea de Babil, uno de los poblados cinturón de Ur III, hermano de Isin, Larsa, Sippar y Esnunna, y como todos ellos, ocupados por los amorreos.

          Hammurabi, sexto de los reyes amorreos que ocuparon Babil, será el auténtico fundador de la supra-regional Babilonia, allá por el 1.790 a.C:

-incorporando a su reino los territorios cinturones de Ur,
-controlando todas las rutas comerciales hacia el Mediterráneo,
-conquistando los territorios sirios de Mari y Alepo,
-colocando al insignificante Marduk como dios nacional de Babilonia.

          Hammurabi supo combinar imperialismo con un modelo de actuación justa, plasmando en su Código de Hammurabi todos los principios de la doctrina social mesopotámica:

-el ojo por ojo y diente por diente,
-el manual de sólida costumbre y buena conducta,
-la protección legal de las clases desfavorecidas.

En temas científicos, en esta etapa se tradujeron al acadio-babilónico los mitos más relevantes de la Antigüedad, así como numerosos textos sumerios. Se adaptaron los cultos antiguos sumerios, se elaboraron las bases teológicas de la nueva religión, y se realizaron avances en matemáticas, astronomía, medicina, química y lexicografía.

b) Babilonia casita

Del 1.500 al 1.150 a.C, Babilonia va a estar regida por reyes de origen casita, población procedente de los montes Zagros, y presente en la ciudad desde el 1.700 a.C. Ya Babilonia I había dejado entrar a población extranjera de todos los lugares. En estos 450 años de Babilonia II, la población casita será la que se haga con el poder.

En el campo interior, la sociedad casita fue tranquila, sin fragmentaciones o rivalidades.

En el campo exterior, los casitas inventaron los carros ligeros de guerra, como grandes peritos en la doma de caballos que eran, para repeler eventuales agresores y reforzar sus fronteras.

La cultura casita de Babilonia va a ser continuadora de la amorrea, aunque con ciertas estructuras clánicas. Todos los textos van a seguir siendo redactados en acadio. Se compondrán bellos poemas orientalizados, como el del Justo sufriente, sobre el cuidado o no de la divinidad.

La religión casita va a introducir el santuario real, dedicado a las divinidades casitas Simaliya y Suqamuna.

Finalmente, en el 1.150 a.C. un grupo autóctono, con el auxilio elamita, impone agresivamente en Babilonia su poder, dándose por terminada la época clásica babilónica.

c) Babilonia asiria

          Durante tres siglos, Babilonia había estado luchando por mantener un equilibrio con los asirios. No obstante, la presión se fue agrandando, hasta que se hizo ya insoportable.

Fue Tiglatpileser III de Asiria, en el 727 a.C, el encargado de poner a Babilonia bajo dominio asirio. No lo hizo bajo la violencia bélica, sino reclamando su derecho al trono babilónico.

Salmanasar V, Sargón II y Senaquerib, hasta el 625 a.C, también ejercieron su soberanía sobre Babilonia, teniendo que hacer frente a esporádicas revueltas caldeas, de algunos jeques caldeos que ya merodeaban por la zona.

Uno de estos jeques caldeos, Nabopalasar, sería el que finalmente quitaría Babilonia al Imperio asirio, el año 625 a.C, para dársela a los clanes arameo-caldeos. Poco duró, un siglo, la golosina babilónica para Asiria.

Se puede decir que la aportación asiria a Babilonia dejó:

-inseguridad general,
-desplazamiento poblacional hacia el medio rural,
-aumento de sectores desarraigados y marginales,
-producción literaria de la Teodicea babilónica y Epopeya de Erra,
-abundantísima producción científica, médica, astronómica y matemática.

d) Babilonia caldea

         Se dice que el rápido final del Imperio asirio en Babilonia pudo ser debido a su prepotente actitud frente a los sectores extranjeros de la ciudad. De hecho, eso mismo sucederá en el final de la misma Assur y Nínive, cuando una coalición de medos se empeñe en la destrucción de todo vasallaje asirio feudal.

d.1) Nabopalasar

En Babilonia, un jeque caldeo, Nabopalasar, vasallo feudal de los asirios, decidió una alianza con los medos, montañeses iraníes, y enemigos por lo mismo de Asiria, para usurpar el trono babilónico. Esto sucedería el año 625 a.C, mismo año en que la misma coalición, medo-caldea, destruye la ciudad asiria de Nínive, y se reparten las tierras:

-Babilonia, para los caldeos,
-el norte, para los medos.

          La etapa caldea de Babilonia va a ser muy efímera, pues el Imperio persa ya está avisando a la puerta. Pero sus monarcas, sobre todo Nabucodonosor, van a poner Babilonia a la altura de la primera capital del mundo, en riqueza, cultura, religión, ejército y arquitectura, poniendo en vilo a la misma Egipto.

d.2) Nabucodonosor II

En efecto, fue Nabucodonosor II, excelente político, y casado con una meda, el encargado de someter para Babilonia, entre el 600 y 570 a.C, y con un ejército impresionante de tropas:

-toda la Mesopotamia norte, sur y central,
-Siria, Anatolia y Samaria,
-el reino de Judá-Jerusalén,
-el reino faraónico de Egipto.

Tras invadir Egipto, Nabucodonosor avasalló a los egipcios a pagar de botín:

-30.000 kg de plata y 30.000 kg de estaño,
-300.000 kg de cobre y 6.000 lingotes de cinc,
-decenas de miles de tejidos de lujo, lana y púrpura.

          En otras invasiones, el botín consistía en esclavizar a la población, destruir todo lo encontrado, seleccionar a lo más selecto de sus intelectuales para sí.

          Babilonia se convirtió en un jardín colgante, una maravilla del mundo:

-en arquitectura, con 2 murallas, 3 ríos, 8 canales, 8 puertas, 24 calles, 43 templos, palacios, vías procesionales, la puerta de Istar, el Zigurat de Babel de 90 m. altura…
-en matemáticas, con el cálculo aritmético, álgebra, geometría, topografía, astronomía…
-en religión, con 55 santuarios de Marduk, 300 santuarios a los Igigi, 600 santuarios a Annunaki, 180 altares a Istar, 180 altares a Adad, 12 altares a las divinas Pléyades…

e) Babilonia persa

         A la muerte de Nabucodonosor, la cultura y la política pasaron a manos de las castas sacerdotes. Su sucesor, el rey caldeo Nabónido, nada pudo hacer ante las intrigas palaciegas y presión de los sacerdotes, que le acusaban de heterodoxo y trastornado por querer introducir cultos de 2000 años atrás.

          Nabónido, en extrañas circunstancias, salió hacia Arabia con el fin de reclutar jeques para su causa. El pueblo empezó a despreciarlo y odiarlo.

          En este contexto, la llegada de Ciro de Persia ante las murallas de Babilonia, el año 539 a.C, fue toda una aclamación liberadora. Llegaba el mesías salvador.

 

 

ASIRIA

 

a) Asiria I

          Nació en torno al 1.900 a.C, al mismo tiempo que la sureña Babilonia, y también como fruto de las invasiones amorreas. Fue zona de pastos, con una agricultura de escasas zonas irrigables y dependiente del régimen de lluvias. Esto le llevó a vivir siempre en condiciones geo-económicas muy peculiares, y muy diferentes del sur aluvional mesopotámico.

          Ya la antigua Kanis, ciudad autóctona norteña del Tigris, hacia el 2.100 a.C. había mantenido ciertas relaciones comerciales con Anatolia, exportándole tejidos a cambio de cobre y estaño, y creando unas tímidas agencias comerciales.

          Samsi-Adad, octavo de los monarcas amorreos que ocuparon Kanis, fue el auténtico fundador de Assur, allá por el 1.780 a.C:

-controlando toda la zona norteña fluvial,
-sometiendo la ciudad eufrática de Mari,
-cortando las rutas comerciales, hacia Levante, del sur.

          Assur, la nueva capital asiria, fue rápidamente enriqueciéndose con:

-doble muralla interior y exterior,
-palacios viejo, nuevo y parto,
-el gran templo de Asur,
-templos de Adad, Istar, Sin y Samas.

          A la muerte de Samsi-Adad, Asiria no encontró la manera de controlar todo lo conquistado por la I dinastía, y acabó sucumbiendo en un período oscuro de casi 400 años. El trono asirio continuó ocupado, pero esta vez a merced del Imperio hurrita, que desde Hurri-Mittani, le impuso el régimen de vasallaje.

b) Asiria II

          Assur-Uballit fue el monarca que confirmó, en torno al 1.350 a.C, el renacimiento de Asiria como potencia internacional.

          Este éxito debe ser atribuido al Imperio hitita, y no a los propios asirios, pues fueron aquellos los que acabaron y aniquilaron el poder del Imperio hurrita, el año 1.360 a.C, bajo la mano del monarca hitita Suppiluliuma[16].

          Con el espacio libre de actuación, Asiria sentó las bases de un estado sólido y con clara vocación expansionista:

-creciendo hacia el norte y noroeste,
-aculturando las tribus montañesas del Cáucaso e Irán,
-expandiendo su influencia hacia el Mediterráneo.

          Sobrellevando los propios conflictos internos, de inestabilidad y sucesorios, Asiria continuó su expansión exterior por las buenas o las malas.

Adad-Nirari conquistó Karkemis en 1.280 a.C, y puso bajo control asirio todas las rutas caravaneras del Eufrates.

Tiglatpileser I, en 1.110 a.C, puso en jaque a todos los reinos vecinos de Damasco, Israel, Judá y Fenicia, tradicionalmente bajo protección de Egipto.

Expediciones exteriores de castigo, y esclavización de todos los terrenos conquistados, fueron las constantes asirias de sus conquistas. Toda una tecnología bélica avanzada fue puesta a la obra. La jugosa Babilonia esperaba a la puerta.

c) Asiria III

Por el año 900 a.C. se empiezan a establecer por el oeste asirio unos nuevos clanes venidos de fuera, los clanes arameos. El problema no venía de estos clanes, sino de su verdadero estado, Urartu, que había empezado una política expansionista, entrando en conflicto con los asirios:

-en los mercados de materias primas venidos de Anatolia,
-en las líneas asirias de acceso al Cáucaso.

          Pese al obstáculo y reveses de Urartu, Asur-Nasirpal y Salmanasar III continuaron con la conquistas. Babilonia, bajo Tiglatpileser III, e Israel-Samaria, también pasaron al heraldo asirio.

          Asiria III supone, con más de 20.000 tablillas recuperadas de la Biblioteca de Nínive, el cénit de la cultura asiria:

-en literatura enciclopedista,
-en una astronomía adivinatoria,
-en multitud de tratados internacionales,
-en arte esmaltado y esculturas lamassu,
-en arquitectura templaria y palaciega de Nimrud y Nínive.

          Los fundamentos políticos y administrativos del Imperio asirio III van a ser los rasgos inspiradores directos del Imperio persa y del mismo Alejandro III Magno.

 

 

FINAL DE MESOPOTAMIA

 

a) Persia

Durante el II milenio a.C. algunos grupos arios se establecieron en la meseta iraní; los medos y los persas eran dos de ellos.

La meseta iraní, en constante relación con asirios y elamitas, había puesto su primitiva capital en Ecbatana, cruce de caminos muy diversos, pero con clara tendencia mesopotámica.

La particularidad más llamativa de los persas fue su religión mazdeísta en torno al dios Ormuz[17]. Era una religión dualista, de principio bueno y principio malo, fundada y propagada por Zoroastro entre las clases altas iranias, entre el 1.000 y 600 a.C.

Con la asimilación cultural de la vieja Susa, y la fundación de la nueva capital, Persépolis, se fundan los cimientos propios de la cultura persa, fundidos con elementos egipcios y mesopotámicos.

a.1) Expansión persa

Llegado el siglo VI a.C, el clan aqueménida se hizo con el control del imperio persa y medo, e inició una decidida política expansionista.

Ciro II fue el gran monarca persa y el auténtico fundador del Imperio persa. Con el reclutamiento de un impresionante ejército, Ciro II conquistó, del 545 al 525 a.C:

-el valle del Indo,
-Arabia, la Bactria, Sogdiana y Asia central,
-Babilonia, Egipto y toda la Mesopotamia,
-Fenicia, Siria, Lidia, Anatolia y todo el Mediterráneo oriental.

          Cambises I, sucesor de Ciro II, murió en su intento de saltar a la Europa occidental.

          Darío I, político hábil y conciliador, decidió organizar y estabilizar lo conquistado, dividiendo los extensos territorios en 20 provincias o satrapías, poniendo a su frente a miembros de la familia real. Pero aún así, decidió ser él quien diera el salto a Europa, sometiendo la cuenca del Danubio, Tracia y Macedonia, al vasto Imperio persa.

a.2) Conquista persa de Babilonia

          Con la toma persa de Babilonia en el 539 a.C, Ciro II había tenido cuidado en ganarse el favor de los sacerdotes de Marduk. De hecho, no se presenta en Babilonia como el conquistador, sino como un legítimo sucesor de la cultura y paz babilónica.

          De hecho, la época persa no supuso en Babilonia, culturalmente, un cambio radical de los esquemas simbólicos precedentes. Tanto Ciro como Darío I comprendieron que la religión era un componente esencial dentro del macro-sistema persa, permitiendo el desarrollo normal del culto.

          Algo diferente supuso la llegada, el 482 a.C, de Jerjes I a Babilonia:

-retirando la estatua del dios Marduk,
-destruyendo todos los zigurats de la ciudad,
-prohibiendo la celebración de la fiesta primaveral.

          La sublevación no se hizo esperar, y tras 20 años de protestas, fue Artajerjes I el que tuvo que permitir reanudar el culto, restaurar los templos, reponer las festividades. A cambio, los sacerdotes debían pagar unos impuestos.

b) Elam

         Durante el IV milenio a.C. la cultura de Uruk había extendido su influencia hacia las zonas periféricas. Cronológicamente, los primeros pasos de la expansión de Uruk se dio en dirección este, con la colonización de la zona de Elam, en la ribera del Pérsico, y su capital Susa.

          El núcleo de la colonización mesopotámica en Elam fue la llanura de Susa, entre los ríos Karun y Karheh, y en el descenso de los montes Zagros. Desde la planicie de Susa, se podía alcanzar la meseta persa por una serie de vías y puertos de montaña.

          La ciudad de Susa estaba poblada por población sumeria, y en ella se han encontrado multitud de sellos cilíndricos, bulas con fichas, así como los mismos cánones arquitectónicos e iconográficos que las ciudades sumerias. En el III milenio a.C. Susa era parte integral de la cultura sumeria, a todos los efectos.

          Con la llegada de los elamitas, población interior procedente de los montes Zagros, numerosos conflictos van a ir apareciendo en el II milenio a.C. en las comarcas. Los elamitas comenzaron a usar:

-una escritura autóctona, de carácter logográfico,
-un sistema gráfico linear, todavía sin descifrar,
-nuevas vías comerciales, hacia el altiplano persa y Asia interior.

          Con la bajada a Susa de los grupos arios iraníes, en sus vertientes de medos y persas, y tras la fundación de la nueva capitalidad en Persépolis, Elam origina, ya en el I milenio, la creación del gigante Imperio persa.

c) Siria

         Siria fue también otra de las zonas periféricas en recibir la cultura de Uruk, en su expansión hacia el oeste. La difusión de los modelos mesopotámicos de vida en Siria se realizó dentro de los límites pluviométricos adecuados, y de una manera selectiva, ya que existía desde el Calcolítico una honda cultura local.

          Los principales enclaves fueron Ebla, Mari, Tell-Huera y Gabal, situados en los márgenes del Eufrates, y que tenían como misión:

-buscar las maderas, metales y cristales, en las cuencas del Habur,
-centralizar las materias primas que necesitaban las oligarquías de Uruk,
-organizar el transporte hacia el sur.

          Otros enclaves restantes aislados, servían de base para las penetraciones ramificadas.

          En cuanto a las clases de la cultural simbiosis siro-mesopotámica, se puede hablar de una madura idiosincrasia, intensidad y receptividad, plasmándose en el Archivo de Ebla del 2.500 a.C. y el Código de Mari del 2.350 a.C, llenos ambos de miles de tablillas y hallazgos epigráficos:

-los perfectos sistemas de contabilidad,
-los nuevos cánones estéticos de la escritura o escultura,
-la excelencia de una trilingüe administración,
-el cultivo de todo tipo de género literario.

          Por el II milenio a.C. Siria se convertiría en el campo de batalla entre los intereses comerciales de Egipto y los estados periféricos enfrentados. Ugarit, ciudad de la costa siria con puerto internacional, se va a erigir en la sucesora de Ebla y Mari al mando de la cultura, desarrollando, del 1.400 al 1.200 a.C, el primer alfabeto conocido de la historia de la humanidad, compuesto de 30 signos.

          Ugarit significó aunar las nuevas culturas minoicas del Egeo con los antiguos saberes orientales, en documentos jurídicos, administrativos, escolares, mitológicos, literarios.

          Con la llegada de los pueblos del mar, la milenaria y floreciente cultura siria, en sus simbiosis oriental y occidental, va a caer en la desaparición. Los últimos textos de Ugarit recogen y dan fe cierta de la inminencia de esta amenaza, y del nerviosismo y desorganización de sus dirigentes, incapaces de controlar una defensa eficaz.

d) Anatolia

Los hititas, citados en la Biblia como hittim, y cuyo origen se desconoce, era una población indoeuropea establecida en Anatolia, en el marco de las migraciones arias venidas por el Cáucaso en el III milenio a.C, ocupando hacia el 1.900 a.C, la meseta central de Anatolia, y algunas zonas del norte de Siria.

