Raíces aztecas de Norteamérica

 

Fueron descritas por el médico español Francisco  Hernández, que tras estudiar Medicina en Alcalá de Henares marchó a México y allí permaneció hasta 1577 como protomédico de las Indias. Su misión consistió en conocer la realidad geográfica, histórica, social y económica de México para darla a conocer a Felipe II de España.  Sus descripciones llamaron la atención, sobre todo, en la Europa de los siglos XIX y XX.

En efecto, en su crónica Antigüedades de Nueva España describió Hernández los rasgos esenciales de la cultura náhuatl, destacando su etapa azteca. Lo hizo desde una perspectiva renacentista, aunque también incluyendo leyendas fantásticas de finales de la Edad Media. La obra fue redactada en latín, y escrita para demostrar la relación entre la naturaleza y el hombre en el mundo azteca, a la hora de comprender los diversos ritos y costumbres de los indios.

Se divide en 3 libros:

-libro I, con mezcla de costumbres, geografía, instituciones, leyes y familia, ciencias, textos literarios y espíritu guerrero,
-libro II, dedicado a la astrología, medicina y organización religiosa,
-libro III, con una de dos principales pueblos: aztecas y tezcocanos.

Se inspiró Antigüedades en la Historia de Gomara y en Historia General de la Nueva España de Sahagún. Así mismo nos pone de manifiesto el encuentro del viejo mundo con el  nuevo, con una gran labor etnográfica que indaga en la cultura, religión y costumbres del mundo azteca pre-hispánico. Veamos la descripción que nos ofrece.

 

Tezcocanos

Fueron  los primeros pobladores la región azteca. No se asentaron en Tezcoco[1] sino en Huexutla, dando lugar a un Imperio que duró más de 300 años. Este imperio pasó al dominio tetzconquense. Fueron aliados del Imperio azteca. Al principio obedecían a jefes y posteriormente a reyes. Sus primeros reyes fueron los chichimecas, y de ellos provinieron los aztecas.

Las ciudades de este pueblo son las ciudades aztecas más antiguas.  Estas  tenían una estructura de laberintos, galerías, túneles ocultos y encrucijadas. Constaban de   huertos, vergeles, jaulas de fieras, piscinas.

Su rey más importante fue Necahoalcoyotzin, que tuvo 400 concubinas y 355 hijos. Otros reyes son Cacama, Cacamatzin,  Tecocoltzin, Quauhtimotzin, Ixtlilxochitl. En cuanto a la organización administrativa, ésta consistía en un gobernador (rey), dos pretores y ocho tribunos.

En su panteón religioso, veneraban al dios Sol y dios Tierra (antes de la llegada de los mexicas), y a los dioses Titlacoa, Quetzalcóatl y Hoitzilopuchtli (con la llegada de los mexicas).

Hacían sacrificios a Ecatl, dios de los vientos. Había un sitio el Cuicacalli, lugar de bailes y cantos para los dioses. Sus vestidos son parecidos a los de los mejicanos. Las mujeres llevaban Cueitl y un manto llamado Quezquemitl.  Los ritos consistían en  sacrificios humanos, antropofagia. Sus instituciones legales y jurídicas son iguales a las de los mejicanos.

Económicamente, los tezcocanos se dedicaban al comercio, agricultura y ganadería. Poseían cultivos propios, siendo la producción fundamental la de calabaza, frijol y maíz. También tenían ganado lanar  y caballar y pesca palustre.


Mexica

Provienen de la ciudad de Chicomuztotl, y tuvieron por padre al mítico Istac Mixcoatl. Así como a uno de sus hijos, Quetzalcoatl, hombre virtuoso y justo que instituyó el ayuno, y del que los indios creían que no había muerto sino desaparecido en la provincia de Coatzacoalco, junto al mar[2].

El primero de los reyes históricos de los mexica, descendiente de los chichimecas, fue Totopeuh. Después se fueron sucediendo numerosos reyes los cuales fueron conquistando ciudades y provincias, incorporándolas a su imperio.

El rey mexica más importante fue Moctezuma II, que reinó durante 19 años y conquistó Ayotatepec, Cuezcoma, Iztlaoacan, Cozoman, Tecoma, Çacatepec, Tlachquiauhco, Yolloxonequilan, Atepec, Mictlan, Tlaapan, Nopalan, Yzcectlallopan, Quextlan, Quetzaltepec, Auchioatl y Tatacalan. No obstante, fue un rey supersticioso, y le influyeron los fenómenos atmosféricos adversos. Durante su reinado hubo hambre, aridez y falta de recursos por lo que los mexica se expandieron por playas extranjeras.

El 11º y último rey mexica fue Quauhtemoc, bajo cuyo reinado fue ganada la capital mexicana y otras provincias aztecas.

Los mexica fueron un pueblo muy belicoso. Su lengua era el náhuatl. Tenían una religión politeísta y veneraban a varios dioses entre los que se encuentran como principales:

-Tezcatlipoca[3], creador de todas las cosas y gobernador de ellas. A él se le atribuye la sabiduría, la belleza y la felicidad perfecta,
-Hoitzilopochtli, dios de la guerra,
-Painal, dios del ejército,
-Matlacuyae, diosa del agua,
-Quetzalcóatl, rey de la ciudad de Tulla y llamado para sí por el dios Sol
[4].

Los mexica tuvieron también dioses referentes para diferentes gremios[5], como Omacatl y Tetzcantzoncatl[6]. Así como numerosos ídolos[7]. Por otra parte, daban culto:

-al sol, al fuego al agua y a la tierra, por los beneficios que recibían de ellos,
-al trueno, al relámpago y al rayo, por el miedo que les provocaba
[8].


Tribus del sur de Norteamérica

Los tlatelolcos procedían de la ciudad de Tlatelolco, ciudad dividida en dos partes: Tenochtitlán y Tlatelulco. Tlatelolco se separó del rey de los mexica a causa de matrimonios. Tuvieron sucesivos reyes que llegaron a conquistar las provincias de Atzcapotzalco, Cuexitlán y Quauhtintián. Con el cuarto rey volvieron a pertenecer al Imperio azteca.

Los tepanecas fueron un pueblo de origen chichimeca. Se asentaron en la parte norte de la cuenca mexicana[9], una de las zonas más ricas de Mesoamérica. Allí fundaron Azcapotzalco, más conocida como Tepanocapán.


Tribus del norte de Norteamérica

            Los iroqueses estaban establecidos entre la costa norte atlántica y Grandes Lagos, e integraban 5 naciones con 5 clanes iroquesas distintas. Se trataba de indígenas dialogantes, sedentarias, agrícolas e incultas. Supieron relacionarse con los ingleses, hasta que los franceses los empezaron a exterminar. Es entonces cuando se alían con los ingleses a cambio de armas de fuego.

            Los hurones estaban establecidos en los Grandes Lagos, en un escaso número de 100.000, de los que sólo 2.000 eran aptos para la guerra. Eran enemigos de los iroqueses, y a la llegada de los misioneros jesuítas supieron evangelizarse y civilizarse, lo que les valió para su posterior alianza con los franceses, causa de su exterminio a manos de los ingleses.

 
Inicio azteca de la vida

Es de destacar lo relativo al parto de las mujeres aztecas. En estos partos adquiría un papel fundamental la partera[10], que llevaba al baño a la mujer para purificarla. Si la mujer moría en el parto se la consideraba dentro de las diosas celícolas (y se la enterraba solemnemente). Si el niño nacía bien, la partera realizaba dos actos:

-averiguar su destino,
-averiguar las calamidades e infortunios que le pudieran sobrevenir.

Pasados cuatro días se celebraba la fiesta del lavado, donde se bañaba al niño por 2ª vez y se le imponía un nombre. El ritual era distinto si se trataba de un niño o de una niña[11], pues:

-los niños eran entregados a los dioses de las almas[12] y de la noche[13],
-las niñas eran entregadas a la diosa del mar[14], además de:

-lavarles las manos, para que se apartasen del hurto,
-ponerles agua debajo de las ingles, para que no tuvieran una fortuna adversa.

 
Esclavitud azteca

Los esclavos debían servir a sus señores. Los padres podían vender a sus hijos y también el esclavo se podía vender así mismo. Para que el contrato fuese válido hacían falta tres testigos.

Estaban destinados a la esclavitud:

-los que robaban, y no podían devolver lo robado,
-los que vendían hombres libres y eran descubiertos,
-los hijos parientes y los consortes de los traidores del rey.

