La báscula no funcionaba

 

            La realidad se presta a muchas interpretaciones. Un mismo hecho histórico parece totalmente distinto según el historiador que lo comenta. Es verdad que los hechos son tozudos, pero es también obstinada la resistencia que oponemos para afrontarlos. Un biógrafo resalta las facetas que le gustan y nos ofrece un personaje a su gusto. Nuestra situación la leemos desde el lado que nos favorece.

            Como aquella señora gordísima que, tras descender de la báscula, en vez de decir: «Me sobran quince kilos», sentenció: «Según la tabla, yo tendría que medir quince centímetros más». Y aquella otra mujer que, después de muchos intentos por adelgazar, al fin consiguió hacer algo en relación con su peso: decidió no volver a subirse a una báscula porque todas funcionaban mal. No hay peor ciego que el que no quiere ver, ni hay peor sordo que el que no quiere oír.

 

JUSTO LÓPEZ, Zaragoza, España

 Act: 25/01/16   @noticias del mundo           E D I T O R I A L    M E R C A B A    M U R C I A