Los hititas dominaron e impusieron su idioma, cultura y dominio sobre los habitantes originales primitivos, llamados hatti, que hablaban una lengua aglutinante que no pertenecía al tronco indoeuropeo.

Los hititas habían logrado una organización política basada en la federación de pequeños estados, unidos por tratados al gobierno central, con un gobernador representante del rey. Disponía de las siguientes instituciones:

-rey: origen divino, gran sacerdote y juez, escoge al heredero. Necesita ser aceptado por el panku,
-panku: asamblea de notables lo que hace de la monarquía hitita un sistema no absoluto.

Aunque la primera cronología hitita no es muy segura, es posible que la primera ciudad establecida por los hititas fuese Nesa, cerca de la actual Kayseri. Poco después del 1.800 a.C. conquistaron la ciudad de Hattusa, cuyos restos se encuentran en el actual yacimiento arqueológico turco de Bogazkoy. Sólo se tienen conocimientos de la historia hitita hasta el siglo XVII a.C, con la llegada de su principal rey Labarna.

e) Dominación griega

          Los griegos ya habían hecho acto de presencia en Mesopotamia en épocas anteriores, habían conquistado las costas jonias de Anatolia, e impregnado de helenismo toda la cultura siro-mesopotámica.

e.1) Alejandro III Magno

         Ahora, en el s. IV a.C, y bajo el dominio absoluto de Alejandro III Magno, aleccionado por su padre Filipo de Macedonia, y por los mejores consejeros griegos, Grecia sometía Egipto y se lanzaba sobre la conquista del impresionante Imperio persa.

          En la Batalla de Issos-Anatolia del 333 a.C, Alejandro pone el pie en Asia, infringe la primera derrota a Darío III, y reclama para sí todo el Imperio aqueménida, buscando una confrontación definitiva.

          En la Batalla de Gaugamela-Kirkuk del 331 a.C, Alejandro sella la derrota definitiva de los persas. Darío huye y Alejandro entra victorioso en Babilonia y toda la Mesopotamia, rumbo a Susa, Persépolis[18] y el Indo.

          Tras las triunfales victorias del Indo, Irán e India, Alejandro vuelve el 323 a.C. a Babilonia, donde muere en manos de los sacerdotes caldeos, a quienes deja su testamento ideológico:

-Dios es el padre común de toda la humanidad,
-la armonía entre los hombres viene de ser todos hermanos, y someterse al monarca y su legislación,
-todos los pueblos del Imperio eran libres e iguales ante la ley.

e.2) Conquista griega de Babilonia

         La dinastía seleucida fue la heredera del Imperio griego en Babilonia. A la muerte de Alejandro, Seleuco I Nicator, que había fundado una nueva metrópoli en la  rivera Tigris, fue quien cambió la antigua y vieja capital de Babilonia, por la nueva y joven Seleucia. Era el año 312 a.C, y Babilonia quedaba herida de muerte.

          El cambio de capitalidad de Seleucia por Babilonia supuso la muerte de la gloriosa historia de la vieja Babilonia. Los motivos no fueron ya políticos sino económicos y comerciales, pues Seleucia había sido creada para situarse en como centro de encuentro entre el Mediterráneo, golfo Pérsico, y la India.

En Babilonia, tan sólo un grupo de sacerdotes logró seguir transmitiendo en tablillas los conocimientos de astronomía, lexicográficos y matemáticos, sin interés ninguno.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

_______________

[1] Latente y presente en la voluntad del dios mesopotámico.

[2] Enemigos de guerra.

[3] Para saldar deudas…

[4] Donde el rey firmaba con el símbolo * del dios.

[5] De ahí el llamarles “los escapados”.

[6] Casa, nido, parentela, pueblo, manada, rama, carne y sangre, semilla…

[7] Para siempre, pues ya no podría ser vendida.

[8] Pero siempre desde la idea de que el dios y su ciudad habían de tener la misma personalidad.

[9] *, ilum (lit. “cielo”).

[10] Del 2.630 a.C.

[11] Del 2.600 a.C.

[12] Poco después la fundadora de palacios.

[13] Desde el 2.850 a.C.

[14] Desde el 2.650 a.C.

[15] Desde el 2.550 a.C.

[16] Que poco después se tendrá que ocupar de contener a Egipto.

[17] Lit. “señor sabio”.

[18] Capital persa, de la que no dejó piedra sobre piedra.