Persecución católica en el Islam

 

            Algunos lo llaman el «foso de los leones del siglo XX». La verdad es que los cristianos que viven en los países de mayoría islámica, y con fuertes impregnaciones fundamentalistas, sufren un auténtico calvario. Su profesión religiosa cristiana les supone discriminaciones serias, cuando no  cárcel o la muerte. Gracias al informe presentado por la organización católica Ayuda a la iglesia Necesitada, podemos conocer con rigurosidad y prontitud, todos los detalles de estas violaciones de derechos humanos, que pasan, muchas veces, desapercibidas por la opinión pública mundial. Una situación patética. Un grito descarnado.

            La persecución, expulsión y sufrimiento de los cristianos que viven en países de mayoría islámica no parece terminar. Según confirma el Informe sobre libertad religiosa en el Mundo, confeccionado por la prestigiosa Ayuda a la Iglesia Necesitada, en la actualidad son 23 países islámicos los que «persiguen a los cristianos por motivos religiosos». A continuación ofrecemos, una pormenorizada panorámica de cada uno de estos países.

            ARGELIA. Cuenta con 3.000 católicos, de sus 30.000.000 habitantes totales. Sin embargo, la ley estatal prohíbe sus asambleas públicas, pues su orientación no es propagar una religión que no sea el Islam. Por miedo a posibles implicaciones legales no se producen conversiones del Islam a otras religiones. A las mujeres, por efecto del derecho de familia, se les impide casarse con hombres de fe no musulmana.

            ARABIA SAUDÍ. Cuenta con 640.000 católicos, de sus 20.000.000 habitantes totales. Sin embargo, la ley estatal prohíbe sus reuniones, si éstas están relacionadas con su fe religiosa. En el último año casi 130 inmigrantes cristianos han sido llevados a prisión, privados de trabajo y expulsados del país acusados de «actividades cristianas».

            AZERBAIJÁN. Cuenta con escasa presencia católica. Sin embargo, toda su agrupación y actividad debe obtener aprobación del Departamento de Asuntos Religiosos para poder existir y actuar, proceso de aprobación que se lleva a cabo con una declarada falta de transparencia.

            BAHREIN. Cuenta con 30.000 católicos. Sin embargo, la ley estatal prohíbe la conversión de musulmanes a cualquier otra fe religiosa.

            BANGLADESH. Cuenta con 241.000 católicos. Sin embargo, la ley estatal les pone siempre en grandes dificultades para hacerse aceptar por los exponentes del Islam.

            BRUNEI. Cuenta con 4.000 católicos. Sin embargo, la ley estatal impone el Islam como religión del estado, y toda otra práctica religiosa es controlada por los poderes públicos. En concreto, se les prohíbe la propaganda, se niega el ingreso al país de religiosos extranjeros, se les prohíbe la importación de material de instrucción religiosa, la Biblia está prohibida y se les deniega la concesiones para ampliar, reparar o construir nuevas iglesias.

            EGIPTO. Cuenta con 218.000 católicos, de sus 66.000.000 habitantes totales. Sin embargo, la ley estatal cierra toda opción a que publiquen libremente su fe. En concreto, reduce a los cristianos a ciudadanos de 2ª categoría, se les niega la posibilidad de representación política, si asisten a la Universidad están obligados a aprender el Corán, y para obtener un trabajo público se les exige la conversión forzada al Islam.

            EMIRATOS ÁRABES UNIDOS. Cuenta con 155.000 católicos, de sus 2.500.000 habitantes totales. Sin embargo, la ley estatal prohíbe cualquier acción orientada al proselitismo no musulmán. Además, a los 7 colegios dirigidos por monjas católicas acuden los hijos de potentados árabes, muchas veces islamizando sus costumbres cristianas.

            GITUBI. Cuenta con 7.000 católicos. Sin embargo, la ley estatal prohíbe toda forma de proselitismo no musulmán, negando a una mujer musulmana contraer matrimonio con un cristiano.

            lNDONESIA. Cuenta con 5.500.000 católicos, de sus 206.000.000 habitantes totales. Sin embargo, la ley estatal impone limitaciones jurídicas al ingreso de misioneros, fomenta la atmósfera de intolerancia hacia lo cristiano, deja impunes decenas de ataques paramilitares contra personas cristianas físicas, no investiga a todo aquel que violenta, incendia o extorsiona los edificios o actividades cristianas.

            lRÁN. Cuenta con 12.000 católicos, de sus 65.000.000 habitantes totales. Sin embargo, la ley estatal no menciona siquiera la palabra libertad religiosa, castiga la apostasía del Islam con la pena de muerte, espía constantemente todas las comunidades cristianas, controla las actividades cristianas, prohíbe cualquier actividad misionera venida del extranjero.

            IRAK. Cuenta con 275.000 católicos, de sus 22.000.000 habitantes. Sin embargo, la ley estatal prohíbe la conversión de musulmanes a cualquier religión extraña al Islam.

            KUWAIT. Cuenta con 156.000 católicos. Sin embargo, la ley estatal prohíbe toda actividad misionera venida del extranjero, e impone a todo hombre la conversión al Islam si quiere casarse en territorio kuwaití.

            LIBIA. Cuenta con relativo número de católicos. Sin embargo, la ley estatal sólo permite el derecho a un único lugar de culto en cada ciudad.

            MARRUECOS. Cuenta con 25.000 católicos, de sus 27.500.000 habitantes totales. Sin embargo, la ley estatal reduce a la religión cristiana a mera expresión cultural, encarcela a todo aquel que apostate del Islam o cuente con alguna Biblia en árabe, y obliga a cerrar cualquier escuela, orfanato... si este sirve para la conversión al cristianismo.

            MAURITANIA. Cuenta con 300.000 católicos. Sin embargo, la ley estatal no contempla la posibilidad de violencia de musulmanes a cristianos, multiplicándose ésta sin cesar. Se ha creado un consejo interreligioso para frenar esta situación y favorecer la relación.

            NIGERIA. Cuenta con 13.500.000 católicos, de sus 106.000.000 habitantes totales. Sin embargo, la ley estatal impide que exista otro credo que no sea el de la religión oficial del estado, es decir, el Islam. Así mismo, obstaculiza constantemente a los cristianos la construcción de edificios de culto, y deja impunes numerosos asesinatos de cristianos a manos de musulmanes.

            Otros casos de injerencias en las libertades mínimas humanas se producen en:

            OMÁN, donde la actividad religiosa de grupos no musulmanes sufre graves limitaciones.

            QATAR, donde la apostasía del Islam está castigada con la pena de muerte.

            SIRIA, donde el cristianismo está constantemente controlado y amenazado por las fuerzas militares.

            SUDÁN y YEMEN, donde no existe ningún tipo de libertad religiosa fuera del Islam.

            TÚNEZ, donde la presión social está jugando un papel transformador, pero todavía no puede celebrarse ninguna actividad cristiana fuera de los lugares destinados a ello.

 

ALEJANDRO MILLÁN, Madrid, España

 Act: 25/01/16   @noticias del mundo           E D I T O R I A L    M E R C A B A    M U R C I A