ESPARTA

a) Grecia
b) Esparta física
c)
Esparta política
d) Guerra civil de Esparta contra Atenas
_____________________________________________

a) Grecia

            La historia de Grecia, desde el s. VIII a.C[1] hasta que fue conquistada por Filipo II de Macedonia el año 338 a.C[2], fue la historia de las ciudades-estado rivales, que se turnaban la hegemonía sobre el resto de ciudades. Esparta, Tebas, Atenas, Olimpia, Corinto y Argos, componían el mapa griego antiguo, aunque Esparta y Atenas sobresalían bastante sobre las demás.

            Entrando ya en el s. V a.C, la historia griega (o Grecia Clásica) fue la historia:

-de la resistencia contra los persas, y de la satisfacción helénica por sus victorias externas e independencia sobre la zarpa oriental[3];
-de la resaca y nostalgia interior, no obstante la euforia exterior, por lo que un día se fue en polis, apoikias y auge comercial, y que por propias rivalidades internas se estaba empezando a perder
.

            Así pues, pensadores como Sócrates y Demóstenes, artistas como Policleto, historiadores como Tucídides (puentes hacia la nueva escuela macedónica del norte)... intentaran unir ambos polos, exterior e interior, mediante una única, diferente y tradicional, cultura y pensamiento panhelénico[4]. Es la época de la seriedad y la madura reflexión, sin opción a poder volver a equivocarse.

            Así, la Grecia Clásica supuso el conflicto y la posterior necesidad de fusión de dos modelos políticos:

-de Atenas[5], principal enclave griego hacia el Egeo, y que se había convertido en la líder política indiscutible de toda Grecia, dirigiendo al resto de ciudades-estado en las Guerras Médicas contra la invasión persa del 480 a.C.

-de Esparta[6], situada en el sur del Peloponeso, que había conquistado a su vecina Mesenia, se había anexionado la mayoría de enclaves cercanos, y derrotó a Atenas en las civiles Guerras del Peloponeso, como líder militar indiscutible de toda Grecia.

            No obstante, incluso después de haber cedido su hegemonía a Esparta[7], ni Atenas ni Esparta conseguirían seguir siendo ya centros de unión políticos de Grecia, sino que este peso recaería en Macedonia.

a.1) Espíritu griego

            Grecia fue un pequeño pueblo dotado de un admirable espíritu para las más variadas manifestaciones culturales[8]. En todas las ramas que cultivó, Grecia dejó marcada una profunda huella genial. Se puede decir que Grecia fue la cuna de la cultura occidental, y la razón, la medida de todas sus cosas[9].

            A Grecia se debe la formulación de las nociones fundamentales del saber con una precisión inigualada[10], la mayor parte de las tendencias que de una manera u otra impregnan la historia universal[11], la distinción y fijación de las partes de la ciencia, sus problemas y métodos de investigación[12].

            La literatura, la política, la historia, la matemática… todo estuvo impregnado de este sistema racional, todo debía reflejar aquellos cuatro conceptos universales que los griegos habían ido descubriendo a lo largo de los siglos: la unidad, la verdad, el bien, la belleza.

b) Esparta física

            Ciudad fundada por los dorios hacia el s. XI a.C, y conocida también como Lacedemonia[13], Esparta estaba situada junto al río Eurotas del Peloponeso, cerrada en sus 4 puntos cardinales por: el golfo de Mesenia y puerto de Giteion (S), Cordillera del Taigeto (N), y las provincias de Elide, Argólida y Arcadia (W). Disfrutaba de riqueza y feracidad en sus tierras, y estaba aislada por mar y montaña del resto de civilizaciones.

            Con numerosas citaciones clásicas a su status diferenciado del resto[14], Esparta pudo tener bastantes elementos proto-históricos micénicos en sus alrededores[15], y contribuyó eficazmente a la batalla de Troya[16].

c) Esparta política

            Definida por Herodoto como un “campamento militar” y por Tucídides como un “colectivo de supersticiosos”, por su rígida disciplina militar[17] y por ser capaces de retirarse de una guerra para celebrar los cultos locales a sus dioses[18], Esparta construyó su propia polis-estado como el más grande de Grecia[19], de una forma muy diferente al resto[20], y con las peculiaridades de:

-inmovilidad de leyes,
-ausencia de evolución cultural,
-exigencia de sacrificios desde la propia infancia,
-educación en los máximos valores humanos
[21],
-sobrevaloración del pasado, y capacidad de sacrificar el futuro
[22].

            Fue Tirteo de Esparta, en el s. VII a.C, su auténtico alma intelectual, e introductor de:

-los lemas espartanos[23],
-la participación de las mujeres en los agones-olimpiadas competitivas
[24].

