ESTRATIGRAFIA ARQUEOLOGICA

a) Arqueología
b) Finalidad de la estratigrafía
c) Cuadrículas estratigráficas
d) Niveles estratigráficos
e) Posición estratigráfica de los objetos
f) Método estratigráfico de la Matriz de Harris
g) Principios de análisis estratigráfico

______________________________________________________

a) Arqueología

            Todo historiador tiene la posibilidad de elegir su propia perspectiva arqueológica, de posicionarse dentro de un campo teórico y variable arqueológico, y cuyos extremos son:

-el hiperpositivismo tradicional,
-el relativismo moderno de última hora.

            Thomas Kuhn, en este sentido, llegaba a decir que la arqueología avanzaba más por cambios bruscos que de forma continua y acumulativa.

            Y es que a diferencia otras ciencias, la arqueología no presenta, ni siquiera en las épocas más estables, un único paradigma, sino que varios legítimos compiten entre sí.

            Eso sí, y como decía Kuhn, sin un paradigma teórico es imposible trabajar en la práctica.

a.1) Posturas excavatorias

            Los restos de nuestros antepasados son casi siempre muy humildes, pero fueron creados por un comportamiento. No se excava, pues, piedra ni madera, sino hombres. Y la finalidad no es sino esa, quitar la tierra que cubre los objetos abandonados por el hombre

            Pero excavar significa siempre destruir, y perder para siempre todo aquello que no se registra. Y destruir mucho, pues para obtener datos fiables es necesario excavar una gran extensión, y no quedarse con la imagen engañosa que dan las pequeñas catas.

            Existen, pues, muchas maneras de desenterrar los restos arqueológicos, y no existen dos yacimientos que sean iguales.

            Hay dos variables a considerar antes de excavar:

-la abundancia de elementos únicos o raros,
-la calidad de los datos que se van a obtener.

            Pero aquí se da una paradoja, pues la información para decidir qué yacimientos son meritorios o no, sólo se puede obtener una vez excavado.

            Son direcciones erráticas, a la hora de escoger un yacimiento: seguir las modas de investigación, querer contrastar las hipótesis, dejar en vacío la investigación.

            Para comenzar la excavación, hay ciertas reglas:

-si es una fortificación, se ha de comenzar por el punto más alto,
-si existen varios niveles, se ha de comenzar por la zona con más profundidad.

            Es necesario decidir también:

-el lugar donde se va a arrojar la tierra excavada,
-si se van a volver a cubrir las catas o no,
-si se va a utilizar una pala mecánica o no.

            Una vez que se comienza a levantar la tierra:

-hay que avanzar horizontalmente,
-no se pueden mover de su sitio los objetos aparecidos,
-no se levanta ningún pavimento o muro, mientras la excavación no lo exija.

            Es muy común que aparezcan piedras sin que se sepa si pertenecen a una estructura o no. Por ello se dejarán siempre en su sitio. Los objetos sí serán registrados, en posición y forma, incluso aunque estén fragmentados.

b) Finalidad de la estratigrafía

            Consiste en establecer qué contextos fueron más antiguos que otros, clasificándolos, uno a uno, por su orden de antigüedad.

            La mayoría de los yacimientos están formados por:

-estratos, depósitos secuenciales que van formando capas, como más pequeña división que se puede reconocer en un yacimiento. Es el contexto de la excavación,
-nivel, considerado sinónimo de estrato,
-capa, o pequeñas divisiones naturales dentro de un nivel.

            Los estratos se diferencian por alguna de las siguientes propiedades: tamaño, color, espesor, contenido. Las partículas a estudiar son visibles sólo en una pequeña parte de lo que lo son microscópicamente.

c) Cuadrículas estratigráficas

            Una vez tomada la decisión de excavar en un determinado yacimiento, el siguiente paso consiste en establecer el sistema de ejes o cuadrículas, para poder reconstruir en el laboratorio todo lo hallado y los procesos tomados.

            La técnica no es otra que la del dibujo lineal, de planimetrías y altimetrías.

            Uno de los principios del método es que el volumen de tierra que se extrae:

-tiene que tener forma geométrica rectangular,
-debe presentar las paredes, o perfiles, verticales,
-suele dejar bandas de tierra, o testigos, sin excavar.

            Los yacimientos suelen estar formados por niveles estratigráficos, colocados unos encima de otros. Cada nivel tiene un significado cronológico y cultural. Cuando cambia el color del perfil respecto del testigo, o los objetos aparecidos, se puede decir que ha desaparecido un nivel y ha aparecido otro. Cuando ya se tienen varios niveles estratigráficos, cada habitación se denominará con una sigla especial, para poder ser identificada.

            Conviene que el punto cero, origen de las coordenadas, se encuentre fuera del yacimiento. Así, todas las denominaciones seguirán la misma dirección. Si se coloca en el centro, hacia un lado irán letras mayúsculas, y hacia el otro las minúsculas. El punto cero siempre estará situado por encima del yacimiento, para que no corra peligro de ser derribado.

            Cada cierta distancia en los ejes principales es necesario clavar estacas, comprobadas a diario.

            Como es lógico, todos los trabajos han de ser efectuados mediante aparatos de medición topográfica: nivel, mira, jalones, cinta métrica…

            Con todo, serán los restos descubiertos los que marquen la dirección a seguir.

d) Niveles estratigráficos

            Un nivel es una capa de tierra levantada, de 2-20 cm. Al comparar luego en el laboratorio los materiales de cada nivel, se verán si existen diferencias entre los de arriba y los de abajo, y si aparecen fragmentos del mismo objeto en diferentes alturas.

            Cuando se trata de niveles finos o con información, la manera de levantar la tierra consiste en raspar con la paleta milímetro a milímetro. Cuando se trata de niveles gruesos o sin información, se puede utilizar el pico, pala y piqueta.

            En este caso los terrones levantados han de ser golpeados hasta ser reducidos a tierra suelta. Posteriormente, la tierra que se saca de los niveles excavados debe cribarse, puesto que muchos pequeños objetos escapan a la vista.

            Un método eficaz para recoger los restos orgánicos pequeños es la flotación sobre un contenedor de agua, de forma que los fragmentos de interés quedan flotando.

            Cuando un nivel consiste en un conjunto cerrado (tumbas, tesoros metálicos…), la fecha absoluta es posterior a la fecha del objeto encontrado.

            Cuando un nivel se encuentra debajo de otro exactamente fechado, la fecha absoluta es anterior a la fechada.

            En todo caso, se ha de fechar:

-los niveles, y no los artefactos,
-el momento de deposición, y no el momento de fabricación.

            Bastantes fechas se refuerzan entre sí. No obstante, hay que establecer las oportunas diferencias en los objetos a fechar (por ej, la precisión va en aumento a partir de la aparición de monedas).

e) Posición estratigráfica de los objetos

            Más difíciles de percibir son los pequeños movimientos de objetos, que pueden haber emigrado de unos niveles a otros a causa de la erosión superficial, por movimientos de tierra, o por la acción animal.

            En general, hay dos tipos de estratos:

-primarios, si los restos se encuentran en su posición original,
-secundarios, si los restos han sufrido alteraciones posteriores.

            Un caso más raro es el de la estratigrafía invertida, si por cualquier causa fue necesario desmontar todo el yacimiento anterior, o los niveles superficiales fueron arrasados para construir una elevación.

            Algo más común ocurre cuando no se aprecian estratos en un yacimiento, porque se borraron por alguna actividad humana.

f) Método estratigráfico de la Matriz de Harris

            Es el método estratigráfico más conocido, basándose en diagramas de secuencias. Se trata de considerar a cada estrato por igual, como una unidad abstracta representada por un número.

            Da lo mismo que se trate de una muralla o de un agujero, ya que cada uno de ellos representa un “suceso” en el tiempo. Así, cada momento de la construcción se considera separado e independiente de los demás.

            En la matriz de Harris, los datos estratigráficos se integran en:

-planimetrías, o dibujos del aspecto horizontal de la excavación,
-altimetrías, o dibujos de las distintas catas hechas hacia abajo.

            Tras esto:

-se identifican los puntos fijos encontrados,
-se reflejan en un diagrama todos los datos,
-se va insertando la cronología de lo descubierto en el yacimiento.

            Así, las antiguas representaciones bidimensionales se transforman en tridimensionales, al aportar una 3ª dimensión, que es el tiempo.

g) Principios de análisis estratigráfico

            Se cumplen siempre que, en la mayor medida posible, los niveles sean depósitos sellados, separados por encima y por debajo, y alejados de zanjas, agujeros o intrusiones.

            Son tres los principales principios estratigráficos:

-Principio de superposición: todo estrato superpuesto a otro es más reciente a él;

-Principio de continuidad: un mismo estrato tiene la misma antigüedad en todos sus puntos. Lo que quiere decir que todos los objetos contenidos en el mismo nivel son contemporáneos;

-Principio de identidad: si varios estratos contienen los mismos fósiles, son de idéntica cronología. De aquí se desprenden las escaleras estratigráficas, que enlazan varios yacimientos en series cronológicas.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia