DESCUBRIMIENTOS RENACENTISTAS

a) Europa renacentista
b) Móvil de los descubrimientos
c) Especias orientales
d) Medios renacentistas

e) Navíos renacentistas

f) Pilotos renacentistas

g) Armamento renacentista

h) Animales del Renacimiento

i) Ideales humanos renacentista

j) Apéndice: Conquista renacentista del Cristianismo
___________________________________________________________

a) Europa renacentista

En la historia del mundo, nunca el esfuerzo de la exploración fue gratuito, sino que siempre ha obedecido a necesidades económicas. Sin embargo, para explicar la psicología del explorador es necesario un resorte moral, un ideal. Los ss. XV y XVI, que fueron para los europeos la edad de oro del descubrimiento, presentan claramente las dos características principales del interés mercantil y de la expansión ideológica. Y las realizaciones espectaculares que se derivan de ellas son motivadas por la aparición de un nuevo factor dinámico que moviliza en su provecho el tráfico y la propaganda religiosa: el Estado moderno del Renacimiento, en el cual el poder dinástico condensa, construye y desarrolla a una nación.

El comercio del Occidente europeo, contenido al Oeste por el muro del Atlántico, estaba desde la prehistoria ligado al Oriente mediterráneo; hasta el s. VII, estuvo garantizado por la unidad religiosa, heredera de la unidad política romana. Entonces aparece Mahoma; la nueva religión invadió rápidamente África y el Oriente Próximo, dando comienzo el asedio del Mediterráneo. Relajado este asedio a consecuencia de las Cruzadas, se agrava cuando los turcos otomanos reanudan por su cuenta la guerra santa. Desde el final del s. XIV están en los Balcanes; dos generaciones después, bloquearán el Bósforo y el mar Negro.

Sin embargo, en Occidente los apetitos han aumentado. El s. XV se caracteriza por la aparición de grandes capitalistas que labran moneda, cobran los impuestos y dirigen las finanzas por cuenta de las casas principescas, que extienden su dominio y afirman su majestad. Jacques Coeur es el prototipo francés de esta nueva clase, que representan en España los banqueros judíos, conversos o no. El capital busca colocación, y el poder central capitales; los dos se encuentran en el descubrimiento, y después en la subsiguiente conquista.

El esfuerzo del descubrimiento, iniciado en Portugal, se dirige primeramente hacia el Sudoeste, a lo largo de la costa de África. La hazaña de Cristóbal Colón dirigió hacia el Oeste la ambición de España tan pronto como hubo acabado su reconquista; su ejemplo estimuló las empresas portuguesas, que en pocos años consiguieron fundar, de Europa a las Molucas, pasando por el Cabo, una cadena de puntos de apoyo marítimos.

Sin embargo, la aparición al Oeste del Atlántico de un muro español continuado indujo a otras naciones europeas (Inglaterra, Francia, Países Bajos), bien a atacar las posiciones contrarias, o bien, sobre todo, a rodearlas; así se produjeron las incursiones hacia los pasos del Noroeste y del Nordeste. Finalmente, los rusos, sin acceso al mar, desbordaron por el Norte el bloque de estados musulmanes del Asia central. Por todas partes el reconocimiento y la conquista de los países descubiertos iban a la par, en la medida en que los estados europeos estaban directamente interesados. Solamente la corona española consiguió, a lo largo de la época considerada, constituir un imperio colonial. Portugal se detuvo en una fase preparatoria.

El eje principal del descubrimiento, orientado primeramente al sudoeste de Europa, donde se adquirieron los más importantes resultados, barre en seguida el Atlántico en el sentido de las agujas de un reloj. A medida que gira, disminuye el lugar ocupado en la historia del Renacimiento europeo por los países descubiertos, al igual que el interés que se les dedicó en los medios cultivados. Al mismo tiempo, el centro de las nuevas exploraciones se desliza lentamente del Sudoeste al Noroeste, de Lisboa a Moscú. A fin del s. XVI, las incursiones de los corsarios ingleses anuncian una época nueva, la de la gran marina de velas y los espacios ilimitados, mientras que los rusos preludian, con tres siglos de anticipación, el establecimiento del más grande imperio terrestre que ha existido jamás.

En el pensamiento de Occidente, la concepción que se tiene del aspecto del mundo ha cambiado: la imaginaria preponderancia de la tierra sobre el agua, lugar común de las culturas asiáticas y mediterráneas, cede paso a la moderna perspectiva mundial de un globo con las tres cuartas partes ocupadas por extensiones marinas. Así se justifica el plan que seguimos, las proporciones relativas de sus diferentes partes y, especialmente, la patente primacía adjudicada a las empresas españolas en el Nuevo Mundo.

b) Móvil de los descubrimientos

Son de dos clases: materiales y espirituales. En el orden material, está en primer lugar la necesidad de las especias y mercancías procedentes del Extremo Oriente, sobre todo de la seda; después, a medida que las empresas van siendo asunto de los gobiernos, la búsqueda del oro, medio de poder. En el orden espiritual, el afán de extender el cristianismo. Naturalmente, lo material recortará por todas partes a lo espiritual: el comercio y la conquista favorecerán la propaganda religiosa, y la Iglesia por su parte aumentará su riqueza e influencia.

c) Especias orientales

La necesidad apremiante de especias, que desconcierta al francés moderno, y que se asombra de encontrarla en los países donde persiste un régimen culinario monótono, se explica en la Edad Media por las condiciones de la agricultura europea: turno trienal trigo-cebada-barbecho, y crianza extensiva de ganado sin selección definida. Pan y gachas constituyen la alimentación básica, con la carne salada que proviene de la matanza masiva del ganado excedente efectuada en el otoño; col, rábanos, guisantes, lentejas y cebollas dan poca variedad a la comida ordinaria. Faltan los fosfatos y las grasas. Faltan también el arroz, el maíz, la patata, los productos lácteos, los frutos y legumbres verdes y el azúcar. Europa está reducida al plato único, y todo el arte culinario reside en las salsas.

Además, los productos odoríferos desempeñan un papel importante en la práctica religiosa, en la farmacopea y en los perfumes o drogas que se usan para combatir el olor de las ropas sucias y las epidemias. Hay, por lo tanto, una demanda inmensa de incienso, alcanfor, canela, nuez moscada, macis, jengibre, cañafístula, cardamomo, galanga, sándalo, todos productos del Sur y del Sudeste asiáticos, y sobre todo de pimienta de la India y de clavo de las Molucas.

Esta demanda engendra la especulación. El comercio de las especias desde el país de origen se efectúa por intermediarios malayos, hindúes, persas y, en último lugar, musulmanes, que dictan los precios. Además, las empresas guerreras de los turcos otomanos amenazan las vías del comercio en el Oriente Próximo. De aquí la doble idea: suprimir los intermediarios y cambiar las vías del comercio. Su realización resume las empresas del s. XV, las cuales se encadenarán con las conquistas del s. XVI. La seda, tejido apreciado porque resiste al uso y a la polilla, el oro, por motivos evidentes, y las piedras preciosas, mercancías de poco estorbo y gran valor, completarán los cargamentos. La moneda de cambio será proporcionada sobre todo por los productos de la industria europea, tejidos y quincalla, fabricados en grandes talleres de estilo ya precapitalista. Si las gentes de ultramar no se prestan al cambio, se les obligará bajo la amenaza de las armas.

La Iglesia irá detrás, deseosa de llevar la cruz a los infieles; y los soberanos, legitimados por ella, la asociarán a sus conquistas, a menudo desde el primer grado de combatientes.

Pero estas empresas de aspecto nuevo son inconcebibles sin los medios técnicos y logísticos apropiados; estos serán suministrados por la aparición de la navegación de altura y por las nuevas instituciones.

d) Medios técnicos renacentistas

Mejores navíos, instrumentos de navegación más eficaces, un personal náutico más cualificado, una organización de armadores bajo el control y con la participación financiera del Estado; tal es a grandes trazos el cuadro de la Exploración en los ss. XV y XVI. Las naciones, que como Portugal y España innovaron las primeras, obtendrán los resultados más importantes.

A la hora de conquistar, el empleo de la fortificación y de las armas de fuego dará a los europeos posiciones inexpugnables y una ventaja táctica en campo raso, reforzada por el uso de la caballería.

e) Navíos renacentistas

El s. XV en su conjunto, y el s. XVI por lo que respecta al descubrimiento, pueden ser considerados como la edad de las carabelas.

De origen oscuro, este tipo de navío, propio para bordear y ceñir el viento y fácil de defender, se nos muestra como un compromiso entre la capacidad de carga de la nave o barco redondo y las cualidades maniobreras de la galera. La Carabela Santa María de Colón tenía en la popa un castillo de dos pisos, de los cuales el primero se extendía hasta el palo mayor, y el segundo hasta el palo trasero, denominado trinquete de mesana; un tercer palo, más hacia adelante, se llamaba trinquete. El bauprés prolongaba la proa[1].

La bodega, reservada a la carga, se cerraba antes de la partida con la ayuda de escotillas. La dotación y los pasajeros se colocaban lo mejor posible en el puente, y en caso de mal tiempo, al abrigo del castillo de popa, donde se dormía incluso sobre las tablas; la hamaca fue introducida pronto de las Antillas. Solamente el capitán disponía de un camarote, estrecho refugio donde guardaba sus libros y sus instrumentos de navegación. A veces los huéspedes de calidad obtenían el favor de un mamparo que les preservaba de una excesiva promiscuidad, si bien ello estaba en principio prohibido, a fin de que, en caso de necesidad urgente, los hombres desocupados de la dotación pudiesen acudir a la maniobra sin demora.

El alimento consistía principalmente en carne salada y legumbres secas, suministradas moderadamente por el cocinero de a bordo; el pasajero debía llevar por sí mismo con que alumbrarse y un recipiente para recoger los excrementos. El agua potable estaba estrictamente racionada, y nadie lavaba ni su cuerpo ni sus efectos; el mareo, sobre todo con mal tiempo, provocaba espantosos problemas. A éstos escapaban solamente los gavieros, marineros seleccionados que permanecían lo más posible en la cofa, plataforma situada a los dos tercios del palo mayor, a la cual se ascendía por las maromas, y donde se colocaba un vigía cuando lo requería el caso.

Una reserva de armas de fuego (arcabuces) o ballestas, cuya eficacia y precisión eran cuando menos desiguales, y las armas blancas de que estaban provistos tripulación y pasajeros, permitían tener a raya a eventuales agresores. Si el puente era invadido, el castillo de popa, que lo dominaba, servía de refugio a la tripulación y se convertía en una fortaleza.

La carabela, navío relativamente ligero, que por término medio apenas sobrepasaba las cien toneladas, en el curso de los grandes cruceros podía sufrir en un puerto de fortuna las reparaciones que hubieran hecho necesarias los estragos de los moluscos. Entonces era “volcada en carena”. Después de llevarla con marea alta a una playa abrigada, la nave era aligerada, a veces desarbolada, e inclinada sobre el flanco; se reparaba así el costado libre; puesta a flote, en seguida era inclinada del otro lado y reparada de la misma manera, para ser después definitivamente colocada en su línea de flotación y, por último, rearmada. El uso de la incorruptible madera de teca, corriente hoy, no se generalizó sino muy tarde. En el siglo XV se empleaban sobre todo los árboles de Madera, nombre que significa “árbol de construcción”, “materia” por excelencia: madera.

Para los viajes comerciales fueron utilizadas más tarde las carracas; sus castillos de proa y de popa se elevaban a una docena de metros por encima del mar y sus mástiles a una treintena; su artillería podía disparar por troneras colocadas lo más bajo posible, lo que permitía alcanzar al adversario cerca de la línea de flotación y amenazar su obra viva. Las cualidades náuticas de estos pesados navíos eran bastante mediocres; a decir verdad, eran más bien cuarteles o almacenes flotantes donde convivían doscientos o trescientos marineros y hasta más de quinientos soldados en unas condiciones que apenas cabe imaginar.

El galeón, gran correo militar, participaba de las condiciones de la carraca y de la carabela; ceñía mejor el viento que la carraca. Fue un galeón el que a finales del s. XVI aseguró el servicio regular entre Manila y México: el célebre Galeón de Acapulco. En su mayor parte, la Armada Invencible se componía de galeones. Al contrario que las carabelas, carracas y galeones tenían necesidad de bases bien equipadas.

En resumen, los tres tipos de navíos se repartieron históricamente las tareas náuticas: la carabela es el barco de los descubridores; la carraca, el de los comerciantes; el galeón, el de los sostenedores del imperio. Una cierta aureola de ensueño envuelve aún en nuestros días el espectro de las carabelas.

f) Pilotos renacentistas

Como en la edad precedente, brújula, cartas, croquis de las costas y reloj de arena para medir el tiempo siguen siendo los instrumentos esenciales. Son manejados por los pilotos, especialistas que poseen conocimientos teóricos, además de un acusado sentido de la mar.

Ordinariamente se otorga el mérito de haber formado los primeros pilotos cualificados a la famosa y Academia de Sagres, establecida cerca del cabo San Vicente, punta extrema del Algarve, alrededor del príncipe Enrique el Navegante. Presunción verosímil, pues la importancia de los capitales comprometidos y de los beneficios que se esperaban justificaba el secreto de que se rodeaba la formación de los pilotos. Pero a los portugueses Diego Cao y Bartolomé Días los españoles pueden oponer a los Pinzones, Elcano y La Cosa; los italianos, a Colón, Vespucio, Caboto y Verrazzano; los franceses, a Cartier; los ingleses, a Frobisher, Davis y Drake; los holandeses, a Barents. Estos nombres resumen el tipo del descubridor.

Una laguna: si la determinación de las latitudes estaba facilitada por la observación desde tierra de la mayor altura del Sol, y si gracias a Behaim esto fue factible a bordo con el astrolabio de espejo, la longitud se calculaba a la estima, según el camino recorrido, pero la dirección de este último se calculaba mal por la brújula, y peor aún la velocidad, pues se ignoraba el uso de la corredera.

En Sagres y Lisboa, y más tarde en Sevilla, Dieppe o Bristol, organismos especializados recogían las informaciones proporcionadas por los navegantes y componían manuales de instrucción náutica llamados derroteros.

El paso de la edad heroica de la navegación a la edad de la práctica corriente se sitúa en los últimos años del s. XV, cuando de repente y casi simultáneamente, España con Colón y Portugal gracias a Vasco de Gama descubrieron grandes intereses políticos y financieros en los países situados en ultramar. A partir de esta época, los medios de calcular la latitud por la observación del Sol fueron proporcionados a los pilotos por las Tablas Alfonsinas que, aunque databan del s. XIII, fueron editadas por primera vez en Venecia en 1492 y en seguida puestas al día, con las efemérides de la declinación del Sol que de ellas se dedujeron finalmente y las de Regiomontano.

g) Armamento renacentista

Necesarias para defender las primeras expediciones de descubrimiento y de comercio pacíficas, las armas eran indispensables para las expediciones de conquista. El final de la Edad Media y el Renacimiento, período de continuas guerras en Europa, supuso una carrera para la innovación técnica, que permitió al arma blanca alcanzar su perfección, mejoró el arma de fuego pesada e hizo nacer la portátil. El cañón y el arcabuz y las armas defensivas, variantes de la coraza y el casco, dieron a los europeos una ventaja táctica. Pero la lanza, que mantiene el enemigo a distancia, la ballesta, menos delicada y más manejable que el arcabuz, y sobre todo la espada desempeñaron un papel preponderante.