            Como grupos sociales destacados, hubo en Esparta tres:

-los homoioi o espartiatas, o iguales, que controlaban el estado espartano, por ser oriundos de Esparta y poseer los derechos políticos y de tierra;
-los periecos, o habitantes de los alrededores, no oriundos de Esparta y sin derechos, pero con permiso para trabajar el campo y la artesanía;
-los hilotas, o esclavos, traídos como prisioneros de guerra, que no disfrutaban de libertad alguna, más que dejarse atacar por los niños espartanos y aprendices guerreros, y que debían participar en las guerras[25].

            A nivel de legislación política, fue el conjunto de leyes o Rhetra, fruto de la obra consensuada por Licurgo, la que dominó el panorama político espartano, basado éste en:

-una diarquía hereditaria, compuesta por: 1 rey militar y 1 rey sacerdote,
-una gerusía o Asamblea de control estatal, compuesta por 5 éforos-jueces y 28 gerontes-ancianos.

d) Guerra civil de Esparta contra Atenas

            Duró del 431 al 404 a.C, y supuso la victoria definitiva de Esparta sobre su eterna enemiga, el fin de la democracia ateniense, y las consiguientes piratería, stasis y búsqueda de filosofías diferentes.

            Y es que el comercio de máxima calidad desplegado por Atenas hacia el Mediterráneo occidental chocaba con el mismo comercio de misma calidad desplegado por Corinto hacia las mismas latitudes... Y ambos habían de cruzar, de forma inexorable, por el estrecho Istmo de Corinto.

            Es entonces cuando Corinto le pide a su aliada Esparta que ataque, y Esparta logra conformar antes de nada una Liga del Peloponeso (con Corinto y su soberanía naval, Megara y sus decretos comerciales…) para hacer frente a Atenas (que en su Liga de Delos se había ganado a las islas del Egeo).

            Las batallas fratricidas griegas supusieron el agotamiento total económico y anímico, y una guerra agonal llena de sacrilegios, imparcialidad y traición.

            Todo comenzó con la I Guerra Civil (431-421 a.C), en que Arquidamo de Esparta destroza los campos atenienses y provoca la peste y hambruna, y tras las consiguientes Batalla de Pilos y Batalla de Delión, provoca que Nicias de Atenas tenga que rendirse al nuevo status espartano.

            Con la II Guerra Civil (415-404 a.C), Esparta inicia una nueva ofensiva en Decelia (Atica), y en la Batalla de Arginusas y Batalla de Egospótamos provoca que Atenas tenga que rendirse de forma total:

-entregando todas sus islas del Egeo,
-permitiendo un gobierno tirano (de los 30),
-destruyendo la mayor parte de su patrimonio cultural y comercial.  

            Finalmente, se trató de la 1ª guerra relatada al pie de batalla de la historia, gracias a las crónicas que Tucídides fue haciendo en torno a:

-la prepotencia ateniense durante 50 años enteros[26],
-los i
ncidentes de Corcira y Campaña de Potidea-435 a.C,
-las decisiones de la Asamblea del Peloponeso[27].

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

__________________

[1] Se suele decir que la celebración de los I Juegos Olímpicos-776 a.C. representa el final de la Grecia Oscura y el comienzo de la Grecia Arcaica.

[2] Otros autores dividen: hasta el 480 a.C (con el fin de las Guerras Médicas) estaríamos hablando de Grecia Arcaica; del 480 a.C. en adelante, de Grecia Clásica.

[3] Las Guerras Médicas (490-479 a.C, narradas por HERODOTO) constituyeron la auténtica sorpresa internacional, en que por primera vez un pequeño David (Grecia) lograba tumbar al gigante persa oriental, inundado de legiones medas.

            En la victoria de Marathon (12 sept. 490 a.C), 10.000 atenienses, al mando de MILCIADES, y formados en rígidas falanges atenienses, lograron tumbar a los 20.000 jinetes de DATIS DE PERSIA, con FILIPIDES recorriendo los 42 km. para gritar Niké.

            Tras la humillante venganza persa de Termópilas (11 ago 480 a.C), en que los 8.000 griegos de LEONIDAS fueron aplastados por los 320.000 persas de JERJES DE PERSIA, con la consiguiente devastación de Atenas, DEMISTOCLES logró reunificar la resistencia, y sucesivamente en Salamina (con el hundimiento de la flota persa) y Platea, Grecia logró expulsar a los persas del territorio helénico.

