ESPAÑA PIRENAICA

a) Navarra del s. VIII
b) Navarra del s. IX y X
c) Navarra del s. XI

d) Cataluña del s. IX y X
e) Cataluña del s. XI y XII

____________________________________

a) Navarra del s. VIII

            Tras el dominio visigodo, Navarra había pasado a contar con 3 zonas-áreas de influencia[1]:

-la zona norte forestal, desde los valles cantábricos hasta el valle de los Pirineos (río Bidasoa),
-la cuenca media de Pamplona, en torno al corredor Estella-Sangüesa,
-la zona llana del sur, hasta el río Ebro, y con interminables conflictos con los musulmanes.

            En el s. VIII se produjeron los primeros núcleos de resistencia al Islam en Pamplona, así como en los condados de Sobrarbe-Huesca y Ribagorza-Huesca. Hasta que logró conseguirse la Reconquista de Pamplona-790[2].

b) Navarra del s. IX y X

            En el s. IX, el año 800 fue la fecha en que Navarra adquirió su propia personalidad, y empezó a conquistar terrenos hacia lo alto de los valles. Bajo el indígena plebeyo Iñigo Arista (820-832), Navarra comenzó su dinastía monárquica, con un crecimiento intenso de población a su servicio.

            En el s. X se produjo la gran expansión colonizadora de Navarra, fundada en campesinos que iban siendo colocados por los reyes en tierras del norte y del centro, a cambio de la entrega de 1/9 parte de la cosecha[3].

            Consolidada, por tanto, la dinastía Arista en Pamplona, Sancho I (905-925):

-se anexiona la Alta Rioja, tras la Reconquista de Nájera-924 a los moros,
-se alía con el reino leonés,
-pone las bases del predominio navarro en la zona.

c) Navarra del s. XI

            Hacia el año 1000 todos los valles pirenaicos estaban colonizados por los navarros, que habían ido estableciendo una red de infinitas aldeas[4]:

-en altitudes de 700 m. y no más,
-distantes 3 km. unas de otras,
-de 400 ha. de huertos, cereales o monte,
-de 10 familias, como mucho por aldea, y distribuidas en caseríos colindantes
[5].

            Algunos monasterios, como los de Leire, Siresa… también fueron levantados por todo el valle norte, como puntos estratégicos fundamentales.

            Se trató, pues, del s. XI de oro navarro, merced sobre todo a su monarca Sancho III (1002-1035), conquistador ante el Islam de todo el sur navarro, de todo el Aragón, Cataluña, Gascuña-Francia y Castilla, a las que luego avasalló, a forma de feudalismo[6]. La Reconquista de Zaragoza se le quedó a las mismas puertas.

            A su muerte, Sancho III el Grande dividió su herencia entre sus hijos:

-Gonzalo, a quien entregó Sobrarbe y Ribagorza[7],
-Ramiro I, a quien entregó Aragón
[8],
-Fernando I, a quien entregó Castilla
[9],
-García III, a quien entregó Navarra
[10].

            Tras Sancho III, la historia de Navarra fue integrándose en la de Aragón, sobre todo tras el asesinato de Sancho IV-1076, hijo de García III, a manos de su hermanos Ramón y Ermisinda, que lo habían urdido todo para unir a Navarra al reino de Aragón, por entonces en manos de Sancho Ramírez, hijo de Ramiro I.

d) Cataluña del s. IX y X

            En el s. VIII Cataluña había mostrado resistencia al Islam. Así, pronto tuvo lugar la Reconquista de Gerona-785 y Reconquista de Barcelona-801 a los moros.

            En el s. IX los pirineos catalanes no avanzaron territorialmente. Pues desde el norte Carlomagno mostraba intenciones colonizadoras desde el principio (dentro de sus intereses globales y no locales), y la franja catalana había sido frenada y paralizada. Pero tras la muerte de Luis el Piadoso, hijo de Carlomagno, Cataluña pudo reanudar su andadura independiente.

            Bajo el conde Vifredo el Belloso, los catalanes lograron vencer a los moros y alcanzar la Reconquista de Urgell-873. Aún así, durante este s. IX los condados catalanes prefirieron la convergencia y no la confrontación, con los reinos musulmanes de Levante[11].