Es en el s. XVI cuando esta arma alcanza su forma más noble: el estoque. Pero desde el s. XV, Toledo, Vizcaya, Solingen, Arbois, Burdeos y Passau proporcionan una hoja larga, ligera, bien equilibrada gracias al pomo, más adecuada para todas las paradas y fintas. Sobre todo permite dar golpes de punta penetrante sin que el brazo deje de estar en línea y sin que se rompa el equilibrio del esgrimidor.

Si ya durante la reconquista de España la espada hizo maravillas contra las curvadas cimitarras musulmanas, que no golpean más que de tajo, con más razón será decisiva contra los salvajes americanos, armados de mazas o de macanas en vía de evolución hacia el hacha o el sable. Capaces de cortar al vuelo un miembro humano o un asta de lanza, los aceros especiales (cuya dureza se atribuye a secretos de temple) propios para las estocadas son, mucho más que las armas de fuego, el medio material preponderante de la conquista. Por el contrario, la espada estaba siempre desarmada contra la flecha errante o la cerbatana de pequeñas flechas envenenadas.

h) Animales del Renacimiento

El caballo de silla, instrumento de ofensiva, de ruptura y de persecución, y la muía de silla y de carga, medio de transporte, desempeñaron sin duda alguna un papel más importante que el arma de fuego, Los caballos eran inicialmente de raza andaluza, aunque después la ganadería de las Antillas proporcionó el contingente esencial. Más oscura, pero también importante, fue la contribución del cerdo: su régimen omnívoro y su reproducción rápida permitieron establecer una reserva elástica de alimentación carnívora que se transportaba por sus propios medios juntamente con el ejército. Los perros fueron auxiliares policíacos.

i) Ideales humanos renacentistas

Los cuadros dirigentes del descubrimiento fueron cubiertos por navegantes ambiciosos de todas las naciones; los de la conquista, por oficiales salidos de la pequeña nobleza. En cuanto al grueso del efectivo, afluyó a consecuencia de las presiones sociales.

Se ha exagerado grandemente la participación de delincuentes[2]; ésta no excedió nunca del diez por ciento; además, las sentencias de destierro eran pronunciadas muchas veces a propia petición; en cuanto a las penas de muerte o de prisión prolongada concernían a menudo a simples blasfemos. En efecto, la llamada de la colonización atrajo a una población inestable, pero ávida de un establecimiento que no permitían en todo o en parte las condiciones de la sociedad europea. El principal contingente de conquistadores españoles fue reclutado entre los militares que dejó desocupados la terminación de las campañas contra los moros; se reclutaron sobre todo en las regiones semidesérticas de Castilla y Extremadura, país interior de los puertos andaluces.

Del Tajo al valle del Guadalquivir, a una y otra orilla del Guadiana, hay una meseta pelada, seca, ardiente en verano, glacial en invierno; largo tiempo disputada entre cristianos y musulmanes y donde las Órdenes militares (Santiago, Calatrava, Alcántara) poseían vastos territorios dedicados casi exclusivamente a la cría del ganado lanar en régimen de trashumancia; donde la propiedad eclesiástica, por su permanencia, no solamente impedía la parcelación propicia a la puesta en cultivo, sino que incluso tendía a redondearse por donaciones y legados. La situación era insoluble para el que quisiera salir de la miseria; en esta región puede suceder aún en nuestros días que la propiedad de un asno esté repartida entre cuatro derechohabientes.

Si el campesino se expatría a disgusto, hay en cambio una especie humana a la que la habitual costumbre de las migraciones predispone a la aventura colonial: el personal rudo, perezoso, frugal, endurecido e insolente de los pastores trashumantes, salidos de la plebe mozárabe. Esta raza es capaz de grandes indolencias y de formidables ráfagas de energía. Encontrará en los países de ultramar las mesetas áridas, una humanidad pasiva, un estilo de vida semejante, donde los corderos son hombres y donde se encuentra abundancia de mujeres, pues, con el hambre, el apetito sexual, inyectado a España por su vecindad con el África abigarrada y polígama, es uno de los móviles principales de la conquista. Satisfacerlo con las indias es multiplicar los mestizos súbditos del rey y aliados del blanco contra el indígena, y multiplicar las almas que salvará la predicación del evangelio, pues el conquistador cree. Su fe de iletrado no es, naturalmente, de un metal refinado; la Santísima Virgen tiene por sublimación el papel de compensadora femenina para estos grupos de hombres, tripulaciones o ejércitos. Y Santiago, evocado en el momento de la carga, es más bien un dios de la guerra, si no un tótem tribal. Pero esta fe es profunda, realista: la conquista asegura al alma pecadora la salvación. Interviene, en fin, el oro, o más bien el espejismo del oro. Los conquistadores de México o de Cajamarca comprobaron que, cargados de oro, no poseían nada útil, puesto que no había nada que comprar; aprendieron con estupor los efectos de la inflación monetaria.

Todos los colonizadores, cualquiera que fuere su origen, tenían deseo de elevarse, incontinencia, ansias de salvación y apetito de enriquecerse, al menos en apariencia. Solamente variaba la dosis; la sexualidad va en retroceso a medida que nos alejamos de Iberia hacia el Norte, y que en el país descubierto se tienda menos al desnudismo integral. Alcanza su paroxismo en Brasil, donde los franceses se establecieron por afición a las indias desnudas, en tanto que el patriarca Jerónimo de Alburquerque se atribuía veintiséis hijos legítimos o legitimados. Sin embargo, falta en Nueva Zembla, donde invernaron los holandeses. Era preciso que todos estos móviles fueran intensos, constantes y homogéneos para hacer posible una tal acumulación de aventuras inauditas. Esta psicología define el tipo del conquistador, cuya variedad más típica es la española, el conquistador por antonomasia.

Finalmente, una vista de conjunto resume el carácter humano más sorprendente de este período: es el europeo de variedad mediterránea el que impulsa el descubrimiento y le añade la conquista. Colón, Magallanes, Cortés, Pizarro, estos mediterráneos impusieron su ley a Europa durante siglos; gracias a ellos el Renacimiento fue una explosión del tipo mediterráneo sobre el planeta.

j) Apéndice: Conquista renacentista del Cristianismo

Para terminar, surge una cuestión a propósito de la exploración en los ss. XV y XVI: ¿por qué tantos esfuerzos, dinero, hazañas y vidas humanas sacrificadas? Este derroche, aparentemente superfluo, coincide con la aparición del Estado moderno de base dinástica, en evolución hacia el estado nacional. Hacia 1400, tres internacionales del viejo continente disponían de una información amplia: la cristiana, la judaica y la islámica. Las tres tienen un fundamento religioso.

La cristiana tiene por centro a Roma. Los conocimientos cosmográficos de la Curia, en nuestros días mal valorados, son seguramente muy vastos en esta época; pero la Santa Sede los usa con parsimonia, en la medida en que juzga oportuno emprender una acción misionera. La famosa bula de partición del mundo, dada por el papa en 1493, aparece así bajo una luz enigmática, pero fue sin duda mucho menos impremeditada de lo que parece.

La judaica no tiene centro, lo propio de la nación judía desde la Diáspora: el judaísmo es un tejido de células poco diferenciadas, capaces, por retoñación o enjambrazón, de renovar las pérdidas o de formar concentraciones temporales. Hacia 1400, el judaísmo es ecuménico, y los judíos conviven tanto con los cristianos como con los musulmanes, desde Gibraltar a la India, desde Inglaterra al Caspio, desde Moscú a Mozambique.

La islámica tiene La Meca como centro de reunión; su unidad se materializa por las caravanas de peregrinos y el uso de la lengua árabe. Se extiende, como el judaísmo, de Gibraltar a la India, incluso hasta las islas de la Sonda. Se opone a la cristiandad por un continuo frente de guerra, cálida o fría, que se extiende desde Granada al mar Negro y que puede compararse al telón de acero: impenetrable a las ideas y a las empresas de conquista, es permeable al comercio en algunos puntos, lo que es una ventaja para los judíos, que residen por todas partes.

En esta época basta a un cristiano ser clérigo y, lo que es más difícil, lograr su incorporación a la Curia, para aprender geografía. Si se es judío practicante e inclinado a viajar, se puede circular de un extremo a otro del mundo gracias al apoyo de sus correligionarios. Una fraternidad semejante ayuda a los musulmanes cultos cuando peregrinan. Ahora bien: de 1400 a 1600, es como si estas facilidades no existiesen ni hubieran existido nunca para los métodos de exploración.

Ciertamente, de cuando en cuando un Estado se asegura los servicios de un tránsfuga; así, Portugal alista expertos judíos, y más tarde Castilla toma a su cargo a Cristóbal Colón. Pero el secreto de las informaciones continúa siendo realidad en sus grandes líneas. Se comprenden las precauciones por parte de judíos y mahometanos, pero se explica menos la reserva de la Santa Sede, puesto que todos los Estados descubridores trataban de propagar el cristianismo. Es que existe una diferencia entre el Estado territorial, dinástico y pronto nacional, y el reino de Jesús, que no es de este mundo. Muchas veces, para forzar las barreras de lo desconocido, el poder se vale en terreno enemigo de un agente de información más o menos clandestino, más o menos oficial según el lugar y la oportunidad.

Pero sobre todo la imposibilidad de recurrir a la información supranacional según practicaban las comunidades religiosas maduró una consecuencia más grave: laicizado, politizado y privado de sus fuentes tradicionales, el espíritu de curiosidad geográfica sucumbe a la tentación del imperialismo. El Estado se vio obligado a enormes esfuerzos en el terreno de la imaginación, de la economía y del heroísmo, y pretende que sean productivos. El descubrimiento del mundo por Europa se convierte necesariamente en la conquista del mundo por los europeos.

Conquista comercial, política, religiosa y militar, dirigida paralelamente por organismos estatales creados por los príncipes (como la Casa de Guinea en Lisboa y la Casa de la Contratación en Sevilla, o por Compañías protegidas por el poder central (la Compañía de Comerciantes Aventureros de Londres, la Compañía Holandesa de las Indias), o por grandes delegados, como el armador Ango, de Dieppe, y los almirantes Chabot y Coligny. Gracias a estos nuevos órganos de gobierno, el absolutismo ensayará las recetas centralistas que aplicaran los monarcas del antiguo régimen y, después de ellos, los Estados nacionales, democráticos o totalitarios. El imperialismo y el Estado moderno nacen del descubrimiento por una implacable filiación.

Es lícito preguntarse objetivamente qué es lo que han ganado el mundo y Europa: sin duda, la problemática pero duradera ventaja de conocerse.

 

Manuel Arnaldos   
Mercabá, diócesis de Cartagena-Murcia    

más información
Diccionario Mercabá de Arqueología

Indice general de Enciclopedia Mercabá de Historia   

____________________ 

[1] La Carabela Santa María, considerada como una nao  (así la llama y distingue Colón en su Diario) tenía unas medidas y proporciones que ignoramos, aunque las reconstrucciones de FERNANDEZ DURO, JULIO F. GUILLEN o MARTINEZ HIDALGO, nos facilitan una idea aproximada de lo que debió de ser.

[2] En el primer viaje colombino los delincuentes estaban representados por un homicida y dos amigos que, por haber intentado sacarlo de la cárcel, incurrieron en la misma pena. En el tercer viaje embarcaron otros reos que marchaban a Indias, no a cambio de la conmutación de la pena, sino de una redención o demora posible siempre que el delito no fuera de herejía, lesa majestad, crimen de primer grado, traición, incendio premeditado, falsificación o sodomía.