[4] En el Concilio de Corinto-337 a.C, y tras el dominio obtenido por FILIPO II DE MACEDONIA sobre toda la Grecia continental, tras la Batalla de Queronea-338 a.C. y consiguiente castigo a Tebas y Esparta, surgirá por primera vez la idea explicita del panhelenismo, en su vertiente política (el rey pasaría a ser el estratego de un estado federal, con proyección conquistadora contra Persia) y cultural (inspirada en la paideia griega).

[5] Atenas, de origen limitado en espacio y recursos, que se abrirá a las ligas egeas, poniendo en marcha una política novedosa y expansionista (cf. GOMEZ ESPELOSIN, F. J; Introducción a la Grecia Antigua, ed. Alianza, Madrid 2008, p.165).

[6] Esparta, ciudad helénica más populosa en ejército y territorio, que se irá cerrando en sí misma, con  una política de matiz conservador (cf. op.cit, p. 165).

[7] El conflicto Esparta-Atenas fue continuo, en las conocidas batallas del Peloponeso, y las victorias y derrotas se sucedieron unas a otras. Hasta la Paz del 404 a.C, en que se decide el cese de hostilidades, y Atenas renuncia a sus aspiraciones hegemónicas (cf. Ibid., p. 171).

[8] cf. FRAILE, G; Historia de la filosofía. Tomo I: Grecia y Roma, ed. BAC, Madrid 1990, p. 119.

[9] Para muchos, la razón griega marca la cumbre más alta a la que ha llegado la humanidad. Véase, así, la obra de Lessing, Winckelmann, Goethe, Schiller, Hegel, Nietzsche…

[10] “Con el preciso análisis de la naturaleza, de Dios, y del retorno cíclico de sucesos y cosas, se puede conocer la ley cósmica, y los efectos de esa ley en las cosas contingentes” (cf. ANAXIMANDRO, Laercio, II, 1-2).

[11] Monismo y pluralismo, materialismo y espiritualismo, idealismo y realismo, racionalismo y empirismo, dogmatismo y probabilismo, hedonismo y utilitarismo, criticismo y escepticismo… Apenas hay actitud posterior en la historia del pensamiento que no tenga sus antecedentes en la razón y pensamiento griego.

[12] Buscados ya desde los orígenes culturales griegos, donde ya en el s. VII a.C. el primer formulador de los métodos de investigación decía que “de las antítesis primarias entre el ser y no-ser, limitado e infinito, lleno y vacío, provienen todas las figuras, los números y las cosas: del 1 el punto, del 2 la línea, del 3 la superficie, del 4 el volumen, y entre ellos, la geometría total del universo” (cf. THALES DE MILETO, Timeo, 55d).

[13] Nombre dado por HOMERO, Ilíada, II, Odisea, IV, donde la describe como “ honda y cavernosa, llena de palomas, donde moraban las naves de MENELAO, hermano de AGAMENON, y de hombres valientes para el combate y armados en unidad aparte, impulsados por el propio ardor, y animados a combatir para vengar las huidas”. De ahí que TUCIDIDES les llame desde el principio (no así al final) como los lacedemonios.

[14] HERODOTO, PAUSANIAS, ARISTOTELES… POLIBIO y PLUTARCO hablarán insistente y objetivamente de ello, en pro de eliminar toda “laconofilia” antigua al respecto.

[15] La arqueología va hoy en ese sentido, tras los descubrimientos que se han hecho en sus alrededores de necrópolis micénicas con tumbas en forma de colmena, valiosos ajuares funerarios, vasos de oro tallados, el edificio denominado Menelaion (del s. XIV a.C), un santuario a Artemis Orthia, el yacimiento de Terapne espartano… (cf. FERNANDEZ URIEL, P; El mundo griego, ed. UNED, Madrid 1993, pp. 302 y ss).

[16] Con el envío de 60 naves bien equipadas, al mando de MENELAO, y con la idea de “combatir y vengar los gemidos de HELENA” (cf. HOMERO, Ilíada, II), y donde se citaron también como aliados de los espartanos a DIOMEDES DE ARGOS, NESTOR DE PILO, AGAMENON DE MICENAS… y demás reyes aqueos del Peloponeso.

[17] De aquí tomara su modelo militar a imitar la Alemania nazi del s. XX, no sólo por los 300 soldados espartanos de las Termopilas.

[18] Como se verá en la Historia de la Guerra del Peloponeso, narrada por TUCIDIDES.

[19] De 8.400 km2, en comparación con los 2.600 km2 de Atenas en el Atica.

[20] Por ejemplo, participó en la época de apoikias y colonias griegas con la fundación de una sola colonia espartana, la graeca-italiana Tarento.

[21] Muy inculturada en el monte Taigeto, y en cuyo sistema educativo o agogé se seguía una rígida formación eugenésica (o selección de los mejores). Para la cual:

-los niños estaban con sus madres hasta los 7 años,
-el estado llamaba a filas a los niños con 7 años,
-se enseñaba al niño a cazar hilotas,
-se introducía al joven en la disciplina, con música, deporte…
-se permitía al adolescente de 17 años acceder a la cysitia o banquete de hombres.

[22] cf. LUDEMANN, H; Sparta Lebensordnung und Schicksal, Leipzig 1939, p. 112.

[23] Tales como “hijo, con él -escudo- o sobre él”, “vuelve victorioso, o vuelve muerto”, etc.

[24] Para que así las jóvenes espartanas se preparasen para ser fuertes madres de guerreros. De hecho, los hijos de Pericles serían educados por espartanas.

[25] Esta forma de esclavitud, muy diferente a la de Atenas, sí que fue la causante de continuas stasis-intentos de rebeliones internas en Esparta, cáncer que Atenas no padeció (no obstante sus otros “cánceres” padecidos, como el de la ambigüedad en su política interna).

[26] Período conocido como la Pentecontecia ateniense, consistente en:

-un poder militar que le hacía a Atenas dominar navalmente al resto del Egeo, desde el año 478 a.C,
-un poder cultural y comercial que había hecho de Atenas la capital del Mediterráneo, con democracia incluida (hasta el 428 a.C).

            Aun así, habría que añadir otras tres causas más para que se originaran las civiles Guerras del Peloponeso, resultando ser éstas por su orden:

-la competencia en los mercados,
-la injerencia ateniense en los estados aliados,
-la reacción anti-democrática interna y externa a Atenas.

            Fuentes internas que hablan de estos sucesos fueron:

-JENOFONTE, sobre la sociedad ateniense,
-DIODORO DE SICILIA, cuyos libros XI y XII abundan en detallismo,
-EFORO, autor presencial de los hechos,
-TIMEO, cuya obra hoy está perdida,
-PAUSANIAS, sobre las Batallas de Tanagra y Eno,
-PLUTARCO, del s. I, sobre las figuras políticas en conflicto.

            Fuentes numismáticas también hablan de la intensificación de la circulación monetaria entre el 480 y 450 a.C, predominando en todas las colonias mediterráneas el patrón y escudo ateniense.

            Testimonios epigráficos también advierten una fuerte vitalidad adquirida rápidamente por Atenas y el entorno helénico, como se ve en el aumento de:

-los decretos políticos,
-las listas de tributos atenienses,
-los cálculos de costes de edificios (se conservan el del Partenón y Erecteion en Atenas, y el Asclepeion de Epidauro),
-los ostraca, o tiestos de votación para el exilio en ostracismo de ciudadanos atenienses,
-la documentación de cultos y festivales.

            Testimonios arqueológicos, tanto en representaciones en vasos cerámicos, como en viñetas esculpidas sobre la vida de la ciudad, y restos monumentales todavía conservados, también avalan la presencia y pugna de Atenas y Corinto, principalmente, en todo el arco mediterráneo.

            A esto hay que sumar la formación de la Liga de Delos bajo mandato ateniense, y formada por más de 200 ciudades a lo largo del Egeo (salvo Melos), Grecia Central, Tesalia y Sicilia (Catania, Regio y Leontinos), con un ejército de 300 trirremes, 16.000 jóvenes atenienses, 1.200 jinetes tesalios y 13.000 hoplitas (cf. HERNANDEZ URIEL, P., op.cit, Madrid 1993, pp. 503-512).

[27] Tras las insistencias de:

-Corinto, sobre el aspecto de la soberanía naval (posible únicamente mediante el control del Istmo de Corinto),
-Megara, para que no obtuvieran siempre perdidas respecto a los decretos comerciales con Atenas,
-Esparta, enemiga visceral de Atenas desde el momento (477 a.C) en que las islas del Egeo dejan de confiar su defensa militar ante Persia en Esparta (ya que ésta estaba siempre condicionada a su propia stasis interna), y eligen como hegemon-ejecutivo de su Simmajia-Guerra a Atenas, con centro federal jonio en Delos.

            También entrarían en esta Liga del Peloponeso los estados de Locria, Focea, Beocia (salvo Platea), del Adriático (Ambracia, Leucade, Anactorion), Sicilia y Magna Grecia (Tarento, Locros, Siracusa), sumando un ejército de 4.000 espartanos de infantería, 1.900 jinetes beocios y 40.000 hoplitas de Esparta (cf. HERNANDEZ URIEL, P., op.cit, pp. 522-529, 591-603).