DILUVIO UNIVERSAL

a) Uruk
b) Escritos del Diluvio universal
c) Arqueología del Diluvio universal
___________________________________________

a) Uruk

            Fue la primera urbe dominante de Mesopotamia. Ya hacia el 3.700 a.C. había ocupado los valles fluviales del Eufrates, desarrollando el modelo de ciudad-estado, perfeccionando la metalurgia del bronce, y empezando a difundir su cultura.

            En torno al 3.400 a.C. Uruk, de población mayoritaria semita, y minoritariamente hurrita, empieza a crecer demográficamente, debido a la llegada de un grupo numeroso venido de fuera, los sumerios, de procedencia desconocida, y que se fusionaron con los habitantes autóctonos de Uruk. Esta simbiosis semita-sumeria produjo:

-distribución de los espacios interurbanos,
-organización socio-política, división del trabajo y prestaciones obligatorias,
-técnicas precisas de codificación gráfica,
-cánones y simbolismos como soporte ideológico,
-grandes sectores plurilingües de población.

            El producto final fue una sociedad invariable durante milenios.

            En torno a Uruk, que nunca quiso ser capital de ningún estado sumerio, se fueron instalando, en la llanura sur mesopotámica, un aluvión de ciudades-estado con intereses económicos y comerciales.

            Se decía que la expansión comercial de Uruk había sido detectada hasta en el Indo y Egipto. En efecto, serán inventos de Uruk: la navegación fluvial, la talla de sellos, la joyería, la topografía, la escuela, el derecho, los números, la escritura.

            Uno de los pasos gigantes de Uruk fue la invención de la escritura gráfica, no consecuencia del urbanismo, sino como función económica, para memorizar cifras y valores. Lo que empezó a codificarse en fichas encerradas en bulas de barro, acabó grabándose sobre superficie de tablillas, y generando todo tipo de vocablos, abstracciones, fonética y sintaxis articulada.

            La ciudad de Uruk continuó extendiendo su influencia cultural, hasta el 2.900 a.C, por todas las zonas periféricas y mundo alejado, remontando las cuencas fluviales, y llegando su influencia hasta el norte de Siria y Anatolia, el Indo y Egipto. Sus casas o empresas se convirtieron, en centro de resonancia por todo el mundo, importando al mismo tiempo las maderas y minerales que necesitaba.

b) Escritos del Diluvio universal

b.1) Poema de Gilgamesh

            Constituye el escrito secular por esencia del mundo mesopotámico. Trata cuestiones tan propias de la tierra como el hombre y la naturaleza, el amor y la aventura, la amistad y la lucha, magistralmente enlazadas sobre el fondo de la cruda realidad de la muerte.

            El crítico combate que sostiene el protagonista para cambiar su destino, enterándose del secreto de la inmortalidad por boca del héroe del Gran Diluvio, se ve condenado al fracaso, fracaso que va acompañado de una tranquila resignación.

            Descontados unos pocos, los textos acádicos proceden de la Biblioteca de Nínive fundada por Asurbanipal. A diferencia del Poema de la Creación, el de Gilgamesh se conoce en versiones que se retrotraen al I milenio a.C.

            De la mitad del II milenio a.C. se poseen fragmentos de una recensión acádica corriente en el imperio hitita, y los propios archivos de Bogazkoy han proporcionado importantes fragmentos de una versión hitita y uno solo de una recensión hurrita de la obra.

            De la primera mitad del II milenio a.C. se tienen porciones representativas de la versión babilónica antigua, que corresponden a las tablillas I-III y IX. La evidencia interna del material sugiere que la misma era una copia de un texto más temprano.

            La fecha original de composición de la obra acádica debe situarse hacia el final del II milenio a.C, si no un poco antes.

b.2) Paralelismos Gilgamesh-Biblia

            La primera correlación que se observa en el Poema de Gilgamesh con la Biblia es el emplazamiento geográfico. El poema se desarrolla en Uruk, ciudad de Mesopotamia que, como otros relatos bíblicos, utiliza el río Eufrates:

En el Eufrates se lavaron las manos…” (Tablilla VI, 176),
… el cuarto río es el Eufrates” (Gén 2,14).

            La Tablilla XI es una descripción del diluvio con un paralelismo elevado con el diluvio de Noé referido en Génesis:

Demuele esta casa, construye una nave” (Tablilla XI, 24),
Hazte un arca de maderas resinosas” (Gén 6, 14).

El barco que construirás, sus dimensiones habrá que medir.
Igual será su amplitud y su longitud: diez docenas de codos la altura de cada pared” (Tablilla XI, 28 a 30 y 57),
Así es como lo harás: longitud del arca, trescientos codos; su anchura, cincuenta codos; y su altura, treinta codos” (Gén 6, 15).

            Las dos barcas eran, pues, bien diferentes; la del Poema de Gilgamesh era cúbica, de 54 metros de lado, mientras que la de Noé era mucho más marinera, de dimensiones 135 x 22,5 x 13,5 m, y con una capacidad casi 4 veces menor que la primera.

He sabido que Enlil me es hostil,
de modo que no puedo residir en vuestra ciudad,
ni poner mi pié en el territorio de Enlil” (Tablilla XI, 39-41),
Viendo Yahveh que la maldad del hombre cundía sobre la tierra, y que todos los pensamientos que ideaba eran puro mal de continuo…” (Gén 6,5).

Los proveí de seis puentes…” (Tablilla XI, 60),
y haces un primer piso, un segundo piso y un tercero” (Gén 6,16).

Seis medidas de betún eché en el horno…” (Tablilla XI, 65),
… y las calafateas por fuera y por dentro con betún” (Gén 6,14).

