ESPAÑA GRIEGA

a) España del I Milenio a.C
b) Colonización griega de España
c) C
ulturización griega de España
_________________________________________

a) España del I Milenio a.C

            Vino precedida por una larga y oscura prehistoria, y estuvo caracterizada por un yacimiento principal, en El Algar-Almería, como su auténtico fósil director.

            Las culturas hispánicas más precoces fueron las que miraban al Mediterráneo, sobre todo la cultura tartésica. De hecho, la pronta presencia de fenicios en esta zona de Andalucía fue un factor de aceleración importantísimo.

            En las costas de Levante surgió la cultura ibérica, como lugar en el que tuvieron que convivir cartagineses y griegos. Un ejemplo de esta convivencia será la escultura (que brilló siempre con luz propia), la lengua y la escritura propias.

            Por la altura de la Meseta, entre los 600 y los 900 m, las otras culturas peninsulares permanecieron al margen. Fueron culturas correspondientes a la España indoeuropea, que cubrían la Meseta y las tierras occidentales y septentrionales, con gentes y ritos de origen centroeuropeo, venidos a través de los pasos pirenaicos o por vía atlántica. La cuestión de Celtiberia hizo pensar en una fusión de celtas e íberos, o en la idea de pueblos célticos culturalmente iberizados (habían adoptado la escritura ibérica para escribir su propia lengua celta).

            Del progreso tecnológico dependía la posesión de instrumentos adecuados para la guerra, así como la búsqueda de un comercio cada vez más ambicioso. Lo cual condujo al hecho trascendental de la domesticación del Mediterráneo.

            La economía agropecuaria era la principal de la España del I Milenio a.C, y estaba dirigida directamente hacia la estricta subsistencia.

            En sociedades jerarquizadas, los que ocupaban la cúspide social ambicionaban rodearse de objetos capaces de hacer patente su superioridad. El vestido, los peinados, los adornos… servían de distinción.

            El oro, plata y otros metales serán los que originen un primer e incipiente arte, un arte menor aunque con importancia social enorme. Sorprende, en este sentido, el valor de las piezas y su destino.

            No son los ajuares funerarios simples depósitos, sino que lo principal era:

-honrar a la persona en el sepelio,
-destacar a los individuos preeminentes,
-la legitimación de los herederos,
-la posibilidad de inmortalidad.

            Con la llegada de las guerras, llegó el desarrollo de las técnicas metalúrgicas, para dominar y no ser dominados, y en la que nadie quería quedarse rezagado. Para esto, el estaño, escaso en Oriente, era abundantísimo en la naturaleza y en las regiones occidentales.

b) Colonización griega de España

            El Mediterráneo había sido siempre considerado como una frontera, un mar inmenso, inexplorado, peligroso e incierto.

            Con la consolidación de las culturas urbanas en el extremo oriental, el inmenso mar era un reto, lleno de peligros pero también posibilidades, y así pronto fueron surgiendo iniciativas para adentrarse en sus aguas, explorar sus costas y sus islas.

            El comercio, la búsqueda de mercancías, fueron acercando las orillas del Mediterráneo al extremo occidental:

-Egipto, destinando una flota a la costa somalí con barcos de 30 remeros,
-Creta, desarrollando una actividad mercantil por los mares del entorno,
-Micenas, ampliando su horizonte hacia las costas del mundo itálico,
-los Pueblos del Mar, en la Edad Oscura, moviendo gentes y cambiando culturas.

            Hasta que los griegos focenses, a la hora de buscar hueco a sus proyectos, deciden en el s. VII a.C. buscar zonas abiertas de Occidente en puntos clave, y todos cercanos entre sí. Es el momento en que fundan Massalia, Alalia, Elea y Emporion.

            Así, España fue para los griegos su máximo punto de acercamiento a la puerta del Atlántico, y la situación de Emporion-Ampurias la que mejor posibilitaba una política de acercamiento a las gentes y culturas del lugar: los íberos.

            La fundación de Ampurias se hizo el año 580 a.C. en la Isla de San Martín, junto a la desembocadura del río Eluviá. Allí se instaló la Palaiápolis griega, al abrigo del golfo de Rosas y con la diosa nacional Artemisa en medio de ella. Poco después, la colonia se trasladaría a la costa, fundándose el año 550 a.C. la Neápolis griega.

c) Culturización griega de España

            La presencia griega en España afectó sólo a una parte muy limitada de la misma, las costas de Levante. Pero la fundación de Ampurias respondía a un decidido afán de los focenses por incorporarse al activo mercado hispano.

            Entre los primeros nombres que empezaron a barajar los griegos para referirse a España, se hallaban los de:

-Ofiusa, o “tierra de serpientes”, según el poema de Avieno,
-Hesperia, o “tierra de las hespérides”, habitantes que guardaban las divinas manzanas por las que vino Heracles,
-Hésperos, o “anochecer”, según los griegos, para aludir a occidente,
-Tarschisch, o lugar de las “naves de Tarsis”, según acepciones bíblicas,
-Tartessos o Turta, o “país de la Turdetania”.

            Iberia y su río Iberus fueron finalmente los preferidos por los colonos griegos para referirse a España, quizás por su paralelismo con el otro extremo oriental muy similar, la Iberia y los íberos del Ponto, en el Mar Negro:

-las dos en los extremos del mundo conocido,
-las dos con minas famosas de oro,
-las dos con mitos relevantes, el de Habis y los Argonautas.

            Ampurias, a pesar de ser la cabeza colonial griega en España, nunca alcanzó el nivel de implantación y penetración interior. Por otro lado, en su hinterland propio, encontró la ciudad:

-multitud de clientes de lucrativo comercio,
-grandes silos,
-acuñación de moneda,
-los cuños con las iniciales EM del nombre de la polis,
-afirmación ciudadana y signos de prestigio.

            En el espacio extramuros, se han hallado restos de un gran templo de piedra, de tejas decoradas, de tradicional arquitectura griega, dedicado a la diosa Artemisa de Efeso, auténtico motivo que debía correr de boca en boca y de puerto en puerto.

            Al amparo del Templo de Artemisa se instaló el poblado y el comercio, constituyéndose una ciudad de doble vecindad (autóctona y griega) y toda clase de precauciones.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia