ESPAÑA CELTA

a) Hábitat celta
b) Sociedad celta

c) Economía celta

d) Religión celta

e) Principales pueblos celtas

________________________
____________

a) Hábitat celta

            No disfrutaba de suficientes recursos ni se esparcía por un territorio uniforme. Eso hacía que sus habitantes no sólo se extendieran por la cordillera Cantábrica española, sino algo más al sur (los astures, incluso hasta el río Duero). El porcentaje de población que vivía en la media y alta montaña era de tamaño reducido, y las principales ciudades se establecían en zonas donde las condiciones climáticas eran más llevaderas.

            Los clásicos pintan muy mal el hábitat y costumbres celtas. Según Estrabón, los celtas no conocían el vino y bebían en su lugar agua, dormían en el suelo, llevaban pelo greñoso y se alimentaban dos tercios del año de bellotas o tostadas; no conocían la moneda sino que usaban trozos de plata recortada, y navegaban en barcas de cuero.

            Estas supuestas bases no hacen sino preparar el terreno a lo que los clásicos pretendían: el abismo político entre su civilización, y estas civilizaciones incultas y bárbaras.

            Lo que sí es cierto es que los celtas fueron los últimos pueblos en ser conquistados por los romanos (ya se había intentado en 138-132 a.C sin éxito), y nadie antes lo había logrado. Siete legiones tuvieron que ser movilizadas para ello, hasta que el 25 a.C. Roma alcanza la victoria.

            El año 23 a.C. el 100% de astures y cántabros fueron vendidos como esclavos a Aquitania, o aniquilados. Agripa degolló a todos los hombres con edad de llevar armas, y vendió como esclavos a los ancianos, los niños y las mujeres. A los otros pueblos los obligó a abandonar las montañas y establecerse en los valles, para poder ser vigilados más estrechamente. Estrabón, Ovidio, Virgilio, Plinio y Orosio no pararán de recordar esta situación política del área norte peninsular.

b) Sociedad celta

            Entre los celtas había individuos que acumulaban riquezas (según se desprende de la existencia de ricas joyas), y otros que carecían de lo más necesario.

            A esto se le une la reciente aparición de esculturas de guerreros galaicos (del norte de Portugal y sur de Galicia), que aunque sean de gran tosquedad inducen a pensar en la existencia de una aristocracia celta. Incluso dos de ellas rezan “dedicada a Adrono, hijo de Veroto”, que hace pensar en una aristocracia por razón de sangre.

            En cuanto al pueblo llano, carecemos de información sobre él. Suponemos que su armamento característico era:

-escudo redondo,
-puñal,
-doble hacha,
-una o dos lanzas.

            Existe confusión en torno a un posible matriarcado celta. Según Estrabón “los hombres dan dote a las mujeres, las hijas reciben la herencia, las hermanas casan a los hermanos”. Pero del análisis de la epigrafía norteña, se deduce que:

-la filiación se establecía por línea masculina,
-el poder es ejercido por los hombres,
-la cabeza de familia era la madre,
-la descendencia era transmitida a través de la madre.

            Otro tema de confusión es el de una posible organización gentilicia. Tras los análisis epigráficos se concluye la coexistencia de dos tipos de organización diferente, ambas basadas en la consanguinidad y no en la territorialidad:

-el área de las centurias, del noroeste,
-el área de las gentilidades, de la Meseta.

            En el mundo celta existe también pacto de hospitalidad. El documento más importante para conocer la relación entre gentes y gentilitates nos habla de:

-grandes divisiones tribales (en astures y cántabros),
-fracciones dentro de las mismas tribus (en los zoelas, orgenomescos…),
-distintos clanes (en los desoncos, tridiavos…).

            Hay quienes opinan que estas divisiones no están hablando de divisiones internas, sino de distintas zonas geográficas, pues los romanos luego aplicaron iguales nombres para cosas distintas. Lo que sí está claro es que se trataba de organizaciones de parentesco superior a la familia restringida, de derecho privado, y nunca público, y que afectaba sólo a algunos sectores sociales y no a todos.

c) Economía celta

            Los pueblos celtas tenían una dieta que los tenía al borde de la desnutrición.

            El nivel de desarrollo de los pueblos celtas no era alto. Todos los clásicos han resaltado la importancia de la recolección en estos pueblos, dado que dos tercios del año corresponderían a la estación fría. La castaña y la bellota parecen haber sido los principales frutos recolectados.

            Los análisis policlínicos también muestran la existencia de especies cultivadas de cebada, centeno y mijo, trabajándose con azada y no con arado (dado el retraso norteño de la península).

            La ganadería era la actividad económica más importante. De las mantecas como ingrediente básico para cocinar, se entiende la importancia del cerdo para los celtas.

            En cuanto a la minería subterránea, es muy dudoso que existiese antes de la llegada de los romanos, aunque el norte sí que abundara en plomo, estaño, minio, malaquita y hierro.