            En el s. X se produjo la gran expansión colonizadora de Cataluña y la independencia del condado de Barcelona, que empezó a aglutinar a otros condados y a imponer su hegemonía. Lérida y Balaguer, por su parte, ya tenían mera presencia testimonial de musulmanes, y nunca hubo allí poder alguno andalusí.

e) Cataluña del s. XI y XII

e.1) Berenguer I de Barcelona

            De 1023 a 1076. Contó con la labor del gran abad Oliba de Ripoll, obispo de Vic, y la repobladora actividad de la Iglesia[12], pues:

-sus cementerios atraían a los núcleos poblacionales, y los iba civilizando,
-sus parroquias concentraban a la población, y la iba integrando.

            Su 1ª medida fue:

-cobrar las parias-impuestos a los musulmanes, para poder estar en Cataluña,
-atraer al resto de condados catalanes hacia una centralización en Barcelona.

            Así, Ramón Berenguer I logró integrar bajo el nombre de condados catalanes:

-la Cataluña vieja, desde los Pirineos hasta el Llobregat,
-la Cataluña nueva, o zona centro de Barcelona-Vic,
-pero nunca Lérida y Urgell, independientes y nunca relacionados con Barcelona.

            La Cataluña nueva, o interior catalán, vacío hasta ahora, empezó a ser repoblado por medio de la vieja y asturiana presura[13], dando lugar a una sociedad similar a las demás peninsulares. Pasó en pocos años a 85.000 habitantes, Barcelona alcanzó los 1.200 habitantes, y Vic fue dotada de sede episcopal.

            La Cataluña vieja, del Llobregat hasta Gerona, empezó a ser repoblada con una red de cientos de castillos condales[14], capacitados para asegurar el territorio y población a ellos encomendada, y distantes 7 km. los unos de los otros. Es lo que originó las sagreras[15], al lado de las cuales se establecieron numerosos burgos[16].

            En cada condado catalán, el feudalismo europeo fue total[17], causa del distanciamiento social con España, y dotado de:

-conde o vizconde, con sus condados o vizcondados,
-castellanos, o controladores del castillo,
-campesinos, o labradores de las tierras.

            Este avance feudal de las tierras fue sistemático, y creció a lo largo:

-del interior, desde Urgell hasta Balaguer-Lérida,
-de la costa, desde Barcelona hasta Manresa-Tarragona-Tortosa.

e.2) Berenguer III de Barcelona

            De 1096 a 1131. Hijo de Ramón Berenguer II (1076-1082), y nacido el mismo año en que su padre era asesinado por su hermano mellizo Berenguer Ramón II[18], fue el gran reconquistador de Cataluña, bajo el permiso del rey Alfonso I de Aragón.

            En efecto, Ramón Berenguer III abrió Cataluña al Mediterráneo, tras:

-la Reconquista de Amposta-1098,
-las primeras batallas contra los moros de Baleares,
-las primeras negociaciones con Sicilia.

            Por el interior, los musulmanes de Lérida le habían bloqueado la expansión, pero sí que logró alzarse con la Reconquista de Balaguer-1105, fuerte avanzado de Lérida[19]. También estrechó lazos con Berenguer III del Languedoc, y se casó con la infanta de Provenza.

e.3) Berenguer IV de Barcelona

            De 1131 a 1162. Agraciado en la lotería sucesoria de Aragón, con el premio que le dispensó Ramiro II de Aragón[20], fue conde de Barcelona y también rey temporal de Aragón[21].

            En efecto, alternó Ramón Berenguer IV el Santo el condado de Barcelona con la corona de Aragón, contando siempre con la ayuda de las órdenes eclesiales de templarios y hospitalarios (que se fueron implantando densamente en la zona, con grandes privilegios).

            A nivel conquistador, Ramón Berenguer IV fue el autor de:

-las Reconquistas de Fraga y Miquinenza, que entregó a Aragón,
-la Reconquista de Tortosa-1148, junto a la ya repoblada Tarragona, abiertas al Mediterráneo,
-la Reconquista de Lérida-1149, que entregó al condado de Barcelona y no a Aragón
[22],
-la Reconquista de Alcañiz-1157 y Reconquista de Albarracín-1159, que abrieron las puertas de Teruel
[23].

            A nivel repoblador, Ramón Berenguer IV repartió la tarea entre:

-los monasterios, que activaron la zona norte de Gerona y Besalú,
-el condado de Rosellón, cuyo conde fundó Perpignan
[24],
-el condado de Barcelona, que fundó Tarrasa, Igualada, Palamós y Figueras.

            Se trató de un periodo de fuerte crecimiento demográfico, pasando a tener:

-Cataluña, de 130.000 a 350.000 habitantes,
-Barcelona, de 1.250 a 15.000 habitantes.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

________

[1] Se puede decir que Navarra siempre ha sido un pequeño compendio de España, en historia, geografía, votos electorales, etc.

