Católicas por el Derecho a Decidir

 

            Se trata de un grupo no católico, autodenominado Católicas por el Derecho a Decidir, y que fue fundado por Frances Kissling, mujer que vivió por algún tiempo en el convento de las Hermanas de San José y que, al abandonarlo, fundó una clínica de abortos en Nueva York.


¿Qué es Católicas por el Derecho a Decidir?

            Es una organización abortista estadounidense que:

-tiene como objetivo principal eliminar al mayor opositor del mundo contra el aborto: la Iglesia católica;
-trata de convencer a católicos de que el aborto es una alternativa éticamente válida para las mujeres católicas;
-ridiculiza las enseñanzas de la Iglesia, promoviendo agresivamente la anticoncepción y el aborto.

            La CDD financia sus actividades con millones de dólares recibidos de grupos estadounidenses abiertamente anti-vida. Uno de ellos es la Fundación Ford, que también hace de las suyas en México y otros países de Iberoamérica.

            La agenda de trabajo de las CDD entre los católicos de Iberoamérica es:

-apoyar el disenso católico en el tema del aborto y los anticonceptivos;
-proporcionar a los católicos una «alternativa racional» a la doctrina de la Iglesia;
-educar sobre los derechos de salud reproductiva, de forma sistemática.


Una anticristiana interpretación bíblica

            En el año 2000, un medio brasileño publicó un artículo con ocasión del Día Internacional de Lucha contra el SIDA titulado «Doctrina católica sobre la fidelidad favorece epidemia, afirma teóloga», en el que una supuesta «experta católica» critica a la Iglesia por promover la castidad. La «experta» en cuestión era Yury Puello Orozco, representante en Brasil del polémico grupo feminista y abortista Católicas por el Derecho a Decidir.

            Que un grupo de mujeres que se proclaman católicas cuestionen una enseñanza tan fundamentada de la Iglesia llamó la atención de del Movimiento en Defensa de la Vida.

            Flores describe uno de los documentos más característicos del grupo abortista, titulado Mujer... Cuerpo... Deseos... Derechos... Vida... mucha vida, de la autora Carolina Teles Lemos.

            En tal publicación hay sorprendentes interpretaciones de pasajes bíblicos con frecuencia citados por los católicos para hablar del amor conyugal y de la familia.

            1) Cantar de los Cantares. El capítulo 4, versículos del uno al quince, es un fragmento de un apasionado discurso del rey Salomón a su esposa. Según la autora, la cita bien podría referirse a los elogios de un enamorado a su enamorada y no «reducirse» al matrimonio.

            2) «Yo he venido para que tengan vida, y vida en abundancia». Teles sostiene que cuando Cristo dice que debemos buscar la «vida en abundancia», quiere decir que no le «gustaría que un bebé nazca con deficiencias ni que las mujeres los tengan en momentos difíciles de su vida», es decir, que sólo los «humanos perfectos» o los concebidos en «determinados momentos» tienen derecho a vivir.

            3) La Anunciación. En otra parte de la publicación, Teles se refiere al pasaje de la Anunciación: «Cuando el Ángel se apareció a María y le preguntó si quería ser la madre de Dios, ella pensó mucho primero, para después decir que sí. Si Dios da a María la oportunidad de decidir, tenemos que acreditar que a nosotros nos dará la misma oportunidad, ¿no creen?». La intención de esta falacia es convencer al lector «de que la voluntad humana debe imponerse a la voluntad de Dios».

 

JERSON LOURENÇO, Sao Paolo, Brasil

 Act: 25/01/16   @noticias del mundo           E D I T O R I A L    M E R C A B A    M U R C I A