Cuanto tenía cargué en él, cuanta plata tenía cargué en él,
cuanto oro tenía cargué en él, cuantos seres vivos tenía cargué en él.
Toda mi familia y parentela hice subir en el barco.
Las salvajes criaturas de los campos,
todos los artesanos hice subir a bordo” (Tablilla XI, 80-86),
Noé entró en el arca, y con él sus hijos, su mujer y las mujeres de sus hijos, para salvarse de las aguas del diluvio. De los animales puros, y de los animales que no son puros, y de las aves, y de todo lo que serpea por el suelo, sendas parejas de cada especie entraron con Noé en el arca, machos y hembras, como había mandado Dios a Noé” (Gén 7, 7-9).

Los dioses se aterraron del diluvio…” (Tablilla XI, 113),
… Nunca más volverá a maldecir el suelo por causa del hombre, ni volveré a herir a todo ser viviente, como lo he hecho” (Gén 8,21).

En el monte Nisir el barco se detuvo” (Tablilla XI, 140),
… varó el arca sobre los Montes de Ararat” (Gén 8,4)

Envié y solté una paloma” (Tablilla XI, 146),
Después soltó a la paloma, para ver si habían menguado ya las aguas de la superficie terrestre” (Gén 8,8).

Después envié y solté un cuervo” (Tablilla XI, 152),
… y soltó al cuervo…” (Gén 8,7).

Entonces dejé salir todo a los cuatro vientos” (Tablilla XI, 155),
Todos los animales… salieron por toda la faz de la tierra” (Gén 8,19).

Y ofrecí un sacrificio. Vertí una libación en la cima del monte.
Siete y siete vasijas cultuales preparé,
sobre sus trípodes amontoné caña, cedro y mirto” (Tablilla XI, 155 a 158),
Noé construyó un altar a Yahveh, y tomando de todos los animales puros y de todas las aves puras, ofreció holocaustos en el altar” (Gén 8,20).

Los dioses olieron el sabor…” (Tablilla XI, 160),
Al aspirar Yahveh el calmante aroma…” (Gén 8,21).

b.3) Otros datos aportados por la Biblia

            La Biblia especifica de forma clara las medidas que tenía el arca, el medio con el cual Noé es salvado junto con su familia y los animales que entraron en ella.

            El arca, traducido del hebreo tebah[1]:

-fue construida con madera de ciprés,
-fue calafateada con alquitrán,
-medía 150 m. longitud, 25 m. ancho y 15 m. altura,
-estaba dispuesta sobre 3 planos,
-contaba con techo y una puerta lateral.

            El fenómeno del diluvio se refiere a una catástrofe sin precedentes, y que de forma oral se fue transmitiendo de generación en generación.

            Según la Biblia hebrea los hijos de Noé son los primogenitores de todos los pueblos de la tierra. La tradición sacerdotal hebrea, que recogió por escrito el desarrollo del diluvio, atribuye a los hijos de Noé el origen de todos los pueblos conocidos en el II milenio a.C

            A Jafet se le atribuyen los pueblos indogermanos que ocuparon el Asia Menor, los montes del Cáucaso, y Asia Media, además de los hoy territorios europeos correspondientes a la península Ibérica e Itálica y algunas islas de Mediterráneo. Abarcaban así una gran extensión de territorio. De hecho la palabra hebrea jafet significa “Dios les conceda amplio espacio”.

            A Cam se le atribuyen los pueblos de la franja mediterránea y de la costa africana, entre ellos los cananeos, fenicios, egipcios, parte de los habitantes de Anatolia e incluso de Mesopotamia.

            Por último Sem, que en hebreo significa “nombre”, fue jefe de las tribus que se denominan semitas, y que geográficamente ocuparían Siria, Mesopotamia y Arabia.

c) Arqueología del Diluvio universal

            En 1929 el inglés Sir Leonard Wooley, arqueólogo, excavando en la ciudad Sumeria de Ur, al sur de Mesopotamia, encontró un nivel estratigráfico de unos 4 metros de alto que separaba los restos de:

-una civilización sumeria del  IV milenio a.C,
-de otra civilización mucho más antigua.

            Esto le llevó a pensar haber encontrado la prueba material del Diluvio. El estrato de 4 metros suponía la existencia de una inundación de entre 8-9 m. altura, inundación históricamente ubicable entre el 7.000 y el 3.000 a.C.

           A partir de este descubrimiento se han descubierto restos de otras grandes inundaciones en diferentes lugares de la llanura mesopotámica, correspondientes a periodos de distinta antigüedad. Esto nos lleva a pensar en inundaciones esporádicas en los valles del Tigris y Eufrates, cuando estos se desbordaban debido al deshielo primaveral, en las altas montañas armenias. No obstante, se trata de inundaciones, con cuantiosos daños y tragedias materiales, pero no del gran diluvio narrado por la Biblia.

            Los arqueólogos no se ponen de acuerdo en la fecha en que ocurrió este fenómeno, ni sobre la ubicación geográfica del mismo.

            La historia que se narra en los capítulos 6-9 del Génesis se sitúa generalmente en Mesopotamia, donde se presume que viviría el patriarca Noé. Los estudiosos sostienen que esta narración es producto de una antigua tradición, y equiparable a otras tradiciones de los demás pueblos circunvecinos.

            Se presupone que esta tradición se escribió en dos periodos diferentes:

1º entre los siglos X-IX a.C, que considera el diluvio como una gran inundación que duró cuarenta días con sus noches correspondientes;
2º entre los siglos V-IV a.C, en que el diluvio se interpreta como una catástrofe que duró un año y once días.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

___________________

[1] Lit. casa, fortaleza.