[2] La resistencia ante el Islam fue más tardía en la zona pirenaica que en Asturias y León. Pues:

-la España del norte nunca tuvo presencia musulmana, y el río Duero estuvo vacío de musulmanes,
-los Pirineos sí estuvieron invadidos por los musulmanes, durante todo el s. VIII, y en torno a la ribera del Ebro.

[3] La sociedad navarra fue siempre simple en ese sentido, pues estaba dominada totalmente por la monarquía, y el resto de población era campesina, sin apenas intermediarios. Sí que surgieron unos cuantos infanzones, especie de campesinos más agraciados, con caballos y armas propias, pero que fueron diluyéndose en pos de la monarquía.

[4] Por supuesto, las mejores tierras se habían ido dando a las primeras aldeas fundadas, ya en el s. IX. En el s. XI, y ante la venida de campesinos del centro a los valles pirenaicos, se fueron recolocando las tierras que todavía quedaban por explotar, y que no eran las mejores.

[5] No obstante, un 25% de las aldeas navarras sí sobrepasaran ese número poblacional, llegando al número de 30 familias.

[6] De hecho, SANCHO III DE NAVARRA fue el introductor de la monarquía feudal en España, importada de Francia, y basada en:

-una aristocracia con poderes y capacidad fiscal,
-linaje de padres a hijos,
-la instalación de fortalezas militares, de las cuales dependían los distritos.

[7] Tras su muerte, ambos condados quedaron unidos a Aragón.

[8] Con el status de reino y de independiente, siendo éste el nacimiento del reino de Aragón.

[9] Con el status de reino y de independiente, siendo éste el nacimiento del reino de Castilla.

[10] GARCIA III DE NAVARRA murió en 1054, pero le sucedió su hijo SANCHO IV DE NAVARRA (1054-1076)

[11] Coexistencia pacífica que sería continuada en el s. XI, a excepción de las campañas del moro ALMANZOR, que llegó a Barcelona y la arrasó.

[12] Que fue la gran repobladora de Cataluña, a lo largo de todo el s. XI, por medio de:

-sus monasterios benedictinos y cistercienses,
-sus órdenes militares, que incorporaron población internacional, a cambio de recibir tierras.

[13] Ocupación libre de tierras, con deberes de explotación y derechos adquiridos.

[14] De hecho, Cataluña significa tierra de castillos, al igual que Castilla.

[15] Cabeceras comarcales, dotadas de castillo fortificado y parroquia.

[16] Barrios comerciales de las sagreras, dotados de talleres artesanos, órdenes religiosas, donaciones condales…

[17] Aún así, los campesinos eran libres y dueños de sus tierras, y podían tener con ellos a sus familias mono-nucleares. Aunque es verdad que tras el s. XII los nobles catalanes empezaron a exigir mucho más a los campesinos y a sus tierras.

[18] Pues ambos hermanos compartían el condado de Barcelona, heredado de su padre BERENGUER I DE BARCELONA, y ya bastante agrandado.

[19] Los musulmanes de Lérida no caerían hasta el 1149, por parte de BERENGUER IV DE BARCELONA.

[20] Parece ser que RAMIRO II DE ARAGON lo había elegido a él para casarse con su hija (de 1 año) por las promesas que le había hecho de hacer oposición siempre a las ansias conquistadoras de Castilla.

[21] Dando a Barcelona en adelante el título de “princeps de Aragón”, independiente para siempre de Castilla y del proyecto unitario español.

[22] Pues la reconquista de Lérida había tenido lugar en una zona natural de expansión del condado de Urgell (del que BERENGUER IV DE BARCELONA había recibido enorme ayuda, de parte de los templarios). Así, la zona limítrofe de Aragón fue incorporada al condado de Barcelona, que a cambio tuvo que recompensar con:

-un 50% a sus soldados aragoneses-catalanes,
-1/3 de las tierras, más el feudo, al condado de Urgell,
-otro 50
% a la orden del temple.

[23] Que sería reconquistada en 1172, y cuya repoblación fue fácil, ante la ausencia de población musulmana.

[24] Pues hasta 1659 el Rosellón era español. Hasta que en el Tratado de los Pirineos-1659, y bajo el pretexto de ayuda francesa a Cataluña para levantarse contra el conde-duque OLIVARES y FELIPE IV DE ESPAÑA (que derivó en una guerra España-Francia, con victoria para los segundos), el Rosellón pasó a Francia.