En cuanto a casos concretos:

-los ancianos, pobres y jugadores podían venderse a sí mismos,
-las meretrices que iban envejeciendo eran reducidas forzosamente a la esclavitud,
-los adúlteros que dejaran embarazada a una esclava debían ponerse a servir al señor de la esclava
[15].

Estaba permitido libertar al vendido con un sustituto. Si alguien moría con deudas los hijos y la mujer de ese pasaban a la esclavitud. Los hijos de los esclavos eran considerados libres y los esclavos se podían casar, sembrar, y con lo ganado convertirse en libres. Esto deja patente que la esclavitud no era ni hereditaria ni vitalicia. Los esclavos también podían ser inmolados. Nadie podía vender un esclavo  si no le ponía en el cuello una argolla de madera y no se podía hacer sin una causa justa y si el beneplácito del juez.

Sobre los prisioneros de guerra que eran capturados[16], su sangre era consideraba una de las ofrendas más preciadas a los dioses. Todos acababan siendo inmolados, bien en las festividades fijas o en las móviles. Y el motivo estaba claro: ser entregados a los dioses celestiales.

 
Mundo azteca de los muertos

Se basó en la inmortalidad de las almas, y en la posibilidad de vivir el alma desnuda de cuerpo en el cielo, paraíso terrenal, o el infierno.

Al cielo, presidido por el dios Sol, iban los que morían en la guerra, los que habían sido hechos prisioneros en las batallas y los sacrificados a los dioses.

Al paraíso terrenal iban los que morían de gota, sífilis[17], lepra, sarna, sarpullido, los náufragos y los muertos por rayo. Este lugar constaba de buen clima y una primavera eterna. Los habitantes del paraíso terrenal eran los llamados tlaloques[18], que eran aplacados con la sangre de los niños pequeños. Era costumbre ponerles unas varitas en las manos, las caras teñidas de color azul celeste y papeles recortados por el cuerpo y la nuca.

Al báratro-infierno iban todos los demás. La vida ultra terrena dependía del tipo de muerte en la vida terrenal.

Todos los hombres aceptaban la muerte como designio de los dioses. Al difunto se le encogían las piernas y se le rodeaba con el amatl-papiro, se le echaba agua fría para recorrer su camino. Quemaban las ropas y ornamentos utilizados en vida para que le sirviesen en el otro mundo. Sacrificaban un perro bermejo[19], como señal de guía.

Las costumbres funerarias eran diferentes si se trataba de un señor o del vulgo. Quemaban los cuerpos en el fuego, los enterraban en una fosa redonda y les ponían piedras valiosas[20], como representativas del corazón del difunto.

 

MANUEL ARNALDOS, Molina de Segura, España

 

 Act: 25/01/16   @noticias del mundo           E D I T O R I A L    M E R C A B A    M U R C I A 

_______

[1] También escrito frecuentemente como Texcoco.

[2] De hecho, QUETZALCOATL no sólo es venerado por los mexica, sino también por otros pueblos como los cholullenses y los tlaxcaltecas.

[3] También conocido como TITLACOAN.

[4] Hay 2 teorías acerca de donde se encuentra Quetzalcóatl:

-en Tlapala,
-en su patria, donde volvió y desde donde todavía se espera esperan su retorno (de ahí que cuando llegó HERNAN CORTES fuese identificado como QUETZALCOATL).

[5] Como plateros, talladores de piedra, pescadores…

[6] Dioses de la comida y del vino.

[7] Contabilizándose en total más de 2.000.

[8] Destacando en especial el pánico que sentían hacia los eclipses.

[9] En dirección a Tulla.

[10] Figura que era considerada como madre universal de todos los mortales.

[11] Ya que la distinción entre los dos sexos estaba muy marcada.

[12] TEUEL y OMECIOATL, creadores de las almas.

[13] YOHOALTEUHTL.

[14] CHALCHIUTYCUE.

[15] A no ser que se casara con ella.

[16] En las denominadas guerras floridas, o pactadas con el pueblo vecino para seguir el ritual de capturar prisioneros y ofrecerlos en inmolación a los dioses.

[17] NANAHUATL.

[18] Dioses de las lluvias.

[19] Porque creían que sin él no podrían atravesar el Tártaro.

[20] Cuyo valor dependía del estatus del difunto.