            En algunos poblados cántabros del s. III a.C. se han encontrado cerámicas celtibéricas, lo que supone una inmigración hacia el sur en busca de recursos económicos. En todo caso, la ausencia de intercambios y de moneda nos advierten que el nivel económico del norte era muy bajo.

d) Religión celta

            Los celtas no tenían imágenes de dioses. Algunos explican que este dios innominado adorado por los celtas podía tratarse de la misma Luna, pues estas gentes adoraban las noches de plenilunio. Otros dicen que los celtas contaban los días por noches, y se hacían descender del dios irlandés Dis Pater.

            La epigrafía nos transmite nombres de dioses indígenas de difícil identificación, aunque sí deja constancia de varias divinidades populares:

-Ares, dios único o varios dioses llamados por igual en distintos lugares,
-Cosus, el dios mencionado en casi todos los lugares galáicos,
-las Matres, diosas de la fecundidad, la tierra y la naturaleza (y conocidas también en la Renania),
-Lug, dios solar de la inteligencia, la magia y las habilidades técnicas, abundante en la literatura celta galorromana y británica, e identificado por César en su campaña contra los galos.

            Hay constancia de sacrificios animales y alguno humano, como el sucedido entre los astures para sellar la paz entre pueblos vecinos; sacrificaron a un hombre y a un caballo.

            El culto se celebraba a cielo abierto, en un claro del bosque, junto a lagos o fuentes, santuarios naturales denominados bosques sagrados. También sabemos de cultos desarrollados en los ríos, pero de lo que no hay constancia es de templos. Se ha hablado de la existencia de cultos animistas a los montes, los bosques y los ríos, pero tampoco se sabe nada más.

            En cuanto a las creencias funerarias, no hay rastros de necrópolis alguna, lo que hace pensar en el rito de la incineración.

e) Principales pueblos celtas

e.1) Del Atlántico

            Los galaicos se situaban en el extremo noroeste de la península, entre los ríos Limia y Miño, y presentaban viviendas circulares de la Edad del bronce, modelo de cultura castreña.

            Los lucenses se situaban al interior de la zona galaica, continuaban con la cultura de castros, y tenían gran densidad de población. Tenía 16 pueblos reconocidos aunque todos con nombres bárbaros.

            Los ártabros se situaban desde el río Miño hasta el cabo de Nerión-Finisterre, y formaban un golfo conocido como “puerto” de los Artabros. Sus poblados más destacados se situaban en Ferrol y Coruña.

            Los célticos se situaban entre el cabo de Nerión y el norte del río Limia, y desde siempre había sido el pueblo más diferenciado del resto peninsular. Poblaban las islas Siccas y la ciudad de Abobrica.

            Los navios se situaban en torno al río Navia, y poblaban las comarcas de Noya, Tyde-Tuy y Bacara-Braga. De aquí parece proceder el concepto romano de Gallaeci, por su fuerte sustrato galo.

            Los zoelas se situaban en la comarca portuguesa norteña de Tras-os-Montes, y su principal núcleo urbano fue Curunda. Dedicaban culto al dios indígena Aerno.

e.2) Del Cantábrico occidental

            Los astures del norte constituían un conglomerado de pueblos, en torno al río Sella, y con castros o cabañas circulares de piedra. Fueron identificados por Ptolomeo como:

-los bedunienses, cuya capital era Bedunia,
-los orníacos, cuya capital era Intercatia,
-los lungones, cuya capital era Pelontio,
-los selinos, cuya capital era Nardinion,
-los superatios, cuya capital era Petavonium,
-los amacos, cuya capital era Cangas de Onís.

            Los astures del sur se situaban entre los ríos Navia y Esla, dando hasta el norte de Portugal. Estrabón incluye en ellos el río Melsos como su límite occidental, y hacia el sur hasta la ciudad de Asturica Augusta-Astorga.

            Los cigurros se situaban al sur de las montañas cantábricas, en la zona de Nemetobriga, o de “bosques sagrados”, con capital en Brigaecium, la “ciudad fortificada”, y de gran autonomía política.

            Los lancienses se situaban al sur de la cordillera cantábrica, y fueron los que primero hicieron oposición al invasor extranjero. Sus poblados fueron incendiados en una siguiente campaña militar.

e.3) Del Cantábrico oriental

            Los cántabros se situaban en la costa entre los astures y un conglomerado de pueblos confusos. Sus inscripciones revelan una gran conciencia de grupo, y una organización gentilicia. Estrabón señala de entre ellos a:

-los orgenomescos, tribu limítrofe con los astures, y cuyo puerto principal era Vaseiuaseca,
-los saúgos, en torno al río Sauga, y cuyo puerto principal fue Ioliobrigensium-Santander,
-los várdulos, con las poblaciones de Morogi, Menosca, Vesperies, y con su puerto principal en Flaviobriga-Castro Urdiales.

            Los turmogos se situaban en la comarca de Salas de los Infantes, noreste de Burgos, y no era una comunidad muy numerosa. Su principal ciudad fue Segisamo.

            Los autrigones se situaban entre Flaviobriga y el río Nervión, y abarcaron la mayor parte de las provincias de Vizcaya y Alava.

            Los caristios se situaban en la cuenca del río Deva, y a ellos se le atribuía el condado de Treviño.

            Los várdulos-vascones se situaban en la costa de Oyarzun, y poblaban 14 pueblos de las montañas de Guipúzcoa, con lengua de difícil origen peninsular.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia